Inicio Noticiero Digital Los incendios forestales en California y Oregón ya han emitido más CO2...

Los incendios forestales en California y Oregón ya han emitido más CO2 a la atmósfera que todas sus centrales eléctricas

California y Oregón están ardiendo. Y no, no se trata de una forma de hablar. Desde hace días, los medios se han llenado de fotografías que muestran un San Francisco de cielos naranjas que parece sacado directamente de una película de ciencia ficción. Y esta misma semana el Gobernador de California proclamaba a los cuatro vientos que «estaban en una maldita emergencia climática«. Es algo que hemos visto en Australia, Rusia o Brasil en los últimos años.

Y precisamente por eso corremos el riesgo de minusvalorar su gravedad. Los grandes incendios forestales corren el riesgo de convertirse en la ‘nueva normalidad’ del mundo contemporáneo y no deberían. Solo por ponerlo en perspectiva: a día de hoy, y siempre según los satélites de monitorización, los incendios de California y Oregón ya han producido más CO2 que el que emite en un año promedio todo el sector de producción de energía.

El infierno forestal, en cifras

En California, según los datos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo, hasta el 13 de septiembre se habían expulsado a la atmósfera alrededor de 83 millones de toneladas métricas de CO2. Eso supone más que las emisiones de todo el sector de la energía y casi la mitad del que emite, en un año típico, el sector de transporte en el estado.

Incendios forestales, niebla y partículas: la fórmula tras los cielos naranjas de San Francisco

En Oregón la situación es comparativamente peor porque, ya por encima los 25 millones de toneladas métricas de CO2, las emisiones superan también a las de todo el transporte por carretera en un año normal. Y, por supuesto, Es algo que podemos ver en los datos del ECMWF, pero que también se ve en los de la NASA.

En el fondo, como señalaban algunos expertos, es una historia que se repite en los últimos años: los incendios producen más CO2 del que somos capaces de eliminar con las políticas de transición a la energía limpia. Ahora, simplemente, estamos viendo el mismo fenómeno llevado un paso más allá.

Imagen | Marcus Kauffman

Temas