Inicio Noticiero Digital Los despidos masivos de Google revelan una realidad: los directivos les salen...

Los despidos masivos de Google revelan una realidad: los directivos les salen “gratis” a las grandes empresas

Hace algunas semanas Google anunciaba una ronda de despidos que afectaría a casi mil empleados en una estrategia parareducir el volumen de su plantilla y reorganizar la compañía para dar un mayor empuje al desarrollo de su inteligencia artificial.

El pasado viernes, The Verge tenía acceso a los audios de una intervención del CEO de Alphabet en los que respondía a las preguntas de algunos empleados con respecto a la política de despidos de la compañía. Los audios se registraron en el marco de una reunión general periódica entre directivos de Google y sus empleados. Una de las preguntas a las que Sundar Pichai tuvo que dar respuesta es esta:

“Parece haber una creciente brecha entre el liderazgo y los empleados. ¿Cuál es la perspectiva/conciencia del liderazgo sobre esto? ¿Cree que hay algún problema? ¿Se está haciendo algo para hacernos regresar a una relación de confianza mutua?

“Entendemos que los ejecutivos están entusiasmados con el futuro de Google. ¿Por qué deberíamos estar emocionados, cuando podríamos ser despedidos y no estar presentes para compartir ese futuro? Si perdemos nuestros empleos prestaciones, no es un consuelo que Google esté teniendo éxito gracias a nuestro arduo trabajo y que nosotros no seamos recompensados ​​por ello, pero usted sí”.

Directivos: castigo moral de despedir sin consecuencias económicas

Tanto durante la reunión con la plantilla como en los anuncios de las anteriores rondas de despidos, los directivos de Google defendieron la postura de la compañía con respecto a la necesidad de reducir puestos para conseguir una empresa más ágil para tomar decisiones más innovadoras.

La respuesta de Sundar Pichai en este caso se mantuvo en el mismo relato que el de Google: “Estamos hablando de simplificar áreas donde tenemos capas innecesarias y eliminar burocracia para asegurarnos de que la empresa funcione mejor”, dijo durante la reunión. “Y sólo quiero aclarar que, gracias a estos cambios, los empleados lo notan sobre el terreno y, a veces, responden y dicen: ‘Gracias por simplificar’. En ocasiones tenemos una estructura complicada y duplicada”.

El CEO de Alphabet fue más contenido a la hora de responder si algún ejecutivo había sido despedido o su retribución anual se había visto afectada en algún sentido por esa restructuración de la empresa o solo recae sobre los empleados. Pichai respondió con un escueto: “una mayor proporción de directores y vicepresidentes se han visto afectados. Parte del liderazgo también consiste en tomar las decisiones difíciles que la empresa necesita”. Es decir, que su castigo ya sería el simple hecho de tener que despedir a los empleados.

Los altos ejecutivos salen “gratis” a las empresas

La pregunta del empleado de Google puede que no obtuviera la respuesta que esperaba de Sundar Pichai, pero Chris Williams, ex vicepresidente de Recursos Humanos de Microsoft y ahora asesor ejecutivo sí la responde con claridad meridiana: las retribuciones del CEO le salen “gratis” a la compañía.

Según Chris Williams, tanto Google como Microsoft son bastante similares en materia laboral. Ambas plantillas están formadas por unas 200.000 personas, durante el pasado año despidieron a unos 10.000 empleados y sus directores ejecutivos cobran salarios similares, siendo de los pocos CEO con un salario combinado con una parte fija de unos dos millones de dólares al año y una parte de incentivos formada por paquetes de acciones.

Cuando esas empresas recortaron los 10.000 empleos el año pasado ahorraron en torno a los 1.000 millones de dólares en costes laborales. En cambio, recortar el 100% del salario del CEO solo ahorraría el 0,2% de ese coste. Es decir, que incluso eliminando el salario de la cúpula de la empresa, la reducción apenas sería apreciable.

El truco está en que, aunque tanto Sundar Pichai como Satya Nadella cobran una parte fija anual, la mayor parte de su salario se convierte en acciones de la propia empresa que, al consolidarse, pueden convertirse en centenares de millones de dólares, que realmente le salen gratis a la empresa a nivel contable.

Si el CEO de la compañía no hace bien su trabajo y las acciones de la compañía se desploman, gran parte de su salario lo hará con ellas. En cambio, si las hace subir como la espuma, la empresa no le pagará ni un céntimo extra de su bolsillo por su esfuerzo, que se verá recompensado con cientos de millones de dólares que pagará quien le compre sus participaciones.

Como ya se vio en el caso de Elon Musk y Tesla, los consejos ejecutivos de las compañías ven con buenos ojos compensar a los altos directivos con este sistema para incentivar a sus ejecutivos a conseguir mejores resultados sin que la prima tenga un impacto contable en el balance financiero de la compañía.

Por eso, cuando se les pregunta sobre su salario, lo más habitual es que respondan que eso no tendría un impacto apreciable en las finanzas de la compañía…y aunque puedan recibir millones de dólares al cierre del año, será verdad. Otra cuestión es si, por solidaridad y compromiso, los responsables deberían compartir el sufrimiento de sus plantillas, aunque sea meramente cosmético. Tal y como hizo Tim Cook en enero de 2023.

En Xataka | Cómo gana dinero Elon Musk: un patrimonio basado en acciones y dos ventas que cambiaron su historia

Imagen | Wikimedia Commons (Tdorante10), Flickr