Inicio Noticiero Digital De Android a iPhone: guía con los pasos antes y durante el...

De Android a iPhone: guía con los pasos antes y durante el proceso de llevar tus datos de Android a un nuevo iPhone

Vamos a explicarte cómo pasar de un móvil Android a un iPhone, migrando tus datos desde el sistema operativo de Google al de Apple. Igual que hicimos cuando te explicamos cómo pasar de iPhone a Android, ahora haremos la inversa diciéndote no solo el proceso para pasar los datos al configurar el móvil nuevo, sino también los otros pasos previos para guardar tus datos y saber qué perderás y qué no.

Esta pequeña guía va a tener dos partes diferenciadas. Empezaremos hablándote en varios puntos sobre los procesos de guardar tus datos, diciéndote lo que necesitas saber sobre los que migrarás directamente y los que no, y qué pasará con el contenido de tus aplicaciones. Luego, pasaremos de forma rápida a explicarte el proceso para migrar los principales.

Antes de empezar, a tener en cuenta

Los de Android e iOS son dos ecosistemas completamente diferentes. Esto quiere decir que cada sistema operativo tiene sus propias aplicaciones por defecto asociadas, y cada sistema operativo centraliza los datos de usuario en una cuenta diferente. Los datos de Android se guardan en tu cuenta de Google, y los del iPhone en la de Apple.

Debido a esto, si vas a pasar de Android a un iPhone, la experiencia no va a ser tan sencilla como pasar de un iPhone a otro iPhone, o de un Android a otro. Tus datos no se van a quedar guardados en una cuenta única de usuario, ya que al hacer la migración no todos los datos de tu cuenta de Google se moverán a la Apple ID.

Esto quiere decir que cuando empieces a utilizar un iPhone necesitarás crear una cuenta de Apple, y será en esa Apple ID donde se guarden todos tus datos, y donde podrás hacer luego las copias de seguridad para hacer más sencillo el cambio en el caso de que en un futuro pases de iPhone a iPhone.

Por lo tanto, el primer paso antes de empezar a utilizar tu nuevo iPhone será crear una cuenta de Apple. Para crear la cuenta podrás utilizar cualquier correo electrónico que ya tengas, incluso tu Gmail, aunque incluso usando el mismo correo electrónico será una cuenta totalmente diferente y separada a la que ya tienes de Google.

Hay muchas cosas que sí vas a poder conservar de un móvil a otro, ya que existen herramientas para ayudarte a hacer la migración de una manera relativamente cómoda como usuario. Pero habrá otros datos que no vas a poder conservar, y otros que quizá necesites pasar a mano.

Por eso mismo, algo importante es que no debes borrar los datos de tu móvil Android inmediatamente después de pasarte al iPhone. Lo más recomendable es mantener ambos móviles durante unos pocos días, para que si echas de menos algún dato en tu iPhone los tengas disponibles en el Android para moverlo.

Google tiene todas sus apps en iOS

Apps Google

Si utilizas las aplicaciones nativas creadas por Google para tu Android hay una buena noticia a la hora de pasarte al iPhone, y es que Google tiene versiones de casi todas sus apps disponibles en iPS. Esto quiere decir que podrás descargarte Gmail, Chrome, Google Fotos, o Google Drive y, tras iniciar sesión con tu cuenta de Google, acceder con normalidad a todos los datos que tuvieras en estas y otras aplicaciones de Google.

Esto va a hacer que la migración y la transición sean más amigables en un primer momento. Apple seguirá favoreciendo a sus propias aplicaciones en iOS, pero no te va a obligar a utilizarlas, y podrás elegir usar las de Google. Y en el caso de que quieras cambiar y probar las de Apple, siempre podrás hacerlo manteniendo ambas apps abiertas, algo que hará más fácil el copiar el contenido de una a otra.

En este aspecto, hay una recomendación que quiero hacerte en el caso de que utilices Google Fotos. Yo te recomiendo que la aplicación la instales antes de sacar tu primera foto con el iPhone, y que actives las copias de seguridad de las fotos en la aplicación. Así, evitarás que el iPhone haga cosas raras que a veces pasan con algunas aplicaciones como duplicar las fotos en la memoria, ya que todas las nuevas fotos irán directamente a Fotos y a iCloud. Este consejo vale para cualquier servicio de almacenamiento de fotos que uses.

Tarde o temprano, es posible que acabes teniendo que decidir si seguir usando Google Drive y Fotos o iCloud y sus fotos. Simplemente, porque los servicios de Apple se implementan de forma nativa y cómoda en el iPhone. Y para que no acabes pagando dos nubes, la decisión puedes basarla en si crees que tu próximo móvil será también un iPhone o solo estás en iOS de paso.

Qué va a pasar con tus apps de mensajería

Whatsapp

Uno de los aspectos más delicados a la hora de hacer la migración de contenido es qué pasa con los mensajes que puedas haber estado intercambiando con distintas aplicaciones. Lo que pase con ello dependerá de las aplicaciones que estés utilizando para escribir estos mensajes.

Si utilizas aplicaciones como Telegram, Messenger o Instagram tus chats se mantendrán solos, no tendrás que hacer nada porque todas las conversaciones quedan almacenadas en tu perfil de usuario. Y lo mismo pasa con cualquier otra aplicación que centralice todos los chats en tu perfil y los almacenen en sus servidores: vas a perder privacidad pero ganarás la comodidad de tener tus chats en cualquier nuevo dispositivo.

Con WhatsApp las cosas son un poco más difíciles. Vas a poder pasar tus chats de Android a iOS, pero sólo durante la configuración inicial del iPhone, y no se mantendrán sincronizados los datos. Esto es así porque la copia de seguridad de los chats no se guarda en los servidores de Meta, la empresa a la que pertenece, sino en tu cuenta dentro de la nube de Google o Apple.

Lamentablemente, es posible que actualmente WhatsApp sea la peor aplicación a la hora de migrar tus mensajes. Quizá más adelante cuando llegue el soporte multidispositivo las cosas cambien, pero mientras tanto lo único que podemos hacer es conformarnos con este método.

Con los chats que tengas en Google Chat no hay problemas, ya que tienes una aplicación nativa en tu iPhone. Los mensajes SMS los tendrás que pasar también durante la configuración inicial con la herramienta que te diremos después.

Qué pasa con tus contraseñas

Password

Si has seguido los consejos de crear contraseñas seguras, sabrás que además de crear contraseñas robustas es importante que estas no se repitan entre aplicaciones. De esta manera, si se filtran las contraseñas de un servicio no afectará a la seguridad de todos los demás, ya que no habrás repetido la contraseña.

Si eres usuario de Android, puede que las contraseñas las tengas guardadas en tu cuenta de Google o en una aplicación de terceros. Sea como fuere, iOS te va a permitir elegir desde qué aplicación quieres rellenar tus contraseñas. Estas puedes rellenarlas desde Chrome para usar las que tengas almacenadas en tu cuenta de Google, o desde cualquier otro gestor de contraseñas que tengas instalado. Estos gestores suelen sincronizarse mediante una cuenta de usuario, o sea que no habrá problema para recuperarlas y usarlas también en iOS.

Qué va a pasar con los datos de mis otras apps

Apps

Y en cuanto al resto de aplicaciones, debes tener en cuenta que es posible que pierdas los datos de algunas apps. Varias de las que utilizas y de las populares te permitirán registrarte para crear una cuenta en la que centralizar tus datos y poder recuperarlos si cambias de móvil, incluso en otro sistema operativo. Pero muchas aplicaciones no harán esto, y es algo que debes tener en cuenta.

Las principales aplicaciones son multiplataforma y tienen apps en ambos sistemas operativos, pero también es posible que haya apps para Android que no tengan una versión para iOS, sobre todo esas más pequeñas y menos conocidas. En estos casos, tendrás que buscar alguna alternativa, y de ahí la importancia de no formatear tu Android
demasiado rápido, ya que si buscas una alternativa es posible que necesites tener acceso a la app de Android para mirar los datos y pasarlos a mano a la otra app.

También, tener tu Android activo te ayudará a tener un periodo de prueba en el que comprobar si echas de menos alguna aplicación, y poder buscarla manualmente. De hecho, no descartes la utilidad de mirar el cajón de apps de tu Android e ir buscándolas todas una a una en tu iPhone para ver cuáles hay y cuáles no tienen una versión para iOS.

Las aplicaciones que pertenecen a servicios online siempre suelen pedirte registrarte y tener una cuenta, estas están a salvo. Entre ellas están las plataformas de streaming, donde da igual desde qué sistema operativo las uses, porque la cuenta la tienes creada en sus servidores, por lo que todo quedará perfectamente sincronizado entre todos.

También perderás tus partidas en algunos videojuegos aunque los vuelvas a instalar luego en tu iPhone. Aquí pasará lo mismo que las aplicaciones, en algunos juegos podrás crear una cuenta que te permita realizar un guardado universal para recuperar los datos en otros dispositivos, pero habrá muchos otros donde esto no se haga, lo que hará que que empezar desde cero.

Y por último, otro apunte importante: las aplicaciones de pago compradas en Google Play las tendrás que volver a comprar en la App Store, ya que son dos tiendas de aplicaciones completamente diferentes, y las compras no se van a guardar de una a otra. Lo mismo puede pasar en las aplicaciones donde has pagado micropagos para desbloquear contenido.

Hay algunas aplicaciones que pueden haberte dado opción a comprarlas creándote una cuenta en su web oficial, y luego desde ella descargarte la app para usarla. En estos casos donde la compra la gestionas mediante una cuenta centralizada en sus servidores, posiblemente no tengas que volver a pasar por caja, pero en esas compras hechas directamente en la tienda de apps sí.

No te olvides de los archivos guardados en carpetas

Más allá de las aplicaciones, es posible que tengas algunos archivos que hayas guardado en algunas otras carpetas internas de tu móvil. Si la carpeta donde están estos archivos está volcada en Google Drive u otra nube no es algo importante, porque vas a poder instalar su aplicación en iOS y pasarlo desde ella. Pero si son datos sin respaldo, entonces corres peligro de perderlos.

En estos casos, conviene que localices cualquiera de estos archivos que quieras conservar y los muevas a un lugar seguro del que luego puedas obtenerlo de nuevo. Puedes guardarlos en una nube, conectar el móvil a un PC y extraerlos, o incluso enviártelos a ti mismo por Telegram o por correo electrónico.

Lo importante es no perder nada que puedas necesitar después, sobre todo cuando no vaya a ser respaldado por una copia de seguridad. Esta es otra de las razones por las que es importante conservar durante varios días tu Android sin restablecer una vez te muevas a un iPhone, para tener más posibilidades de recuperar esos datos o archivos que se te puedan haber quedado atrás.

Por si acaso, copia de seguridad de todo tu Android

Copia De Seguridad

Nunca sabes cuándo vas a necesitar los datos que tienes ahora mismo en tu Android, y por eso, cuando ya no lo tengas ni lo uses podrás seguir manteniendo tu cuenta de Google y todos los datos vinculados a ella. Así, si no te convence el iPhone y lo devuelves para comprarte un Android, todos estos datos te estarán esperando en tu cuenta de Google

Para hacer la copia de seguridad, tienes que entrar en los ajustes de tu Android, y en el apartado de Sistema pulsar en la opción Copia de seguridad. En esta pantalla, tendrás la opción de hacer una copia de seguridad manualmente en ese momento, eligiendo los datos que quieras copiar.

Todo esto puede depender de cada fabricante

Una de las complicaciones de Android con respecto a los iPhone es que el proceso para hacer las copias de seguridad y guardar el contenido puede depender completamente de cada fabricante. Muchos fabricants tienen sus propias aplicaciones nativas y sus propias nubes donde realizan las copias de seguridad, y por eso conviene que prestes atención a esto.

Independientemente de que tengas un Samsung o un Xiaomi, por poner dos ejemplos, yo te recomendaría que antes de pasar a un iPhone te asegures de mover todos los datos que puedas a tu cuenta de Google, incluso mirar de hacerlo desde Google Drive. Lo importante es que tengas claro en qué nube están tus datos, y a quién pertenecen las aplicaciones que estás utilizando. Puede que creas que tienes a salvo tus contactos en tu cuenta de Google, pero la app del teléfono sea de tu fabricante y los datos estén en su nube.

Configura tu nuevo iPhone moviendo los datos de Android

Pasar A Ios

Para pasar los datos de tu Android a un nuevo iPhone, el proceso tiene que ser durante la configuración inicial del nuevo teléfono. Durante el proceso vas a necesitar tener tu Android al lado, e instalarle la app de Pasar a iOS disponible en Google Play. Cuando la instales en el Android donde tienes los datos que vas a pasar al iPhone, ábrela y dale los permisos que necesita para funcionar.

Los dos móviles deben estar cargando y conectados a la misma WiFi. Entonces, enciende el iPhone nuevo y , durante su configuración inicial, verás una opción para recuperar datos de un móvil anterior en la que hay otra opción que te permite pasar tus datos de Android a iOS.

Codigo

Cuando en la configuración de tu iPhone estés dentro de la opción de traer tus datos desde un móvil Android, se te va a dar un código. Este código debes usarlo en la app de Pasar a iOS del Android. En esta app no tienes que hacer nada, solo seguir avanzando hasta que te pida el código, y entonces pones el del iPhone.

Tras escribir el código, sigue avanzando en las opciones de la app Pasar a iOS de tu Android. Llegarás a un punto en el que tienes que elegir qué datos de Android pasar a iOS. En este momento, lo más recomendable es seleccionar todos los datos para hacer una migración completa.

Transferir

Podrás pasar tus mensajes, tus contactos, tu calendario, todas las fotos que tienes almacenadas en el móvil, e incluso los chats de WhatsApp y las configuraciones de accesibilidad.

Una vez comience la migración, tendrás que esperar un rato hasta que se complete, posiblemente bastantes minutos. Aquí, debes asegurarte de mantener ambos dispositivos conectados a la red y con batería para que no se corte la conexión ni falle el proceso de enviar datos de un dispositivo a otro.

No formatees todavía el Android

Y terminamos recordándote una vez más algo que te hemos repetido a menudo durante esta guía. Y es que lo más recomendable es no formatear enseguida tu viejo Android tras pasar al iPhone, y que le des unos cuantos días de convivencia con el dispositivo nuevo. Esto, te lo digo por dos razones principales.

La primera es la práctica, y que si tu nuevo iPhone no te convence o tiene algún defecto y tienes que devolverlo, te ahorres la molestia de tener que empezar de cero también con tu Android. Aunque esta razón es la menos importante.

Más importante es que si te quedas con tu iPhone, puede que todavía haya alguna cosa que se te haya olvidado pasar, o que por ejemplo te des cuenta de que necesitas exportar las contraseñas de Android al llavero del iPhone, y esto quizá tengas que hacerlo a mano. O quizá te falte alguna foto, algún documento u otra cosa. Es bueno tenerlo todo todavía en el Android por si hay que sacar algo de allí.

Publicidad