Inicio Noticiero Digital El futuro de los VTC en Barcelona es incierto. A Bolt le...

El futuro de los VTC en Barcelona es incierto. A Bolt le da igual y ya los ofrece junto a los taxis

Bolt también se atreve con Barcelona. Y lo hace incluyendo sus servicios de VTC. Tras su aterrizaje en Madrid, donde la aplicación de movilidad multimodal opera también con patinetes y bicicletas, Bolt amplía sus servicios en la ciudad Condal.


“El lanzamiento de nuestros servicios de VTCs y Taxis en Barcelona es muy
importante para nosotros. Estamos muy orgullosos de ser la primera compañía que ofrece ambos servicios en la ciudad condal y lo hacemos respaldados por la experiencia que ya tenemos en España y en más de 45 países a nivel mundial», señala Daniel José Georges, Director para VTCs y Taxis de Bolt, en el anuncio.

Hasta ahora, Bolt ya operaba ofreciendo bicicletas eléctricas en la ciudad pero ahora sumará taxis y VTC a su flota de vehículos que podrán elegir los usuarios de Barcelona. El movimiento llega en un momento de incertidumbre, pues los VTC sólo tienen garantizado seguir funcionando en Madrid.

En un momento de incertidumbre

La aparición de Bolt con servicio de VTCs en Barcelona llega en un momento de incertidumbre para este tipo de servicios en la ciudad Condal. Hablamos de la capital catalana, pero es una fotografía que se puede ampliar a cualquier comunidad autónoma española salvo la madrileña.

El problema se remonta a varios años atrás y ha derivado en que, ahora mismo, Bolt sea la única compañía que ofrece taxis y VTCs en su oferta. Uber y Cabify tuvieron que marcharse para, finalmente regresar. La primera emplea taxis, la segunda sí utiliza vehículos con licencia VTC para sus trayectos. La ventaja, en este caso, es que Bolt contará con un número mucho más alto de vehículos disponibles en su aplicación.

En estos momentos, el futuro de los VTC en nuestro país está en el aire. En 2018, la Generalitat puso importantes impedimentos a su actividad, como reservar el trayecto con, al menos, 15 minutos de antelación. La Justicia tumbó esta medida y, finalmente, el Gobierno acabó por actuar para toda España con el llamado «Decreto Ábalos».

En ese intervalo de tiempo, Uber y Cabify salieron de España y volvieron pero sólo la segunda ha optado por seguir utilizando licencias VTC en Barcelona. La regulación estatal obliga a que las comunidades autónomas amplíen, mantengan o restrinjan el número de licencias antes de final de año. Caso en el que sólo se ha posicionado Madrid, con la aprobación para que 9.000 vehículos de este tipo puedan circular por la región.

El último movimiento lo han representado las dos patronales que representan a los VTC, quienes piden a Bruselas que actúen para garantizar su funcionamiento en nuestro país. De momento, quedan unos meses para saber si los VTC seguirán teniendo la posibilidad de trabajar en nuestro país y en qué regiones.

Publicidad