Inicio Noticiero Digital La DGT puede obligarnos a poner las cadenas de nuestro coche: pequeños...

La DGT puede obligarnos a poner las cadenas de nuestro coche: pequeños trucos para aprender a ponerlas

Ha costado pero aquí está. Llega el frío. Mucho frío, de hecho. Tanto como para que en España vuelvan a ser tendencias las palabras «nieve» y «Filomena». Unos conceptos que nos retrotraen a 2021 y a aquella gran nevada que dejó paralizada a buena parte del país.


Dos años después, deberíamos haber aprendido un concepto básico para el funcionamiento de nuestro coche cuando la nieve cae: poner las cadenas. Si, pese a todo, todavía no estamos familiarizados con esta obligación, aquí vamos a repasar qué hay que tener en cuenta.

Cómo debemos poner las cadenas

Lo primero que tenemos que tener claro es que la DGT puede obligarnos a montar las cadenas en nuestro coche si la nieve acumulada en la calzada es suficientemente espesa. En ese caso, sólo pasarán aquellos vehículos con cadenas o neumáticos de invierno.

Pero si todavía no hemos puesto unas cadenas, si hemos comprado unas porque prevemos la posibilidad de requerirlas en una de nuestras próximas salidas pero seguimos sin saber cómo se colocan, lo mejor es aprender a colocarlas en un terreno conocido.

Piensa que, con los nervios, el frío y los guantes, colocar las cadenas por primera vez a los pies de un puerto no se presenta como la mejor idea. Por ello, recomendamos ir a un aparcamiento y aprender a colocar este accesorio antes de que la nieve nos sorprenda en la carretera.

Antes de nada, nuestra recomendación es hacernos con unas cadenas para la nieve. Sí es cierto que las fundas pueden ser más sencillas de colocar, pero no son tan efectivas como las cadenas y su vida útil es mucho menor. Eso sí, en caso de cometer un error, no dañarán la goma de nuestro coche pero son menos recomendables en zonas realmente complicadas.

Una vez tenemos claro esto, es necesario conocer cuáles son las ruedas motrices de nuestro coche. Es decir, cuáles son las que mueven el vehículo. Lo más habitual es que nuestro coche sea tracción delantera pero, si es un vehículo de propulsión (tracción trasera) debemos saberlo para poner las cadenas en el lugar correcto.

Si el coche es un tracción total permanente (siempre empujan las cuatro ruedas) lo más recomendable es montar este accesorio en las cuatro ruedas. Si solo contamos con un juego, lo mejor es montar las cadenas en las ruedas delanteras. En el caso de que instalemos las cadenas en el lugar equivocado, no estaremos consiguiendo ningún resultado.

Decidido dónde vamos a instalar nuestras cadenas, lo mejor es estirar las cadenas en el suelo para comprobar que no hay ningún nudo en ellas. Confirmado esto, estiramos la cadena sobre la goma del neumático y enganchamos la misma en los tiradores por la parte interior de la cadena. Cubrimos el máximo posible y, a continuación, movemos el coche unos centímetros para pisar la cadena y liberar la parte del neumático que hasta entonces estaba en la parte inferior.

Realizado este pequeño movimiento, terminamos por enganchar todos los tiradores y la goma del neumático quedará cubierta. Si la cadena no tiene tensores automáticos (se ajustarán al emprender la marcha) debemos cerciorarnos de aplicar la fuerza nosotros manualmente para que queden bien ajustadas.

Cumplidos todos estos requisitos, es el momento de poder emprender la marcha. Eso sí, no debemos pasar por alto que, en cuanto la nieve y el hielo desaparezcan, es importante quitar las cadenas cuanto antes para no dañar la goma de los neumáticos, pues este accesorio es especialmente agresivo con ellas.

Foto | Michael Brannaka

Publicidad