Inicio Noticiero Digital LG y Samsung se han declarado la guerra. Los usuarios ganamos: en...

LG y Samsung se han declarado la guerra. Los usuarios ganamos: en 2023 los televisores OLED serán excepcionales

Este año los dos fabricantes de televisores surcoreanos van a pisar el acelerador a fondo. De eso no cabe la menor duda. En el CES hemos podido ver en acción buena parte de las innovaciones que colocarán en las tiendas dentro de unos meses, pero hay una tecnología que se va a ver reforzada con contundencia: la OLED. Y no es en absoluto una casualidad.

La entrada de Samsung en el mercado de la fabricación de paneles orgánicos de gran formato ha puesto fin al monopolio efectivo que tenía LG, pero es evidente que esta última marca no ha tirado la toalla. Hacía muchos años que no introducía novedades tan ambiciosas en sus matrices W-OLED, y lo ha hecho, de esto no cabe la menor duda, como respuesta a la presión que está ejerciendo Samsung.

Estas son las mejoras que incorporan los paneles QD-OLED y W-OLED este año

Antes de seguir adelante merece la pena que hagamos un inciso importante: Samsung y LG son las protagonistas de este artículo debido a que son los dos productores de paneles orgánicos de gran formato que se reparten el mercado, pero los demás fabricantes de televisores también preparan propuestas muy atractivas. Al fin y al cabo van a incorporar en algunas de sus pantallas para 2023 las nuevas matrices OLED que han desarrollado LG Display y Samsung Display.

En cualquier caso, lo que nos importa a los usuarios, más allá de la guerra comercial entre marcas, es identificar qué mejoras van a entregarnos estas nuevas tecnologías. Y una de las más contundentes es su capacidad de entrega de brillo.

Los nuevos paneles META de LG dotados de la tecnología MLA nos prometen hasta un 70% más de luz

Los nuevos paneles META de LG dotados de la tecnología MLA (Micro-Lens Array) nos prometen hasta un 70% más de luz y ampliar un 30% los ángulos de visión. Además, pueden entregar picos de brillo de 2.100 nits (aunque, eso sí, en una porción ínfima del panel) y son más eficientes con el propósito de respetar la normativa europea que entrará en vigor el próximo 1 de marzo.

Si nos ceñimos a la entrega de brillo, Samsung también ha puesto toda la carne en el asador. Parecía poco probable que esta marca renovase de una forma profunda sus matrices orgánicas tan solo un año después de introducirlas en el mercado, pero lo ha hecho. Y es que los paneles QD-OLED con los que podremos hacernos este año serán capaces de rozar, según esta marca, los 2.000 nits. Y, además, nos prometen alcanzar esta cifra sin degradar el color. De hecho, esta es la otra gran ventaja de las nuevas tecnologías de Samsung y LG: su capacidad de reproducir un volumen de color más amplio.

Los nuevos paneles W-OLED de LG van a rozar el 100% de cobertura del espacio de color DCI-P3. Vincent Teoh, que es un reputado experto en calibración de pantallas, ha ajustado y medido el televisor MZ2000 (tiene una de las nuevas matrices de LG), que es el modelo insignia de Panasonic para 2023, y ha confirmado tanto su capacidad de entrega de brillo (1.500 nits en una ventana del 10% del panel), como su colorimetría. Y, sobre el papel, la reproducción del color de los paneles QD-OLED de segunda generación de Samsung será incluso mejor que la de los META de LG. Lo comprobaremos cuando ambas soluciones lleguen a las tiendas.

Además de incrementar su capacidad de entrega de brillo y de optimizar la forma en que reproducen el color, los fabricantes de televisores van a refinar los algoritmos de procesado de la imagen para, entre otras cosas, reducir el ruido de alta frecuencia e incrementar el nivel de detalle en las regiones en sombra y altas luces. Pero lo más sorprendente es que van a hacer todo esto consumiendo menos.

Los nuevos televisores OLED serán menos sensibles a la retención de imágenes estáticas en el panel

Y es que parece que los televisores OLED que colocarán en las tiendas tanto Samsung como LG en 2023 cumplirán sin problema la normativa europea que entra en vigor el 1 de marzo sin sacrificar ni siquiera mínimamente sus prestaciones. Y, de propina, serán menos sensibles a la retención de imágenes estáticas, por lo que este punto débil de los paneles orgánicos cada vez es menos relevante.

En el CES hemos tenido la oportunidad de ver algunos de los televisores OLED que Samsung y LG van a lanzar dentro de unas semanas. Y sí, objetivamente pintan muy bien. Confiemos en que estén a la altura tanto estos como los que están preparando marcas como Sony, Panasonic o Philips.

Pase lo que pase, de una cosa no cabe duda: la competencia encarnizada que sostienen los dos fabricantes surcoreanos de paneles orgánicos les ha obligado a ponerse las pilas, y esto va a provocar que la tecnología OLED dé un paso hacia delante muy importante este año. Definitivamente ganamos los consumidores.

Publicidad