Inicio Noticiero Digital Cómo Shin Chan, un fenómeno pensado por y para Japón, ha terminado...

Cómo Shin Chan, un fenómeno pensado por y para Japón, ha terminado llegando a Switch y PS4 en Europa

La editora Neos Corporation y la desarrolladora Millennium Kitchen han anunciado que el videojuego de las vacaciones de Shin Chan, que recibe el ostentoso título de ‘Shin-chan: Me and the Professor on Summer Vacation – The Endless Seven-Day Journey’, va a ser publicado fuera de Japón, lo que excede las intenciones iniciales de un juego que estaba pensado únicamente para aquel mercado. Pero… ¿cómo ha pasado? ¿Por qué en una industria en la que centenares de videojuegos quedan inéditos en Occidente precisamente este nos llega a España?

La fama de Shin Chan. El nuevo videojuego de Shin Chan llegará no solo a Nintendo Switch, para donde ya había sido anunciado, sino también para Playstation 4 en agosto. No lo hará completamente localizado, sino con textos traducidos y subtítulos para los diálogos en inglés, japonés, alemán, español y portugués. Eso ya nos da una pista de a qué mercados apunta esta exportación más o menos inesperada: por ejemplo, el producto no incluye textos en francés.

La serie de manga original fue creada en 1992, obra de Yoshito Usui, que ha vendido más de 148 millones de copias en todo el mundo. Cuando el autor falleció en 2009, la serie se interrumpió momentáneamente, pero volvió a publicarse un año después, a manos del equipo de ayudantes de Usui. Sin embargo, lo que dio fama internacional al personaje de Shinnosuke Nohara fue la corrosiva adaptación a serie de televisión.

El éxito televisivo. Con más de mil episodios que se han producido ininterrumpidamente y continúan hasta la actualidad, la serie empezó a emitirse en España, como ha pasado con tantos otros fenómenos anime, en las televisiones autonómicas (en este caso en K3, TVC Internacional, y luego progresivamente ETB1, TVG y TV3). En 2002 ya daría el salto a Cartoon Network. Un primer afianzamiento total de la fama de Shin Chan vendría con el estreno en cines en 2003 del largometraje de 1997 ‘Shin-chan: en busca de las bolas perdidas’.

Su fama ya a nivel absolutamente nacional se dio a partir de 2005, con Antena 3 adquiriendo los derechos para su emisión en todo el país, alcanzando audiencias superiores al 20% de cuota y apoyadas por el estreno en 2007 de una nueva película, ‘Shin-chan: Los adultos contraatacan’. Con la táctica habitual de Atresmedia que ya había ensayado en productos como ‘Los Simpson’, Antena 3 emitía la serie todos los días, hasta que la agotó, y en 2008 sus audiencias empezaron a bajar. Para entonces, Shinnosuke ya era parte de la cultura pop española, debido sobre todo a su humor socarrón e imprevisible y lo afortunado de su doblaje, que lo emparentaba con otro enfant terrible del anime televisivo: ‘Chicho Terremoto’.

​El irresistible encanto de un niño incorregible. Aunque la versión anime de Shin Chan está claramente dirigida a un público más infantil, los mangas del personaje no lo eran tanto, lo que puede explicar que nunca tuvieran un éxito arrollador en nuestro país. Su trazo feísta e incluso agresivo fue convenientemente suavizado para la versión anime, aunque la serie mantiene el estilo visual personalísimo y poco convencional de su precedente.

Las historias de Shinnosuke fueron también, cómo no, adaptadas a los videojuegos, en una treintena de ocasiones desde los tiempos de la primera Game Boy. Alguno de ellos fue exportado en exclusiva al mercado español, como sucedió con ‘Aventuras en Cineland’, lo que demuestra el apoyo al personaje en nuestro país. Aparte de ese, han llegado títulos (siempre en consolas Nintendo) como ‘Contra los muñecos de Shock Gahn’, ‘Las nuevas aventuras para Wii’, ‘¡Flipa en colores!’, ‘¡Aventuras de cine!’ y ‘¡Contra los plastas!’.

Este nuevo juego, con estructura de semi-sandbox con multitud de pruebas y minijuegos, llevará a la familia Nohara a la región de Assou en Kumamoto. Allí, Shin Chan podrá explorar la zona, hacer fotos, pescar y cumplir pequeñas misiones para los habitantes del pueblo. Un científico loco será el desencadenante de una serie de fenómenos extraños que habrá que investigar mientras cultivamos vegetales o nos ganamos propinas como DJ.

Publicidad