Inicio Noticiero Digital Llegan los primeros radares capaces de detectar el uso del móvil al...

Llegan los primeros radares capaces de detectar el uso del móvil al volante: precisos hasta a 300 km/h o de noche

Nueva Gales del Sur inaugura un sistema pionero en el mundo para detectar el uso indebido del móvil al volante. Transport for NSW, el organismo responsable de las carreteras australianas de la región, ha puesto en funcionamiento desde el pasado 29 de noviembre un sistema de radares basados en inteligencia artificial para detectar a aquellos usuarios que utilizan el móvil mientras conducen. Y es que en el futuro, los radares de las carreteras no solo detectarán el exceso de velocidad, también acciones temerarias durante la conducción.

Alrededor de 45 cámaras de detección equipadas con un flash infrarrojo han sido colocadas en el estado australiano. El sistema ya funciona, aunque por el momento solo enviará cartas de advertencia. Pasados tres meses será cuando el organismo de carreteras empezará a emitir las multas correspondientes por el uso indebido del móvil, unas que irán desde los 344 dólares hasta los 457 dólares, junto a cinco puntos en el carnet.

El sistema elimina las imágenes rechazadas después de una hora

Camara Movil

Una de las fortalezas de este sistema de detección es su buena precisión pese a las dificultades ambientales. Las cámaras logran capturar la fila delantera del coche en situaciones tan distintas como de noche o con lluvia, también gracias al uso combinado de cámara y radar, el sistema puede operar incluso cuando el vehículo se mueve a 300 kilómetros por hora.

Otro aspecto que ha generado ciertos recelos es a nivel de privacidad. Según explica Transport for NSW, es el algoritmo de inteligencia artificial el que revisa todas las imágenes captadas y detecta las que podrían llevar a una infracción por el uso del móvil. Aquellas imágenes que no cumplen estos requisitos son descartadas y eliminadas permanentemente después de una hora, «sin ser vistas» por ningún responsable.

Las que el algoritmo sí detecta como posible infracción son enviadas a un personal autorizado, que en función de las imágenes determina si el conductor habría utilizado de forma irregular el móvil durante la conducción.

La ubicación de estas 45 cámaras y radares no ha sido desvelada, aunque sí apuntan que son tanto fijos como móviles y su coste de producción no es más elevado que los radares convencionales, por lo que pueden ser colocados en cualquier parte y momento.

Desde el pasado mes agosto, la DGT dispone de drones para supervisar posible distracciones al volante y gestos que puedan ser sancionables. Estos actúan a 5 kilómetros y permiten captar si un conductor lleva el cinturón o si habla por el móvil, aunque a diferencia del sistema australiano no disponen de un algoritmo para automatizar esta detección.

El sistema de detección se enmarca dentro de la iniciativa ‘Road Safety Plan 2021’ en la que el Gobierno australiano quiere luchar contra el uso del móvil. La prueba piloto se realizó entre enero y junio de 2019, captando más de 100.000 usuarios que habían utilizado el móvil de manera ilegal. «Las cámaras produjeron imágenes claras en todas las condiciones climáticas y de luz, y excedieron las expectativas relacionadas con el manejo, almacenamiento y seguridad de los datos», explica el organismo.

Más información | Transport for NSW

Temas