Inicio Noticiero Digital El telescopio Hubble sigue dando alegrías con una espectacular prueba visual de...

El telescopio Hubble sigue dando alegrías con una espectacular prueba visual de que la masa puede curvar la luz

Hablar de materia oscura y de conceptos que nos hacen ir más allá del mundo tangible y la física del MRU es algo apasionante, y más si dentro de este campo las novedades se acompañan con imágenes. Se trata de una de las últimas imágenes que aún da el longevo telescopio Hubble (en su supuesto año de jubilación, que quizás no lo acaba siendo), mostrándonos el efecto visual de las lentes gravitacionales.

La desviación de la luz es algo que se predijo hace siglos y que Einstein «confirmó equivocándose». Gracias a los telescopios modernos podemos observar este fenómeno cuando un objeto luminoso se sitúa tras un cúmulo de masa (en la línea de visión del telescopio), de ahí que en este caso Hubble lo haya capturado en el clúster de galaxias Abell 2813.

Hubble, acercando lo remotamente lejano desde 1990 (y esta vez con «truco»)

La NASA se enorgullece de este disparo, que se suma a la vasta trayectoria del telescopio, destacando que vemos a la física en plena acción. No es para menos, ya que es una espectacular prueba visual del concepto de lente gravitacional.

Es precisamente lo que vemos hacia el centro de la imagen, y no galaxias curvadas como podría parecer. Una fotografía obtenida por la cámara Wide Field 3 y la Advanced Camera for Surveys del telescopio.

Como decíamos en la introducción, para que se dé este efecto se necesita una gran cantidad de masa, que en este caso corre a cargo de ese conjunto de galaxias. Las lentes gravitacionales actúan además con todo tipo de radiación electromagnética (no únicamente la luz visible) y con el hecho de que carezcan de aberración cromática son útiles para conocer mejor objetos alejados, más allá de lo espectaculares que resulten.

Aquí vimos por ejemplo que un grupo de investigadores consiguió medir la masa de una enana blanca (la Stein 2051 B) usando su propia distorsión, dándole la razón así a esa «equivocación» de Einstein. Además, el efecto de las lentes gravitacionales ha servido también para detectar objetos muy lejanos en el universo y para obtener datos sobre los mismos sin que se requiera una resolución más alta de la que disponemos actualmente.

Desde luego, además de observar este curioso efecto, lo que nos confirma el Hubble es que va a seguir trabajando hasta que en algún momento quede obsoleto por el James Webb o bien su tecnología se empiece a resentir. Ya vimos que además allanaba el terreno a sus sucesores en la búsqueda de vida extraterrestre por las técnicas que permite usar, así que 30 años no parecen suficientes para este titán de la astronomía y la óptica.

Imagen | ESA/Hubble & NASA, D. Coe