El CEO de Intel habla dos minutos sobre Meltdown y Spectre: ha repetido lo que ya sabíamos sin hacer autocrítica

Tras conocerse hace unos días las vulnerabilidades Meltdown y Spectre, presentes en la práctica totalidad de los procesadores modernos, el CES 2018 se esperaba con más ganas. Porque eran deseables reacciones de las compañías más afectadas y de protagonistas como Brian Krzanich, CEO de Intel y responsable de una de las keynotes más destacadas de esta edición de la feria. Sin embargo, en este caso particular, la audiencia se quedó prácticamente como estaba. No se supo nada nuevo.

Krzanich, que vendió la mitad de sus acciones después de conocer los graves fallos de seguridad, subió al escenario tras una actuación musical de apertura de casi un cuarto de hora pasando a hablar de ellos directamente..

Repetición de comunicados, cero disculpas

Antes de comenzar, quiero tomarme un momento para agradecer a la industria por unirse para abordar los resultados de la recinte investigación de seguridad reportados como Meltdown y Spectre. La colaboración entre tantas empresas para abordar este problema en toda la industria, a través de varias arquitecturas de procesador diferentes, ha sido realmente notable.

Para ilustrar la alusión a los actores unidos para solucionar las vulnerabilidades de los chips, Intel empleó una imagen con citas de comunicados de Apple, Microsoft, Amazon, Qualcomm y Google sobre el asunto, deslizando en sus palabras que los problemas afectan a otras compañías más allá de suya.

“La seguridad es el trabajo número uno para Intel y nuestra industria”, continuaba Krzanich, “por lo que el objetivo principal de nuestras decisiones y discusiones ha sido mantener seguros los datos de nuestros clientes”.

Indirectamente, el CEO de Intel deslizó la responsabilidad a toda la industria sin dosis alguna de autocrítica

Acto seguido, aseguró que hasta el momento no han recibido informaciones sobre datos que se hayan podido ver comprometidos en sus chips y que están trabajando sin descanso para que así continúe siendo. “Lo mejor que puede hacerse para asegurarse de que los datos permanecen seguros es aplicar las actualizaciones […] tan pronto como estén disponibles”, añadió.

Sin apenas dejar de repetir todo lo que ya sabíamos, lo que había dicho Intel de forma oficial a través de sus comunicados, comentó que planean publicar parches de Meltdown para el 90 % de sus procesadores del último lustro esta semana, cubriendo el resto de chips a lo largo de enero, y que el rendimiento en términos generales no se verá afectado por estas soluciones como se preveía, ralentizando los equipos entre un 5 y un 30 %.

Se cree que el impacto en el rendimiento será altamente dependiente del flujo de trabajo. Como resultado, algunas cargas de trabajo pueden experimentar un impacto mayor que otras, por lo que continuaremos trabajando con la industria para minimizar el impacto en esas cargas de trabajo en el tiempo.

“Si me permitís, no me gustaría más que simplemente guardar mi teléfono y aprovechar esta noche para celebrar verdaderamente la innovación con vosotros”, dijo Brian Krzanich concluyendo los dos escasos minutos dedicados a Meltdown y Spectre, para pasar a hablar de inteligencia artificial y tecnología.

Cambio de tono sin asumir responsabilidades

En el tono de voz del CEO de Intel se notaba cierta precaución y preocupación, quizás un atisbo de culpa y también de humildad. No obstante, continuó aludiendo a los problemas de seguridad como asunto compartido con la industria seguramente como una forma de escudarse frente a responsabilidades.

Una oportunidad perdida para pedir disculpas

El detalle no fue a la defensiva, la unión entre compañías suena incluso positivo, pero sus palabras se advierten como una manera de eludir una culpa que, en las primera horas tras la primera revelación, parecía ser responsabilidad exclusiva de su compañía. Porque no se han producido disculpas por su parte, al menos notorias, ni autocrítica más allá de las alusiones al trabajo y la importancia de la seguridad de sus clientes. En eso, y en repetir comunicados, ha quedado todo.

La conferencia principal de Intel en este CES de 2018 ha sido, inequívocamente, una oportunidad perdida para asumir responsabilidades, ser más clara como compañía, explicar por qué se han dado estos graves problemas o comentar, sencillamente, que poco se sabe todavía pero que se intentará llegar hasta el final sobre unos defectos conocidos en junio y presentes en los procesadores de las últimas dos décadas. En ocasiones, perder la confianza de los consumidores resulta tan sencillo como hacer oídos sordos a su descontento.

Imagen | Web Summit
En Xataka | Meltdown y Spectre: así es la pesadilla en la seguridad de las CPUs de Intel, AMD y ARM

Loading...