Inicio Noticiero Digital ‘Loki’ culmina manteniendo el subidón de la segunda mitad de la temporada...

‘Loki’ culmina manteniendo el subidón de la segunda mitad de la temporada y abriendo puertas para el futuro de Marvel

  • NOTA: Esta crítica contiene spoilers de la primera temporada de ‘Loki’

En solo seis episodios, han pasado un montón de cosas en ‘Loki’. Al menos en lo que respecta al tono y el ritmo de la serie. Algunos de esos virajes han sido sorprendentes, otros (como el episodio final, con un desenlace que puntuaba alto en las apuestas de los fans) más o menos predecibles pero satisfactorios, y unos pocos que han dado pie a un bache de interés en su núcleo central. Bache que, por suerte, se ha visto superado con un tramo final estupendo y que, desde luego y en términos generales, no se veía venir con un arranque que, como contamos en su día, sugería un desarrollo como una especie de buddy movie transtemporal.

De hecho, esa es la gran pérdida de ‘Loki’: la química espectacular entre Owen Wilson y Tom Hiddleston parecía proponer una estupenda serie episódica con dos colegas-que-no-se-soportan solucionando entuertos a lo largo y ancho de la línea temporal. En su lugar, llegó Sophia Di Martino y hemos visto cómo se ponía en pie una efectiva comedia romántica con trastornos interdimensionales. Y funcionaba porque Di Martino y Hiddleston también se entienden bien, pero nada como las promesas no cumplidas de los dos primeros episodios.

Al final, se echan en falta algunos episodios más en ‘Loki’ (paladead esto, no creo que vuelva a escribir semejante cosa en lo que queda de siglo XXI) que asienten mejor la relación entre Loki y Loki, y que hagan que la carga emocional que llevan a cuestas tenga más sentido sin necesidad de líneas de guión hiperexpositivas. O explotar mejor escenarios fascinantes y a los que no se dedica mucho tiempo como las oficinas y los procesos de la AVT. O haber cultivado más la mentira de los Guardianes del Tiempo, para que la revelación sobre ellos hubiera sido más impactante.

Con todo, y en tan poco tiempo, hay elementos que ‘Loki’ desarrolla de forma muy interesante, y quizás el principal sea perfilar la personalidad de el y los Loki/s. Es en el delirante penúltimo episodio (en el que pasan demasiadas cosas también, pero en fin) en el que queda clara la característica primordial del personaje: es incapaz de no decepcionar, por mucho que lo intente. Incapaz de no ocultarse tras máscaras, capas y personalidades para engañar, quiera él o no. Es de hecho la redención del anciano Loki (vaya personajazo) el que habla mucho sobre él en su acto final, y le otorga el definitivo manto de antihéroe.

Kang de todos los santos

Finalmente, para lo que sí que ha servido ‘Loki’ es para poner en marcha ese secreto a voces para la Fase 4 del MCU que es el multiverso como gimmick argumental. Por supuesto las innumerables filtraciones (ninguna definitiva ni corroborada, eso sí) del argumento de la nueva ‘Spider-Man’ o que la próxima entrega de ‘Dr. Strange’ lleve el multiverso en el título, ayudaron a plantar los mimbres de la sospecha. Esto no quiere decir que el gran villano de las próximas fases del MCU esté vinculado a los multiversos, pero es que… el villano de ‘Loki’ es Kang.

No se le menciona por su nombre, pero su origen y la conclusión del último episodio, con la generación del multiverso (interesante que hasta ahora solo hubiera una Tierra 0, por usar una terminología vetusta e inapropiada), sin duda apuntan a un caos en ciernes que se puede explotar a fondo, o bien funcionar como mera cuestión cosmética. De hecho, ‘Loki’ no lo ha exprimido de forma exagerada, y la presencia de Los Lokis, con ese magnífico Caimán Loki en cabeza, es casi un detalle excéntrico para lo que podría haber sido la serie.

Dejamos de lado a la que habría sido la mejor opción de villano, Bill Cipher de ‘Gravity Falls’ haciendo un team-up con Miss Minutes, pero desde luego la conclusión es más satisfactoria y prometedora que la de ‘Wandavision‘ (buena villana, pobre ejecución) o ‘Falcon y el Soldado de Invierno‘ (todo mal) y, sobre todo, nos presenta a una némesis que puede plantar cara al Universo Marvel al completo, en un conflicto comparable al de las Gemas del Infinito. De momento, veremos a Jonathan Majors aparecer en la próxima ‘Ant-Man’. Y la segunda temporada de ‘Loki’ se ha anunciado a modo de easter egg en los créditos del último episodio.

Las dudas ya empiezan a brotar. ¿Veremos, por ejemplo, a todos los Spider-Man, todos los Iron Man, todos los Hulk que en el MCU han sido combatir, por obra y gracia de la narrativa multiversal, contra Kang? ¿O la cosa se quedará en un puñado de guiños para fans? Esperamos que no, y el último episodio, de hecho, corrobora que Marvel es muy consciente de las posibilidades argumentales y dramáticas que se abren ante ella. Solo falta empezar a apostar cuándo se producirá el próximo avistamiento de Kang el Conquistador.

Publicidad