Inicio Noticiero Digital La expectación con GPT-4 es gigantesca. Su creador tiene claro lo que...

La expectación con GPT-4 es gigantesca. Su creador tiene claro lo que pasará: será una decepción

Con ChatGPT hemos podido comprobar de primera mano hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial en un contexto práctico. Este motor está basado en GPT-3, que fue lanzado en 2020, pero desde hace meses se habla ya de su sucesor, GPT-4. De hecho, se habla demasiado.

Sam Altman. Este precoz y exitoso emprendedor es el responsable de OpenAI, la empresa que ha desarrollado GPT-3, DALL-E y ChatGPT. Sabe mejor que nadie qué esperar de GPT-4, y ha tenido que salir a la palestra para tratar de suavizar las expectativas. Lo ha hecho en un reciente encuentro en el evento StrictlyVC.

Estamos esperando demasiado. El CEO de OpenAI quiso avisarnos de que GPT-4 podría acabar siendo una enorme decepción dadas las enormes expectativas que muchos tenemos en el sucesor de GPT-3. «La gente está pdidiendo a gritos que se la decepcione, y eso es lo que pasará»

Ingeligencia artificial fuerte. Los rumores apuntan a que GPT-4 podría ser un salto inmenso en este ámbito y nos acercaría a esa inteligencia artificial fuerte que es el santo grial de este campo (y que de momento solo está presente en la ciencia-ficción).  Altman explicaba que «no tenemos esa IA, y eso es lo que parece que se espera de nosotros», como si GPT-4 pudiera equipararse a la inteligencia humana.

Rumores ridículos. Un reciente tuit viral afirmaba que en GPT-4 se barajarían 100 trillones de parámetros frente a los 175.000 millones de GPT-3. De nuevo Altman fue tajante con esas expectativas e indicó que ese dato «es una completa estupidez. La fábrica de rumores sobre GPT-4 es algo ridículo. No sé de dónde vienen».

GPT-4 llegará cuando esté listo. Ni antes ni después. El CEO de OpenAI no dio detalles sobre la fecha de salida, y simplemente explicó que «llegará en algún momento, cuando tengamos la confianza de que podemos lanzarlo de forma segura y responsable». Mientras ese momento llega, eso sí, quizás convenga reducir las expectativas, por si acaso, como dice Altman.

Imagen: TechCrunch

Publicidad