Inicio Noticiero Digital El tope a los alimentos se ha convertido en un pulso entre...

El tope a los alimentos se ha convertido en un pulso entre Gobierno y supermercados. Y de momento nadie gana

La propuesta de crear una cesta de la compra a un precio fijo de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, no ha sentado demasiado bien a los supermercados, que consideran inasumible limitar el valor de venta de sus artículos y han hecho una contraoferta que sí consideran viable: reducir o incluso suspender temporalmente el IVA de los alimentos que el Ejecutivo considere básicos. El acuerdo, de momento, parece lejano.

La propuesta de Díaz. La semana pasada Yolanda Díaz informó de su intención de conseguir el compromiso de las grandes distribuidoras de alimentos para crear una cesta de la compra de productos básicos a un precio fijo para reducir el impacto de la inflación en las familias. La propuesta llegó después de que la también vicepresidenta segunda del Gobierno de España y Alberto Garzón se reuniesen con el director ejecutivo de Carrefour, Alexandre de Palmas, supermercado que anunció pocos días antes el lanzamiento de una cesta básica de 30 productos a 30 euros.

La intención de Díaz es que los grandes supermercados se comprometan a hacer algo parecido a lo que ha hecho Carrefour y elaboren una cesta de productos básicos con precios congelados cuya composición varíe cada semana y que incluya alimentos frescos. Aunque, paradójicamente, la propia propuesta de Carrefour dista bastante de lo que pretende conseguir la ministra.

La cesta de Carrefour. Y es que la cadena de supermercados francesa puso a la venta este lunes su cesta de productos básicos a 30 euros y ninguno de los 30 artículos escogidos es un alimento fresco, por lo que no cuenta con huevos, leche o fruta, carne o pescado frescos. También destaca la ausencia de aceite de oliva, y la presencia de otros comestibles que difícilmente pueden ser entendidos como básicos, como el chocolate blanco o el pan de hamburguesa.

Además, los ministros pretenden que los supermercados limiten los precios o los rebajen a costa de sus propios márgenes empresariales, algo que Carrefour tampoco ha hecho, ya que se ha incluido en la cesta básica 30 productos que, en conjunto, ya sumaban un coste de 30 euros antes de incorporarlos en la selección, sin ninguna rebaja, según explican los compañeros de DAP.

Críticas de la patronal. Para tratar de abordar el establecimiento de esta cesta de productos básicos a un precio fijo, Díaz se reunió este lunes con la patronal del sector de la distribución, cuyos representantes, tras el encuentro, consideraron que la propuesta de la ministra era inviable y aseguraron que las cadenas de supermercados no son las culpables de la subidas de precios y que limitar el valor de venta de determinados productos no va a resolver el problema de la inflación de los alimentos, según El Mundo.

Los empresarios explican que el establecimiento de una cesta común no es coherente con el funcionamiento del sector, ya que las cadenas no pueden llegar a acuerdos para pactar precios porque alteraría la competencia. Y afirman que así se lo han hecho saber a la ministra en la reunión, donde le han hecho una propuesta alternativa que la patronal considera que sería más efectiva para frenar la escalada de precios en productos básicos: reducir o suspender temporalmente el IVA de esos artículos.

Sin embargo, Díaz ha señalado que no se trata ni de una intervención de los precios ni de una imposición, sino que están tratando de negociar desde el Gobierno que cada distribuidora lance su propia cesta de productos básicos, de tal manera que compitan entre ellas ofreciendo artículos más saludables a un precio fijo. De esta forma, la ministra considera que evita conflictos legales y con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, según La Vanguardia.

Sin presencia de los ministerios competentes. A pesar de la presencia de Consumo, llama la atención que la iniciativa y la negociación para crear la cesta de alimentos básicos a precio fijo las esté liderando la titular del ministerio de Trabajo, aunque lo haga en virtud de su otro cargo, el de vicepresidenta segunda del Gobierno.

Y es especialmente llamativo porque Díaz no ha contado para la reunión con dos de los ministerios que más competencias tienen en la materia, el de Agricultura, Pesca y Alimentación y el de Industria, Comercio y Turismo.

Imagen | Michael Burrows

Publicidad