Inicio Noticiero Digital España ya sabe cómo reducir su dependencia del uranio ruso (y fortalecerse...

España ya sabe cómo reducir su dependencia del uranio ruso (y fortalecerse como fabricante de combustible nuclear)

Las barras de combustible que utilizan buena parte de las centrales nucleares españolas, y también algunas plantas de otros países, proceden de un pequeño pueblo de Salamanca con menos de 200 habitantes. ENUSA Industrias Avanzadas (el acrónimo ENUSA procede de su nombre original, que era Empresa Nacional del Uranio, S.A.) eligió la localidad de Juzbado en 1981 para poner a punto una fábrica de elementos combustibles que entró en operación cuatro años más tarde.

A finales de 2019 tuvimos la oportunidad de visitar estas instalaciones para ser testigos in situ de los procesos involucrados en la producción de las barras de combustible a partir del óxido de uranio en polvo, y comprobamos algo importante: esta materia prima procede de Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Rusia, entre otros posibles suministradores. Desde que este último país invadió Ucrania ha hecho mucho ruido la estrategia que persigue reducir la dependencia que tiene Europa del gas ruso, pero apenas se ha hablado del uranio.

Y Rosatom, que es una gigantesca empresa pública rusa especializada en energía nuclear, es uno de los principales proveedores de uranio y elementos combustibles de Europa. De hecho, en 2020 el 20,2% del uranio que llegó a la Unión Europea procedió de Rusia, y el 19,1% vino de Kazajistán, que es un fiel aliado ruso. Es evidente que desde entonces la relación que sostienen Occidente y Rusia ha cambiado mucho, y en la coyuntura actual es muy importante reducir la dependencia que tiene Europa del uranio procedente de la órbita del país dirigido por Vladímir Putin.

ENUSA fabricará combustible VVER-440 en colaboración con Westinghouse

En la fábrica que tiene ENUSA en Juzbado se están produciendo elementos combustibles adecuados para tres tipos de reactores de fisión nuclear diferentes: PWR (reactores de agua a presión), BWR (reactores de agua en ebullición) y VVER (reactores de agua a presión en colaboración con Westinghouse). En España permanecen en operación siete reactores nucleares de agua ligera, y seis de ellos son de tipo PWR. Tan solo el de Cofrentes, en Valencia, es de tipo BWR.

ENUSA ha formalizado un acuerdo de cooperación industrial con la filial sueca de Westinghouse Electric

Mario Portal, que es el ingeniero que nos guio durante nuestra visita a la sección de la fábrica de ENUSA en Juzbado en la que se lleva a cabo el proceso cerámico, nos confirmó que, como hemos visto unas líneas más arriba, el óxido de uranio enriquecido como mucho al 5% que se emplea en la fabricación de las barras de combustible se importa. Rusia y Kazajistán son dos de los principales productores de uranio del planeta, pero hay otros países que también tienen grandes reservas de uranio y están alineados con la política geoestratégica de Europa, como, por ejemplo, Canadá, Australia o Ucrania. Y, por tanto, hay alternativas al uranio ruso.

Estas son las circunstancias en las que ENUSA ha ejecutado una operación importante: ha formalizado un acuerdo de cooperación industrial con la filial sueca de Westinghouse Electric para producir combustible VVER-440, que es el que emplea un tipo concreto de reactores de agua a presión. El movimiento que ha dado esta empresa española persigue dos objetivos diferentes. El más evidente es que esta colaboración, que entró en vigor el pasado 1 de diciembre, le permitirá diversificar el acopio de óxido de uranio que necesita y «reducir la dependencia del suministrador actual», en una alusión clara al origen mayoritariamente ruso de esta materia prima.

Además, este paso permitirá a ENUSA afianzarse con más fuerza en el mercado internacional, en el que está presente desde hace varias décadas. De hecho, las centrales nucleares europeas que tienen reactores VVER-440 están buscando suministradores de combustible occidentales, por lo que es evidente que esta decisión representa para esta empresa pública española la oportunidad de crecer. Este es su plan: las modificaciones que es necesario llevar a cabo en la línea de producción ya están en marcha, por lo que prevé entregar las primeras partidas de combustible VVER-440 a principios de 2024.

Imagen de portada: Foro Nuclear

Vía: ENUSA

Publicidad