Inicio Noticiero Digital El terremoto que duró 32 años y fue detectado con la ayuda...

El terremoto que duró 32 años y fue detectado con la ayuda de un coral

La mayoría de terremotos duran apenas unos segundos o, en raras ocasiones, varios minutos. Sin embargo, hay algunos terremotos que pueden durar más, mucho más. Los llamados «eventos de deslizamiento lento» duran varios días o incluso semanas. Ahora hemos encontrado uno que duró 32 años.


Unos investigadores de Singapur dicen haber detectado el terremoto más lento jamás encontrado. Más de tres décadas de continuo movimiento de las placas tectónicas que provocaron el que se conoce como el terremoto más largo hasta la fecha. ¿Cómo lo han detectado? Gracias a un antiguo coral.

Un movimiento constante

Los terremotos se causan cuando hay estrés entre dos placas tectónicas y estas se empujan la una contra la otra. Finalmente, la tensión acumulada se libera en forma de temblor repentino que produce vibraciones que llegamos a sentir en la superficie. No obstante hay algunas raras ocasiones en las que este movimiento no es brusco, sino que muy lento y con vibraciones a una frecuencia tan baja que no llegamos a percibirlo sin equipos muy sensibles.

Estos eventos de deslizamiento lento suelen durar unas pocas semanas, aunque se ha registrado alguno que otro que ha durado hasta tres años. Pero eso es relativamente nada frente al más largo de todos, diez veces más largo. Ha sido detectado por la Universidad Tecnológica de Nanyang.

El equipo de investigadores estaba analizando la estructuras de coral antiguas en la costa de Sumatra en Indonesia. Estas estructuras crecen lentamente, por lo que sirven como registro del nivel del mar y los cambios en la evolución geológica del lugar.

En cierto punto de la investigación se dieron cuenta de que algo raro estaba ocurriendo. La linea base de la estructura de coral se hundía alrededor de 1 o 2 milímetros cada año desde 1738 hasta 1829. Sin embargo, desde 1829 vieron cómo el hundimiento era de hasta 10 milímetros por año, un cambio tan brutal se debe generalmente a un hundimiento más rápido de la placa tectónica. El hundimiento a mayor velocidad continúo hasta 1861.

Se sabe que en 1861 en Sumatra se produjo un gigantesco terremoto de magnitud 8,5. Por lo tanto, se cree que este mayor terremoto acabó con el evento de deslizamiento lento que duró un total de 32 años. Según los investigadores, un mejor estudio de estos eventos podría ayudar a predecir mejor la llegada de terremotos más grandes y devastadores como el que se dio en Sumatra.

Vía | National Geographic
Más información | Nature