Inicio Noticiero Digital Ezra Miller al fin ha reaparecido. Y eso no alivia lo más...

Ezra Miller al fin ha reaparecido. Y eso no alivia lo más mínimo el problema de Warner con ‘The Flash’

La comidilla del verano está siendo la aparentemente caótica situación que está viviendo Warner en muchísimos frentes. En realidad no lo es tanto, ya que todos los desmanes obedecen a los designios del nuevo CEO de Warner, David Zaslav, decidido a que el universo DC siga los lucrativos pasos de Marvel, más el efecto dominó posterior a la fusión de Discovery y AT&T, cuya consecuencia inmediata es la integración de HBO Max y Discovery+ en un solo servicio, y del que de momento se desconoce el nombre u otras características. Sin embargo, las noticias estrambóticas se suceden, y la impresión es de que en Warner reina el caos absoluto.

Sálvese quien pueda. Uno de los últimos abanderados de este desorden empresarial fue la cancelación de ‘Batgirl’ con la película rodada, tirando a la basura 90 millones de dólares. Una decisión que obedece a las nuevas prioridades de Warner con el universo DC, donde no tiene cabida una película destinada al mercado directo del streaming. También está la desaparición súbita de contenido en HBO Max, cuyas consecuencias a medio plazo están por ver. Y luego está ‘The Flash’, claro.

Esta película es un polvorín. Sobre todo para Warner Bros., debido al comportamiento errático e incluso delictivo de Ezra Miller, su protagonista, y a quien ya vimos encarnando al personaje en la ‘Justice League’ de Zack Snyder. De hecho, ‘The Flash’ era una película especialmente simbólica para Warner por eso mismo: a diferencia de éxitos como ‘Joker‘ o ‘The Batman‘, ‘The Flash’ podía suponer una recuperación del Universo DC tal y como lo entendía Warner antes de la también accidentada trayectoria de la ambiciosa propuesta de Snyder.

En el ojo del huracán. Desde abril de 2020, Ezra Miller ha protagonizado una serie de comportamientos problemáticos que incluyen el intento de estrangular a una fan en un bar, un vídeo en Instagram en el que amenazaba al Ku Klux Klan, disturbios en un karaoke, robos y asaltos en Hawaii, órdenes de alejamiento y una huida literalmente hacia ninguna parte en coche, con chaleco antibalas y creyendo que el FBI y el KKK le persiguen. También hay muy turbias acusaciones de abusos a menores y de liderazgo de una secta destructiva, que han culminado con la creencia generalizada de que el actor ha perdido el contacto con la realidad.

Ezra vuelve a casa. Hace unos días, Warner comunicó que Ezra Miller había reaparecido y vuelto a casa de su madre. Hoy, en declaraciones que sus representantes han enviado a numerosos medios estadounidenses, el actor ha pedido perdón por su comportamiento y ha asegurado que buscará ayuda.

En ellas, el actor afirma que “he pasado recientemente por una crisis aguda y ahora entiendo que estoy sufriendo problemas complejos de salud mental y he comenzado un tratamiento continuado. Quiero disculparme con todos a quienes he alarmado y molestado con mi comportamiento. Me comprometo a llevar a cabo el trabajo necesario para volver a una etapa saludable, segura y productiva en mi vida”.

Ezra Miller

Y ahora qué. La cuestión es: ¿en qué posición deja esto a ‘The Flash’? Hace unos días, cuando no estaba tan claro el cambio de actitud de Miller, ‘The Hollywood Reporter‘ hablaba de tres posibles escenarios para la película: por una parte, Miller podría conceder alguna entrevista y hacer publicidad muy limitada. Por otra, sin contar con Miller, se podría estrenar la película sin contar con Miller en tareas promocionales y cambiar al actor para futuras películas de la serie. Finalmente, está la opción de desechar la película como se hizo con ‘Batgirl’, ya que es imposible rehacerla con el actor apareciendo en prácticamente todas las escenas.

La situación es tan compleja que, literalmente, no hay opción buena. La imagen de Miller está tan dañada que habría que ver si la película es tan buena que haga al público olvidar sus tropelías fuera de la pantalla. Por no hablar de la problemática moral que supone, si alguna de las acusaciones más graves se confirman, tener a un delincuente como cabeza de cartel de uno de los estrenos destacados de la productora.

The Flash Ezra Miller 2 Jpg 976912859

El Flash Reverso. Lo que es indiscutible es que, disculpas por medio o no, ‘The Flash’ está en una situación muy delicada. Son 200 millones de dólares de presupuesto que Warner quizás no se pueda permitir tirar a la basura como hizo con los 90 que costó ‘Batgirl’. No solo por la película en sí, sino por lo que significa el personaje, un miembro de la Liga de la Justicia esencial para restaurar el Universo DC en cine y plantear un acercamiento a la fórmula Marvel.

El problema de los actores. La situación en la que se encuentra Warner es testigo también de una circunstancia muy concreta: la confianza de la industria del cine de superhéroes (y, en consecuencia, de la industria del cine en general) en estrellas muy concretas para papeles muy concretos. Parte del momento de crisis creativa que vive Marvel se deriva de ahí: el público sigue identificando a actores que ya han abandonado sus papeles, como Chris Evans, con personajes icónicos y a los que hay que dar relevo. Y sigue tirando de los pocos que quedan activos (Mark Ruffalo, Jeremy Renner) para estirar el chicle original en productos que carecen del carisma de las películas originales.

Estos dilemas con los actores vinculados a personajes concretos estallan cuando se dan problemáticas como la de Ezra Miller, que con su deriva personal podría dar al traste, él solo, a los ambiciosos planes de Warner de explotar el universo DC original. Es complicado predecir cuáles serán los pasos sucesivos de la productora de ‘The Flash’, pero sean los que sean, está en juego mucho más que una simple aventura del velocista escarlata.

Publicidad