Inicio Noticiero Digital El Apple Car ante un futuro difuso: cambios en el liderazgo y...

El Apple Car ante un futuro difuso: cambios en el liderazgo y en el enfoque hacen imposible vislumbrar qué nos prepara Cupertino

Para muchos el rumoreado Apple Car es la próxima gran disrupción de Apple tras el iPod, el iPhone y el iPad. Sin embargo el célebre Project Titan que está dedicado a ese objetivo está pasando por momentos difíciles.

Lo hace especialmente por los cambios en el liderazgo, pero también por la propia estrategia de un proyecto que parecía apuntar al desarrollo de un software para coches autónomos y que según los últimos datos irá más allá. Ahora los rumores apuntan a que Apple no se aliará con fabricantes para construir ese coche: los harán ellos mismos.

Ahora la idea es hacer coches como quien hace iPhone

Semana convulsa para Project Titan: Dough Field, antiguo directivo de Tesla que había liderado esta ambiciosa iniciativa de Apple, abandonaba la empresa y fichaba por Ford. Era el segundo gran directivo en dejar el proyecto: antes que él lo había hecho Steve Zadesky, que había sido ingeniero en Ford.

En Cupertino reaccionaban rápido, y lo hacían con un cambio de enfoque: los dos máximos responsables del Project Titan habían sido directivos de empresas automovilísticas, pero ahora Apple ha decidido apostar por alguien de la casa para llevar las riendas de esta iniciativa.

Se trata de Kevin Lynch, un veteranísimo directivo de Apple —que fue uno de los míticos miembros de General Magic— que es de hecho máximo responsable del desarrollo del Apple Watch. 

Ahora Lynch asumirá también el liderazgo de Project Titan, algo que a priori nos hace preguntarnos si podrá con todo y si esto no es más que un puesto interino mientras Apple busca un sustituto que se pueda dedicar a tiempo completo al Apple Car.

La historia no termina ahí: se suponía que con Project Titan Apple se iba a encargar solo del software para esos hipotéticos coches autónomos, y que se aliaría con algún fabricantese habló de varias opciones, por ejemplo Volkswagen, Kia, y también de un consorcio con LG y Magna—, pero los últimos datos apuntan a un cambio total de estrategia.

De hecho según indican los últimos datos, será Apple la que desarrolle ese coche de principio a fin. Aquí el sistema será análogo al de los iPhone: se buscarán proveedores de componentes para ese coche, y a partir de ahí se montará todo el ciclo de producción y desarrollo que engloba tanto al «hardware» (el coche en sí) como el software que teóricamente lo convertirá en un vehículo autónomo.

Eso desde luego es todo un reto para un proyecto que podría tardar bastante en ofrecer resultados visibles. Hay quien habla de que el Apple Car podría aparecer entre 2024 y 2027, pero lo cierto es que parece imposible prever qué pasará con un proyecto que ciertamente es titánico.

Vía | Bloomberg

Publicidad