Inicio Noticiero Digital Esperamos un agosto duro con sequías, tormentas intensas y temperaturas superiores a...

Esperamos un agosto duro con sequías, tormentas intensas y temperaturas superiores a lo habitual. La buena notica: pese a todo, será mejor que julio

Todo indica que la ola de calor que estamos dejando atrás será la más larga desde que tenemos registros. Por eso, exhaustos y desesperados, a medida que el país recupera unas temperaturas más normales para esta época del año, muchos nos preguntamos si agosto va a seguir en la misma línea. Los modelos meteorológicos empiezan a dibujar lo que podemos esperar y, bueno, tenemos (¡por fin!) buenas noticias.

¿Cómo suele ser el agosto en España? Lo primero que hemos de comentar es que, aunque es cierto que atravesamos tiempos raros meteorológicamente hablando, no es nada extraño que agosto sea más suave que julio. En general, las temperaturas medias suelen ser más bajas que las del mes anterior.

No sólo porque hace menos calor (que también), sino porque en la segunda mitad del mes, suelen empezar a organizarse fuertes tormentas que dejen mucha agua o no, tienden a frenar los procesos de generación de calor del llamado «horno ibérico» y refrescan el final del verano.

Unnamed

Siguen las temperaturas por encima de lo normal. No obstante, modelos como el de Meteored, señalan que la primera parte del mes va a seguir con temperaturas por encima de lo normal. Hasta un grado y medio por encima de la media en la Península y Baleares.

Es cierto que en Canarias y en la costa de Galicia y la cornisa cantábrica parece que las temperaturas van a ser casi normales (pero, como en agosto lo «normal» en muchos de esos lugares es el calor, hará calor en general). No podemos saber aun si viviremos otra ola de calor en el interior y el mediterráneo, pero sí podemos esperar que no sea tan larga como la que se está terminando. Por suerte para nosotros, el verano se va acabando.

También siguen los problemas con el agua. Y es que, aunque se espera que el mes de agosto sea más seco de lo habitual (con las pocas precipitaciones que se den concentradas en la cuenca mediterránea y con carácter torrencial), sí podemos esperar que la inestabilidad atmosférica remueva el aire e impida que el calor se concentre en los valles ibéricos. Esto, que nos dará un respiro, seguirá ahondando en los problemas hídricos del país (y llevamos ya mucho tiempo tonteando con cortes de suministro y problemas ecológicos serios).

Pero ¿y la temperatura del Mediterráneo? ¿No esperábamos grandes tormentas? En esto ha habido cierta confusión. Sí, es cierto: el Mediterráneo está muy caliente (tiene temperaturas superficiales similares a las del mar Caribe). Y sí, también es cierto que eso favorece la creación de «supergotas frías» (o, incluso, huracanes mediterráneos).

No obstante, las DANAs son un fenómeno eminentemente atmosférico: es decir, si no se dan las condiciones meteorológicas para que haya una gota fría, ya puede estar el mar hirviendo, que no habrá gota fría. Lo único que provocará la alta temperatura del Mediterráneo (en caso de que se mantenga) es que esas gotas frías sean más intensas.

¿Cómo será agosto? Por ahora, como veis, solo tenemos predicciones e inquietudes. Pero por lo pronto el escenario es agridulce. ‘Dulce’ porque ya es hora de que las temperaturas nos den un respiro. ‘Agrio’ porque todo parece indicar que las tendencias se mantienen y los problemas estructurales del país no van camino de solucionarse. Al menos, no ellos solos.

Imagen | González Alemán

Publicidad