Inicio Noticiero Digital Los fabricantes de semiconductores están haciendo su agosto gracias a la crisis:...

Los fabricantes de semiconductores están haciendo su agosto gracias a la crisis: Samsung acaba de obtener sus mayores beneficios en tres años

Corren buenos tiempos para los fabricantes de semiconductores. Sabemos que su capacidad de producción está tensionada por una demanda a la que, según los propios ejecutivos de estas compañías, no van a ser capaces de dar respuesta a corto plazo. Sin embargo, no cabe duda de que esta forma de fricción les beneficia. Y lo hace porque garantiza que todos los circuitos integrados que son capaces de fabricar serán asimilados inmediatamente por el mercado.

De hecho, los principales productores de chips, entre los que se encuentran TSMC, Samsung, Intel y GlobalFoundries, trabajan bajo pedido, por lo que todos los semiconductores que fabrican ya tienen dueño cuando salen de la cadena de producción. Para algunas personas puede resultar chocante ver a Intel en esta lista de empresas que fabrican chips para terceros, pero Pat Gelsinger ha confirmado que la compañía que lidera va a reforzar esta área de su negocio gracias a las inversiones que está realizando para poner a punto nuevas fábricas.

Para cualquier empresa sería un sueño tener la certeza de que todo lo que produce lo tiene vendido de antemano. Incluso debe de ser reconfortante tener la certeza de que la creciente demanda de tu mercado, a la que actualmente no puedes dar una respuesta, te garantiza que en el futuro podrás crecer con la seguridad de que las inversiones que tendrás que asumir tendrán garantizado un retorno económico. En estas condiciones el estrés que está generando la crisis de los semiconductores a los fabricantes de chips parece mucho más llevadero. Bendito problema.

Samsung acaba de cerrar su mejor trimestre en tres años

El escenario en el que nos encontramos ha desencadenado un incremento inevitable del precio de los semiconductores. Es lo que sucede cuando la demanda es muy superior a la oferta. Y este encarecimiento, como es lógico, está provocando que los fabricantes de chips aumenten sus márgenes de beneficio. Samsung acaba de dar a conocer cómo le ha ido a su filial especializada en la producción de circuitos integrados durante el tercer trimestre de este año, y lo ha cerrado con los mayores beneficios de los últimos tres años.

Este buen resultado ha propiciado que esta compañía haya cerrado el trimestre con unos beneficios de 13 300 millones de dólares. Para encontrar un trimestre más exitoso en el histórico de Samsung tenemos que remontarnos al tercero de 2018. Curiosamente, los dos componentes que según la propia marca más han contribuido a este incremento de los beneficios han sido los chips de memoria, cuyo precio ha aumentado notablemente, y los paneles AMOLED para smartphones.

Samsung ha cerrado el tercer trimestre con unos beneficios de 13 300 millones de dólares

Como es lógico, Samsung monta en sus teléfonos móviles los paneles que ella misma produce, pero también se los vende a otros fabricantes de terminales. La venta de matrices AMOLED para móviles debe ser para esta compañía tan importante como lo es para Sony la comercialización de los sensores que utilizan buena parte de las cámaras incorporadas en los terminales de las gamas alta y prémium.

En cualquier caso, parece razonable asumir que Samsung no es el único fabricante de semiconductores al que le está yendo bien gracias a la enorme demanda de chips. Apostaría sin arriesgar lo más mínimo que las otras tres compañías que he mencionado en el segundo párrafo de este artículo también están atravesando una etapa muy positiva desde un punto de vista estrictamente económico.

Imagen de portada | TSMC

Vía | Reuters

Publicidad