Inicio Noticiero Digital La energía solar ya es «la electricidad más barata de la Historia»,...

La energía solar ya es «la electricidad más barata de la Historia», según la Agencia Internacional de la Energía

La energía solar va camino de convertirse en «la nueva reina del suministro de electricidad». Con ese lema, la Agencia Internacional de la Energía acaba de sacar un informe que confirma que los costos de la energía solar han caído entre un 20 y un 50% en comparación con el año pasado.

No es raro. Con estos datos en la mano, en la inmensa mayoría de países del mundo ya es más barato (¡mucho más barato) construir granjas solares que levantar nuevas centrales de gas o carbón. Si miramos con perspectiva, hace 10 años el costo medio del megavatio-hora (durante la vida útil de la planta) no bajaba de 300 dólares. Hace tan solo cuatro años, estaba en 100. Hoy, según el informe, ronda los 35-55. En comparación, el coste del carbón está entre 55 y 150.

Podemos hacer cuentas, pero la cosa está clara: «la energía solar es ahora mismo la fuente de energía más barata de la historia«, dice la IEA.

Eso sí, las cifras tienen ‘trampa’

Una ‘trampa’ con sentido, pero trampa, al fin y al cabo. Es la primera vez que ña IEA tiene en cuenta las ayudas públicas para construir nuevas instalaciones solares. Algo que, de una forma u otra, existe en 130 países del mundo. La decisión es polémica en la medida que ‘rompe’ la serie histórica y dificulta la comparación con otros periodos de tiempo. No obstante, y en esto la Agencia tiene razón, no introducir esas ayudas desvirtúa el ‘costo’ real de este tipo de energía.

Además, Brent Wanner, analista jefe del World Energy Outlook de la IEA, señalaba que, aunque «estos marcos de incentivos son realmente esenciales para respaldar esos bajos costos», «parece que el apoyo a las políticas está aquí para quedarse». Y, de hecho, sus análisis lo respaldan: según el informe, se espera que domine cada vez más el mercado durante la próxima década, impulsado por los esfuerzos globales para abordar el cambio climático.

Imagen | Justin Lim