Inicio Noticiero Digital El secreto para que los coches eléctricos triunfen se esconde en India:...

El secreto para que los coches eléctricos triunfen se esconde en India: que no sean coches

La movilidad eléctrica se abre paso en la India, la quinta economía más grande del planeta y próximamente el país más poblado. Eso sí, con sus peculiaridades. Si en otras partes del mundo, como EEUU, China o incluso España, lo que triunfan son los turismos, allí el rey es el vehículo de dos ruedas. Su Gobierno lo sabe y por eso ha decidido aprovecharse de esa rareza para dar alas a la revolución eléctrica. En su caso —ironías de la movilidad del siglo XXI— la mejor forma de impulsar la transición hacia los coches eléctricos pasa por mirar más allá de los coches.

Los datos, desde luego, hablan con claridad.

Un poco de contexto para empezar. India no es ajena a la transición hacia la movilidad sostenible en la que se han embarcado ya otras naciones, incluida China. Sus autoridades se han marcado la meta de que para 2030 el 30% de los automóviles privados y el 70% de los comerciales, el 40% de los buses y el 80% de los vehículos de dos y tres ruedas sean eléctricos. Con esos datos sobre la mesa, en 2020 CEEW calculaba que los vehículos eléctricos representarán el 43% del total de las nuevas ventas, si bien abría la puerta también a un escenario menos optimista, con un 23%.

Para lograr su objetivo —recuerda ABC News— las autoridades del país han desplegado un interesante catálogo de ventajas para los vehículos eléctricos, incluidos subsidios, exenciones de impuestos y tarifas de registro, preferencia en el estacionamiento o peajes reducidos. La meta: impulsar el consumo, la fabricación local y, en conjunto, la creación de un ecosistema.

¿Qué dicen los datos? Que de momento el nivel de implantación es discreto. Bastante discreto, para ser precisos. En diciembre Bain & Company calculaba que solo el 2% de los vehículos vendidos en el país eran eléctricos, lejos de los registros de Reino Unido, Alemania o Francia. El dato queda lejos de China, en el que identifica una cuota del 27%, porcentaje que otros analistas, como Fitch Ratings, creen que este mismo año se elevará hasta sobrepasar el 35% de las ventas.

No todos los datos son negativos. Bain & Company calcula que en 2026 la cuota de los conocidos como VE será ya del 15 o 20% y para finales de la década, en 2030, se moverá entre el 35 y 40%.

Una tendencia que se mide en ruedas. Sus proyecciones, eso sí, no son igual de optimistas para todas las vehículos. Poco tiene que ver la evolución prevista para los de dos ruedas (2W) que los de cuatro (4W). En el primer caso estima que la cuota de los vehículos eléctricos de batería en la India rondará el 15 o 20% en 2026 frente al 7-10% de los segundos. Si nos vamos más allá, a 2030, los 2W alcanzarán el 40-45%, mientras los automóviles de cuatro ruedas se situarán en el 15-20%.

Las previsiones a corto plazo de los 2W son muy similares a los de los tres ruedas (3W). Los expertos calculan que la penetración será más modesta para los grandes camiones.

¿Por qué ese interés por las dos ruedas? Para entender el fenómeno hay que manejar algunas claves. Bain & Company destaca varios factores: los planes ambiciosos de firmas nacionales como TVS o Bajaj, una necesidad limitada de la infraestructura de carga pública, su adopción en las flotas de logística y entrega y, sobre todo, una simple cuestión de costes, un frente en el que los analistas consideran que los eléctricos de dos y tres ruedas resultan “altamente competitivos”.

Si se analiza el TCO —el coste total operativo, un indicador que tiene en cuenta el conjunto de gastos que requiere un vehículo a lo largo de su vida útil— los 2W líderes resultarían un 40% más económicos que otros modelos comparables de combustión interna simplemente con usarlos más de 40 kilómetros al día. Eso es al menos lo que indican las cuentas de Bain & Company, que concluye que la competitividad del TCO es más baja en los vehículos eléctricos de cuatro ruedas. “Los segmentos de 2W y 3W serán la vanguardia en la adopción de EV”, abundan los técnicos.

Más cifras… y retos para el futuro. “Se espera que el mercado indio de vehículos eléctricos vea una adopción de EV del 40% al 45% para los de dos ruedas y del 15% al 20% para vehículos de pasajeros de cuatro ruedas en 2030, con entre 12 y 13 millones de nuevos EV de dos ruedas y un millón de nuevos PV de cuatro ruedas vendidos en India anualmente para 2030”, zanja el estudio.

Para expandirse las motos eléctricas deberán afrontar en cualquier caso algunos hándicaps importantes, como la necesidad de una mejor infraestructura de carga. El mayor de todos es quizás su precio inicial. TCO aparte, llevarse una scooter o ciclomotor EV del concesionario exige rascarse más el bolsillo que el mismo modelo con motor de combustión interna. ¿Cuánto? CNBC detalla que el 90% de estos últimos cuesta entre 857 y 1.714 dólares, mientras el precio de partida de una moto eléctrica es de casi 2.000. Precisamente para solucionar ese problema el Estado ofrece facilidades que permiten que una 2W EV cueste entre un 15 y 20% más que su equivalente de combustión.

Imagen de portada: Annie Spratt (Unsplash)

Publicidad