Entre el alarmismo y la necesidad de investigar más: vuelve la polémica sobre el cáncer y los teléfonos móviles

6

La radiación ionizante aumenta el riesgo de cáncer. Es el tipo de radiación que emiten las máquinas de rayos X o el sol. Los teléfonos móviles, no. La radiación que emiten los móviles es “no ionizante” y ese tipo de radiación solo tiene un efecto biológico conocido: puede, en algunos casos, excitar las células y calentar los tejidos. Nada más.

Es decir, por lo que sabemos, es físicamente imposible que estos dispositivos causen cáncer. Es sencillo, no hay más. Y, sin embargo, un par de nuevos estudios muestran correlaciones preocupantes entre teléfonos y cáncer en ratas de laboratorio. La evidencia disponible no es sólida aún, pero hay algo que no cuadra.

Mecanismos que no acabamos de entender

Tony Stoddard 454601 Unsplash

Los estudios han sido llevados a cabo por dos centros de investigación independientes y, aunque no hemos tenido acceso a ellos, parecen dignos de ser tomados en cuenta. El Programa Nacional de Toxicología ha estudiado a más de 3000 ratones de ambos sexos durante dos años y el instituto italiano Ramazzini ha estudiado 2500 ratas desde la etapa fetal hasta la muerte.

Los estudios examinaron distintos tipos de exposiciones a la radiación, pero los resultados son parecidos: las ratas machos (aunque no las hembras, ni los ratones) desarrollaron schwannomas, un tipo de tumores benignos compuestos por células de Schwann. A juicio del panel de revisión del Instituto Nacional de Estados Unidos, estos estudios constituyen una evidencia clara que confirma que la exposición a radiación no ionizante tiene efectos biológicos (aunque aún discute el alcance de todo esto en humanos).

¿Causan cáncer los teléfonos móviles?

Como explicaba al comienzo, no está claro cómo es posible que las células de Schwann pueden verse afectadas por los teléfonos móviles. Sin embargo, no parece una locura: hay ciertos estudios epidemiológicos que sugería la relación entre los usuarios intensivos de móvil y ciertos tipos benignos de cáncer (como el neuroma acústico).

Thomas Kelley 74096 Unsplash

Son estudios muy dudosos y nada claros, pero motivaron (en parte) la calificación de “posible” carcinogénico por parte del IARC en 2011 (junto al café, la naftalina o el aloe vera). Sin embargo, hay un hecho fundamental: las tasas de cáncer cerebral no han aumentado en los últimos años. Ni siquiera los que podrían estar relacionados con los teléfonos móviles.

Estamos ante los mejores estudios disponibles. Estudios que, sin embargo, están muy lejos de ser concluyentes. Y eso nos sitúa ante un problema serio: no hay nada que nos lleve a pensar que los teléfonos móviles son peligrosos para la salud humana y, pese a todo, hay algo que no cuadra, algo que no llegamos a comprender del todo.

La polémica está servida y quizás eso sea lo peor del asunto: en una época llena de alarmismo injustificado, lo último que necesitamos es que la investigación se instrumentalice. Necesitamos entender qué está pasando aquí, es la única forma de solucionar esto una y otra vez.

Temas