El gran problema del emoji de la hamburguesa es el gran problema de todos los emojis

De un lado Apple, del otro Google y en medio el emoji de la hamburguesa y la posición del queso. Podría ser un chiste sin más, pero es uno de los temas más comentados este fin de semana en el mundo de la tecnología. Será porque la actualidad ha estado floja, porque es lunes otra vez o porque las hamburguesas son sagradas. Que lo son.

Toda esta historia se desencadenó el pasado sábado cuando un usuario de Twitter, Thomas Baekdal, colgó un ilustrativo tuit. ¿El objetivo? Generar un divertido debate sobre el lugar que ocupa la loncha de cheddar en el famoso bocadillo.


Retuit tras retuit, me gusta tras me gusta, los contadores subían sin descanso y la red opinaba sobre las hamburguesas cocinadas en Cupertino y Mountain View. Pero también sobre las que han preparado Microsoft, Samsung o LG. Hasta que llegó el CEO de Google.


Sundar Pichai decidió continuar con la chanza pocas horas después, anunciando que se convertía en su máxima prioridad. Ahora tocaba ponerse de acuerdo en «la forma correcta».

Y aunque no dejaba de ser una gracieta, en su justa medida debería ser verdad.

La anatomía de las hamburguesas emojis y el necesario debate real

Visitando la entrada sobre el emoji de la hamburguesa en Emojipedia, vemos las diferentes recetas existentes en los principales juegos de emoticonos del mercado.

Apple, entre pan y pan, de arriba a abajo, coloca el tomate, el queso, la carne y la lechuga. Google, por su lado, opta por colocar primero la lechuga, luego el tomate, a continuación la carne y finalmente el queso, el detonante del debate. Microsoft hace una mezcla de las dos recetas anteriores, comenzando por la lechuga, continuando con el tomate y el queso, para terminar con la carne.

Emojipedia Hamburguesa

Otros como LG, por ejemplo, se van directamente a por una cheeseburger y WhatsApp, con gran generosidad, añade salsa de tomate al conjunto.

¿Es necesario una mayor uniformidad de los diferentes paquetes de emojis?

La broma amplificada por el CEO de Google y la divertida discusión generada en las redes nos revela un problema de fondo, no pocas veces señalado: las notables diferencias entre los diseños de los emojis. Fabricantes y plataformas dan a sus emoticonos el aspecto que desean, respetando más o menos el significado de cada uno, pero no siempre.

Notables desemejanzas entre los emojis de Google, Android o Microsoft pueden generar inconvenientes a la hora de comunicarse mediante este lenguaje ya universal. No es lo mismo una mueca más o menos neutra en un iPhone, que un gesto de verdadero enfurecimiento en versiones antiguas de Android. Y casos como el descrito se dan.

Por eso esta broma debería provocar una reflexión. ¿Hace falta una mayor uniformidad en el diseño de los emojis? ¿Es necesario ponerse de acuerdo para adaptarse de una mejor manera a los usos que mayoritariamente se hacen de cada una de las reacciones? El queso y la hamburguesa parecen confirmarlo.

En Genbeta | Emojis para todos con estas seis webs desde las que copiarlos y pegarlos

Loading...