Inicio Noticiero Digital Hay imanes con forma de hoja para tapar tu matrícula de los...

Hay imanes con forma de hoja para tapar tu matrícula de los radares de la DGT. Y tienen un gran problema

Rápido y más sencillo que la partitura de una pandereta, pero también un riesgo que puede acarrear graves consecuencias. Desde hace unos días circula por Twitter un vídeo con lo que, en apariencia, es una idea tan disparatada como efectiva para evitar que un radar pueda leer la matrícula de tu coche: un imán con forma de hoja que tapa parte de la placa de identificación.

El vídeo, que ha acabado haciéndose viral, no llega al medio minuto de duración. Suficiente para enseñar cómo funciona. Básicamente consiste en un imán que imita a una hoja y está pensado para que cubra una pequeña porción de la matrícula del vehículo. En la demostración que circula por Twitter puede verse cómo impide apreciar dos letras del código alfanumérico.

Para que el sistema resulte más efectivo incorpora además un mando que el conductor podría utilizar en caso de que lo pare la policía. Al pulsarlo la hoja se desprende y cae al suelo. La idea: que la placa resulte ilegible para las cámaras que podrían multarnos en caso de no haber respetado un semáforo en rojo, por ejemplo, o de que un radar nos sorprenda a más velocidad de la debida.

Un plan sin fisuras… O no

Más allá de los riesgos que implica excederse con el acelerador o no respetar las señales de tráfico en una ciudad, usar un sistema similar puede acarrear otra clase de riesgos: una multa de calado.

La propia Dirección General de Tráfico (DGT) ha advertido en más de una ocasión que las matrículas de los vehículos deben ser “perfectamente legibles y no estar deterioradas” y que no cumplir con ese requisito puede acarrear consecuencias… consecuencias que afectan a nuestra cartera.

Según recuerda la DGT, circular sin placa de matrícula o llevarla sin que resulte visible o legible puede costarnos una sanción de 200 euros. Si directamente los agentes consideran que la hemos manipulado el castigo sería bastante mayor y superaría con creces la multa por sobrepasar en unos cuantos kilómetros por hora cualquier tramo de autovía. En concreto, recalcan desde la Dirección General de Tráfico, supondría el pago de 6.000 euros y la retirada de seis puntos del carné.

El truco tampoco es tan nuevo como dan a entender las redes sociales. En 2018, al menos, ya se hablaba de un método similar, que consistía básicamente en tapar parte de la matrícula con una hoja de pega que incorpora una pequeña pieza metálica. Gracias a un electroimán se adhería a la placa para buscar exactamente el mismo efecto que se persigue ahora con este nuevo diseño.

Ahora la clave es el mando.

La otra gran pregunta es: ¿funciona la hoja imán?

Como apuntan en Motorpasión, el sistema tiene peros importantes.

El principal es que las cámaras y radares de la DGT no solo captan la placa, sino el conjunto del coche. Si el cinemómetro toma una foto del vehículo por saltarse el límite de velocidad y los agentes paran al conductor más adelante tendrá la imagen, el modelo, el color y parte de la placa.

No solo eso. El infractor tendrá que echar mano además de todo su ingenio para explicar que esa misteriosa hoja con imán —un dispositivo que, todo sea dicho, es un viejo conocido de los agentes y se ha vuelto viral en los últimos días en redes— no es un sistema pensado para burlar multas.

Publicidad