Inicio Noticiero Digital Cómo descubrimos la genética del éxito universitario

Cómo descubrimos la genética del éxito universitario

Muchos recordamos perfectamente el momento en el que con 18 años recibíamos las notas que eran el principio de nuestro futuro. A primera vista, se hace raro pensar que nuestros genes tienen algo que ver, pero según nuestro último estudio publicado en Scientific Reports los factores genéticos influyen tanto en las posibilidades de acceder a una universidad como en los logros académicos.

¿Cómo pueden influir las diferencias en el ADN en los resultados académicos? Décadas de investigación demuestran que la genética influye en el rendimiento académico durante todo el periodo escolar: incluyendo la primaria, la secundaria y los estudios posteriores. Los estudios que han analizado la influencia genética sobre la variación de los rasgos genéticos, también conocida como heredabilidad, han revelado que el éxito escolar es aproximadamente un 50% hereditario.

Un buen rendimiento escolar es la suma de diferentes factores entre los que se incluyen la inteligencia, la motivación, el apoyo familiar, la calidad del profesorado, la capacidad de concentración, la salud, el bienestar, la autoestima, el apoyo de los compañeros, etc. Se ha demostrado que muchos de estos factores son en parte hereditarios. De hecho, un estudio llegó a la conclusión de que los factores genéticos relacionados con la personalidad, la inteligencia y la salud mental constituían el 75 % de la heredabilidad registrada en las pruebas GCSE (General Certificate of Secondary Education).

Los estudios que han analizado la influencia genética sobre la variación de los rasgos genéticos, también conocida como heredabilidad, han revelado que el éxito escolar es aproximadamente un 50% hereditario.

De forma parecida, cuando pensamos en las razones por las que una persona elige ir a la universidad habrá muchos factores, en parte hereditarios, que influyan en dicha decisión. Entre estos factores se incluye el expediente académico hasta el momento, las ganas de aprender, el estatus socioeconómico, la personalidad y las capacidades personales. De ahí que la influencia genética en la elección de ir a la universidad refleje la influencia genética de todos estos factores diferentes.

Usando gemelos

Para hallar la influencia genética en las elecciones académicas es necesario utilizar un concepto llamado correlación gen-ambiente que se basa en la idea de que los individuos son partícipes activos a la hora de seleccionar, modificar y crear entornos que coincidan con sus inclinaciones naturales. En este sentido, los resultados académicos son más de lo que simplemente le pasa al alumno de forma pasiva: un alumno toma decisiones en cuanto a su experiencia universitaria (ir a la universidad o no, dónde estudiar y qué estudiar) que están en parte influenciadas genéticamente.

Para estudiar la influencia genética en el éxito académico, utilizamos una muestra de 3.000 parejas de gemelos que son parte del Estudio de Desarrollo Temprano de Gemelos, con sede en el Reino Unido. Posteriormente les preguntamos sobre sus decisiones en cuanto a sus estudios universitarios y sus notas. También comparamos los resultados de gemelos idénticos y de gemelos no idénticos (mellizos) y llegamos a la conclusión de que ambos tipos de gemelos compartían su entorno en la misma medida, pero lo importante es que compartían diferentes cantidades de ADN heredado.

Los gemelos idénticos comparten el 100 % del ADN heredado, mientras que los mellizos comparten el 50 % (son como hermanos normales que simplemente han nacido al mismo tiempo). Si los gemelos idénticos se parecen más en una característica en particular, como podría ser los logros académicos, en comparación con los gemelos no idénticos, entonces si que podríamos hablar de que existe una influencia genética.

Así fue como descubrimos que en todas las formas en las que se podía medir el éxito académico había una gran influencia genética. De hecho, hasta un 57 % de las diferencias entre individuos se debían a factores genéticos.

Naturaleza versus educación

Istock 624695614

El comportamiento humano no es el resultado únicamente de naturaleza o educación, sino una interacción compleja de ambos factores. En nuestro estudio hallamos que entre el 43 % y el 54 % de las diferencias entre personas en cuanto al éxito académico en la universidad se debía a factores de su entorno. Sin embargo, lo interesante era que estas influencias del entorno eran sobre todo “específicas del individuo”, como pueden ser sus amistades y el estatus social. El entorno compartido, como la casa familiar, parecía tener un menor impacto.

El único aspecto que mostraba una influencia sustancial en el ambiente compartido era si los estudiantes decidían ir a la universidad o no. En este caso, el ambiente común sumaba el 36 % de las diferencias en cuanto a matriculación en la universidad, lo que sugiere que los factores como la familia o la escolarización son importantes en la decisión de ir a la universidad. Sin embargo, qué estudiar y el éxito académico puede deberse a circunstancias más personales.

En nuestro estudio hallamos que entre el 43 % y el 54 % de las diferencias entre personas en cuanto al éxito académico en la universidad se debía a factores de su entorno

Aunque los estudios con gemelos son útiles a la hora de saber las razones de las diferencias en una población, se están empezando a utilizar métodos genéticos (basados solamente en el ADN) para predecir el resultado académico. Las “puntuaciones poligénicas de todo el genoma” comprenden miles de variantes genéticas que han sido asociadas a una característica de un individuo. En nuestro estudio, los datos son el resultado de juntar variantes genéticas asociadas con el nivel educativo y nos dimos cuenta de que hasta el 5 % de las diferencias en el éxito universitario se podían explicar simplemente con el ADN de la persona.

Se trata de una gran diferencia respecto al 50 % en el caso de los estudios en gemelos, una discrepancia que se conoce como falta de heredabilidad. Las puntuaciones poligénicas de todo el genoma están limitadas a la suma de las variantes genéticas comunes medidas en chips de ADN y en la potencia estadística para detectar efectos muy pequeños. Las puntuaciones poligénicas actuales se basan en decenas de miles de estas variantes genéticas, pero sabemos que existen cientos de miles de genes responsables que no se tienen en cuenta en la actualidad.

Todavía necesitamos muestras más grandes para detectar este tipo de genes, cada uno de los cuales tiene un efecto muy pequeño. A pesar de dicha limitación, las puntuaciones poligénicas de todo el genoma representan un camino interesante para futuras investigaciones de la importancia de la genética en los resultados académicos.

Este tipo de resultados como los que hemos obtenido pueden tener efectos positivos, puesto que reconociendo las diferencias individuales en el éxito universitario podemos ayudar a fomentar iniciativas para apoyar a cada estudiante a obtener su máximo potencial.

Nosotras también nos acordamos de cómo intentamos acceder a la universidad, lo conseguimos. Una de nosotras estudió arte y la otra psicología. Es curioso cómo han acabado siendo las cosas.

Autores:

  • Emily Smith-Woolley, Investigadora postdoctoral, University College London
  • Ziada Ayorech, Investigadora postdoctoral, Centro de Psiquiatría Genética Social y Desarrollo, King’s College London

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí

Traducido por Silvestre Urbón

Foto | iStock