Inicio Noticiero Digital El registro de jornada laboral en España es ineficiente: las sanciones se...

El registro de jornada laboral en España es ineficiente: las sanciones se triplicaron en 2023

Desde 2019 todas las empresas deben registrar la jornada laboral de sus trabajadores respetando las condiciones horarias que se especifica en los contratos. Si ese registro presenta irregularidades, la Inspección de Trabajo podrá imponer sanciones economicas que van, desde los 60 euros para las faltas administrativas muy leves, hasta más de 187.000 euros para los casos más graves.

Según información solicitada por el diario El Independiente al Portal de Transparencia de la Administración del Estado, en 2023 se triplicó el número de sanciones y su importe desde que el sistema de registro horario entró en vigor.

Las cifras de Transparencia. Según los datos facilitados, en 2019 la Inspección de trabajo 564 infracciones que se saldó con sanciones económicas a las empresas por valor de 999.357 euros.

En 2023, las cifras aumentaron considerablemente, ascendiendo hasta las 8.355 actuaciones de la Inspección de Trabajo. En el marco de estas actuaciones se realizaron 2.083 requerimientos de información adicional y se formalizaron en 1.660 infracciones que supuso triplicar el importe conjunto de las sanciones hasta los 3 millones de euros.

Actividad

Número de intervenciones y sanciones de Inspección de Trabajo por control horario

Sanciones

Importe total de las sanciones por irregularidades de control horario

¿Para qué sirve el control horario laboral? El control horario entró en vigor con el Real Decreto 8/2019 en 2019 con la doble función de reducir la precariedad laboral y fiscalizar el fraude de horas trabajadas y no cotizadas, que ni computan como horas extras para el empleado, ni como horas cotizadas para la Seguridad Social.

El objetivo es que las jornadas queden registradas y firmadas por el empleado a diario. Sin embargo, ese registro se delegó en las empresas y se les dejó elegir el método que creyeran más adecuado. El problema es que la gran mayoría de las empresas optaron por usar un registro manuscrito en papel, fácilmente manipulable por la empresa.

Un registro cerrado y accesible por Inspección. El pacto de investidura de la presente legislatura firmado entre PSOE y Sumar, contempla la creación de un registro digital cerrado que permitiría a la Inspección de Trabajo acceder a los datos del registro de la jornada laboral de las empresas sin posibilidad de que estas los manipulen.

Este registro electrónico tendría que venir acompañado de una revisión de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social, que el Secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey calificaba que las sanciones que se preveían en la actual norma no eran “suficientemente disuasorias para evitar conductas incumplidoras”.

Demasiadas horas extraordinarias. Aunque el responsable de Trabajo opine que las medidas son insuficientes, y el número de sanciones se haya triplicado en los últimos años, el sistema de registro horario ha servido para aflorar el número de horas totales que se trabaja fuera del horario pactado, que ahora se remuneran como horas extraordinarias.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en el último trimestre de 2023 se registraron 3,86 millones de horas extraordinarias remuneradas entre el total de la población activa, frente a los 3,4 millones de 2021 o los 3,2 millones del mismo periodo de 2022. No obstante, el número de horas extraordinarias no remuneradas ni cotizadas, se estima en 2,4 millones en el último trimestre de 2023, mostrando una tendencia a la baja desde los 2,8 millones de horas de 2022 y 2021.

En Xataka | Control horario de la jornada: la asignatura pendiente del Gobierno. Un coladero para el fraude con consecuencias graves

Imagen | Pexels (Casablanca Stock)