Inicio Noticiero Digital El Gobierno cree que las gasolineras están "absorbiendo" la subvención de 20...

El Gobierno cree que las gasolineras están "absorbiendo" la subvención de 20 céntimos. Así que ya se plantea quitarla

Ya no sorprende, pero semana tras semana los combustibles baten récord de precios en nuestro país. A pesar de la subvención gubernamental de 20 céntimos/litro, los consumidores están pagando más que nunca por la gasolina y el diésel. Desde el Gobierno apuntan a las petroleras.


Marzo. El tiempo parece pasar tan rápido que parece que ha pasado más tiempo desde que una posible subvención gubernamental empezara a sobrevolar el precio de los combustibles. Con una huelga de transportes en marcha, la presión de la oposición y el ejemplo de países de nuestro entorno, el Gobierno decidió, finalmente, actuar.

En la misma semana se pasó de subvencionar el combustible a los profesionales del transporte a una ayuda extendida a todos los ciudadanos. Desde el 1 de abril, el Gobierno subvenciona con 15 céntimos el precio de la gasolina y otros cinco céntimos/litro son aportados por las petroleras.

Mayo. Un mes después, el consumidor está en las mismas. El informe semanal de la Unión Europea que recoge el precio medio de los combustibles apuntaba ayer, jueves cinco de mayo, a que los consumidores pagan 1,847 euros/litro de gasolina y 1,872 euros/litro de diésel de media. Tres céntimos más que la semana pasada en el caso de la gasolina y 2,5 céntimos más de diésel, en un informe que ya recogía datos muy similares a los anteriores a la subvención al transporte.

Petroleras. Desde que el Gobierno anunciara la subvención, las miradas han apuntado a las gasolineras. Advirtiendo de que el procedimiento no era el correcto (el Gobierno adelantaba una parte del dinero subvencionado pero no el total del montante), las empresas más pequeñas avisaron de que se las podía estar obligando al cierre, pues sus márgenes de beneficios son mucho más pequeños.

Las grandes, sin embargo, entraron en una primera guerra de precios muy agresiva, con descuentos de varios céntimos de euros que se sumaban a la ayuda gubernamental. Eso sí, en la mayoría de casos, para optar a estas rebajas había que contar con una tarjeta de fidelización.

Vigiladas. Durante el anuncio de la subvención, el Gobierno ya avisó a las petroleras de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) vigilaría de cerca posibles aumentos en los precios. Cani Fernández, presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), también avisó a las petroleras.

De las ayudas, Fernández aseguró que "en ningún caso puedan ser absorbidas por la cadena en el suministro". Aseguró que la CNMC conocía "los precios de todas las gasolineras, todos los días" y remató añadiendo que establecerían "un sistema de vigilancia mucho más intenso".

"No seguiremos con esa ayuda". Pese a que la CNMC debería estar vigilando de cerca el avance de los precios de la gasolina y el diésel, de momento el Gobierno sólo amenaza con retirar la subvención a los combustibles si se demuestra que las petroleras están absorbiendo el impacto de la misma.

En una entrevista en RNE, Nadia Calviño ha asegurado que "tenemos que analizar las medidas que están siendo eficaces. Si alguna medida está haciendo que se mantengan los precios porque los operadores están absorbiendo esa ayuda y manteniendo los precios, no seguiremos con ella", ha confirmado Calviño.

A corto plazo. Hay que recordar que la subvención al combustible tenía como primera fecha de caducidad el próximo 30 de junio. En Xataka ya analizamos el riesgo de esta ayuda, pues todo indica que nos moveremos en los mismos precios a corto plazo, con un mercado cada vez más presionado (hoy mismo ya se están alcanzado los 112 euros por cada barril de Brent) y donde ya se contemplaba un posible veto al petróleo ruso que está más cerca que nunca.

Datos dispares. Hay que recordar que con cada aumento del precio del combustible, el peso de los impuestos sobre el mismo baja, pues, si bien el IVA se mantiene en la misma proporción, el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos cuenta con una tasa fija de 0,504 euros/litro para la gasolina 98, 0,473 euros/litro para la gasolina 95 y de 0,379 euros/litro para el diésel. El peso de los impuestos en febrero era del 47% para la gasolina y del 43% para el diésel. Hoy es del 43% y del 38%, respectivamente.

En esta guerra, la CNMC asegura que los márgenes de beneficios de las petroleras entre 2013 y 2020 pasaron del 11% al 21%, según datos recogidos por El País. Al contrario, la patronal de las estaciones de servicio se defiende y asegura que su margen de beneficios se mantiene en un 2%. De una manera o de otra, estamos pagando más que nunca por el combustible.

Foto | Felix K'stle/AP

Publicidad