Inicio Noticiero Digital El último capítulo en el culebrón de Twitter: cuántos trabajadores mantienen a...

El último capítulo en el culebrón de Twitter: cuántos trabajadores mantienen a flote la red tras los despidos

No es la única tecnológica que lo ha hecho, pero quizás sí sea una de las que más titulares ha acaparado. En un contexto marcado por el recorte de empleo entre las “big tech” a Twitter no le ha temblado el pulso al sacar la tijera para ajustar su plantilla. Si bien el runrún de los despidos sonaba en la compañía del pájaro azul antes de que Elon Musk la comprara por 44.000 millones de dólares, el desembarco del magnate ha marcado un antes y después en su departamento de RRHH. En sus oficinas centrales. Y en España. La gran pregunta recién estrenado 2023 es: ¿Cuántas personas mantienen a flote Twitter a día de hoy, meses después de que Musk tomara las riendas?

Los datos varían, pero muestran un adelgazamiento notable.

¿Qué dice Musk? Que a día de hoy hay unos 2.300 empleados activos y que trabajan en Twitter. El también responsable de Tesla va más allá y precisa que hay “cientos de empleados” dedicados al departamento de confianza y seguridad con el apoyo de “varios miles de contratistas” y que ha destinado apenas una decena de trabajadores de sus otras empresas a la red social.

Los datos los ha desgranado Musk hoy mismo a través de su cuenta personal y, si bien retratan un Twitter con una plantilla más nutrida que lo que sugieren otras fuentes, revelan un adelgazamiento considerable. A su llegada a la firma se calcula que en Twitter trabajaban 7.500 empleados.

¿Son los únicos datos sobre la mesa? No. Si Musk ha compartido cifras de empleo de forma pública es precisamente para desmentir otra información previa, publicada el viernes por la CNBC y en la que se dibuja un escenario bastante más drástico. Según la cadena estadounidense, la plantilla a tiempo completo de Twitter se ha reducido hasta sumar unos 1.300 empleados activos.

Con esos datos sobre la mesa, el medio habla del despido de aproximadamente el 80% de los trabajadores desde que Musk se hizo con las riendas de la empresa. La documentación consultada por la CNBC mostraría que hay además cerca de 1.400 empleados de Twitter que no trabajan pero a los que todavía se les paga. Muchos habrían renunciando cuando, hace meses, Musk solicitó a la plantilla que asumiera un compromiso extra y trabajara “largas horas a alta intensidad”.

¿Qué pasa con las áreas más sensibles? He ahí una de las cuestiones espinosas. La CNBC asegura que la plantilla de Twitter dispone de menos de 550 ingenieros a jornada completa y que el equipo de confianza y seguridad de la compañía, encargado de plantear cambios para mantener la seguridad, suma menos de una veintena de trabajadores a tiempo completo. Musk mantiene que el dato es incorrecto y precisa que “aún hay cientos de empleados” dedicados a esas tareas, un personal que cuenta además con el respaldo de otros profesionales externos.

¿Son las primeras cifras que se dan? En absoluto. Los rumores sobre despidos en Twitter vienen de antes de que Musk dejase su famosa foto entrando en las oficinas centrales, lavabo en manos, en octubre del año pasado. Según Reuters, la anterior gerencia se habría planteado dar un tijeretazo de 800 millones de dólares a los gastos en nóminas para finales de 2023, lo que equivaldría a la salida de la cuarta parte de su fuerza laboral. Por las mismas fechas The Washington Post deslizaba que los planes de Musk pasaban por recortar el 75% de una plantilla de 7.500 trabajadores.

Otro de los porcentajes de recorte que se planteó fue del 50% e incluso se llegó a apuntar que en noviembre de 2022, con Musk recién instalado en su despacho de Twitter, la red social tenía solo 900 empleados, lo que equivaldría a un recorte de efectivos más que notable en cuestión de meses.

¿Cuál es el telón de fondo? Twitter no es desde luego la única tecnológica que se ha decidido ajustar su capítulo de personal. Amazon, Alphabet, Meta o Microsoft han anunciado despidos tras haber reforzado sus plantillas. En el caso de Twitter, su fundador, Jack Dorsey, se disculpó tras los anuncios de recortes por haber hecho “crecer el tamaño de la empresa demasiado rápido”.

Más allá del capítulo de personal, Musk aseguró en noviembre que la red social perdía cuatro millones de dólares diarios y los últimos datos publicados por Platformer o The Information dibujan un descenso considerable en los ingresos que genera la publicidad de la plataforma social.

También en Xataka: La sombra de los despidos de Twitter llega a España. Los sindicatos ya advierten a Musk que debe cumplir la ley

Publicidad