Inicio Noticiero Digital La gran sorpresa de este año en los Oscar es una originalísima...

La gran sorpresa de este año en los Oscar es una originalísima película de multiversos. Y no es de Marvel

Es la película más nominada del año a los Oscar. Nada menos que 11 nominaciones, con pleno en su reparto (Michelle Yeoh, Ke Huy Quan, Jamie Lee Curtis y Stephanie Hsu), unas cuantas categorías principales (Película, Dirección, Guión original) y algunas técnicas (Edición, Vestuario, Música, y Canción original). Una auténtica sorpresa por lo inusual (aunque en las quinielas era favorita), y refrendada por una espléndida carrera comercial.

Estrenada en junio en España tras un arrollador paso por los festivales de cine independiente más prestigiosos del mundo, ‘Todo a la vez en todas partes‘ (que, por cierto, puedes ver en Movistar Plus+) ha conseguido recaudar algo más de cien millones de dólares en taquilla en todo el mundo partiendo de un presupuesto de 25: la película más taquillera de una productora indie acostumbrada a los éxitos, A24. Toda una hazaña para una película que ha cautivado al público de todo el planeta con su especialísimo sentido del humor, su enrevesado planteamiento de los multiversos y el extraño magnetismo de su reparto.

Sí, multiversos, porque aunque lo hace en clave de fantasía, ‘Todo a la vez en todas partes’ comparte con las películas de Marvel su reciente obsesión con las posibilidades narrativas de los universos paralelos. Pero mientras que producciones como ‘Loki‘, ‘Doctor Strange en el Multiverso de la Locura‘ o ‘Spider-Man: No Way Home‘ utilizan las realidades desdobladas para inyectar aventura y guiños a los fans, esta película de Dan Kwan y Daniel Scheinert (más conocidos como ‘Los Daniels’) lo usa para adentrarse en terrenos jocosamente existenciales.

De hecho, la mención a ‘Loki’ no es gratuita, porque si en algo conecta esta película con la propuesta de Marvel está en el tramo final de la serie de Disney+ protagonizada por Tom Hiddleston, cuando usó las posibilidades infinitas superponiéndose unas sobre otras como excusa para plantearse la naturaleza del cosmos. ‘Todo a la vez en todas partes’ también lo hace, pero con algo de drama generacional y una lavandería china como telón de fondo.

Todo, todo y todo

En la película conoceremos a Evelyn Wang (una sensacional, como siempre, Michelle Yeoh), madura inmigrante china que trabaja en una lavandería de su propiedad y vive absolutamente asfixiada por su trabajo y por un matrimonio que se resquebraja con Waymond (Ke Huy Quan, el inolvidable Tapón del Templo Maldito, en una interpretación que está despertando encendidos elogios). Mientras se prepara para un choque burocrático inevitable (comandado por Jamie Lee Curtis), una grieta en el multiverso le lanza a una aventura para contener la estabilidad del cosmos que le llevará a insospechados lugares.

Evelyn, en sus saltos por el multiverso, irá ganando asombrosas habilidades que le otorgarán sus distintas encarnaciones, al igual que se las darán a quienes le rodean, principalmente su marido y su hija. Y todo ello narrado con una vibrante puesta en escena y un uso de la edición absolutamente innovador y que deja al espectador pegado al asiento (sin duda, uno de los Oscar más merecidos de los que va a ganar casi con seguridad).

La sensación de que absolutamente todo es posible con la película no tarda en llegar (de hecho, se cumple, y en el recuerdo quedan los momentos más pero qué demonios acabo de ver: los dedos salchicha, las piedras filosofantes, los ojos locos), y es lo que sostiene a una aventura que no por delirante y sarcástica tiene menos profundidad. Los espectadores de ciencia ficción más clásicos no dejarán de pensar en el Phillip K. Dick más desatado, en lo que podría ser una adaptación de ‘Ubik’ en clave cotidiana.

Quizás lo único que juegue en contra de este magnífico disparate es su condición de propuesta única e inimitable. Michelle Yeoh y Jamie Lee Curtis tienen joyas de sobra en su carrera, y esta posiblemente está lejos de ser la última, pero conocemos cómo funcionan estas explosiones de creatividad e ingenio: ¿serán capaces los Daniels de estar a la altura en su próxima película (de hecho, su anterior ‘Swiss Army Man’ es muy inferior a esta)? ¿O estamos ante una lujosa flor de un día? De momento disfrutemos del merecidísimo reconocimiento que se está granjeando.

Publicidad