Inicio Noticiero Digital Los japoneses tienen un sospechoso para explicar sus problemas de productividad: los...

Los japoneses tienen un sospechoso para explicar sus problemas de productividad: los malos hábitos de sueño

Con una población muy envejecida y una falta de mano de obra casi endémica, la disminución de la productividad se ha convertido en todo un tema de estado en Japón. Y no es para menos. Algunas de las estimaciones más optimistas dicen que en 15 años faltarán 11 millones de trabajadores y, si los que quedan empiezan a ser menos productivos, las «tres décadas perdidas» se van a convertir en un siglo entero.

Por suerte, estos investigadores tienen una teoría sobre el asunto y, sobre todo, un culpable: la falta de sueño.

¿La falta de sueño? No vamos a descubrir ahora que (tradicionalmente) los patrones de sueño en Japón distan mucho de ser óptimos. Los vídeos de japoneses durmiendo en el metro (de las formas más delirantes) se han convertido en un género en sí mismo. Sin embargo, pasar de la «anécdota curiosa» a la «categoría con implicaciones para la economía de todo el país» es un salto importante.

Y no es exactamente una sorpresa. En los últimos años, muchas empresas niponas se «están centrando en iniciativas de gestión de la salud y la productividad» con la ide de mantener la salud de los empleados y, por supuesto, mejorar su desempeño. El problema es que eran intuiciones, no teníamos datos sólidos que relacionasen los hábitos de vida con la productividad.

El estudio. Un equipo de la Universidad de Tsukuba decidió comprobar qué había detrás de la caída de la productividad. En este sentido, analizaron el desempeño de 12.526 empleados (de entre 21 y 69 años) y lo analizaron con hasta 11 hábitos de estilo de vida. Eran cosas como fumar, hacer ejercicio, consumir alcohol o dormir adecuadamente.

Los resultados, como os podéis imaginar, van por esta línea. Según las conclusiones de los investigadores, la falta de sueño era el «hábito de estilo de vida» más fuertemente relacionado con el bajo desempeño laboral en ambos sexos. No era el único (caminar lentamente, fumar y saltarse el desayuno, en los hombres; o comer rápido, en las mujeres, también estaban relacionados con la productividad).

¿Y esto tiene algún impacto? Es decir, ¿se puede poner a una sociedad de 125 millones de personas a dormir bien? El estudio plantea vías para hacerlo. Cosas como la educación sanitaria o las intervenciones en el lugar de trabajo centradas en mejorar el sueño, la alimentación, los hábitos de ejercicio y el horario de la cena podrían tener un gran impacto en mejorar la productividad (y la salud) de los trabajadores.

Pero los cambios culturales son complejos y Japón no ha demostrado ser muy bueno con ellos.

¿Qué podemos hacer para dormir mejor?  Hay que recordar que, al margen de lo que podríamos denominar trastornos del sueño, dormir es pura rutina: los estudios nos dicen que un estilo de vida constante y organizado puede ayudarnos a dormir mejor. Cosas como no hacer deporte antes de dormir, no consumir estimulantes, usar nuestra fisiología a nuestro favor y controlar el ambiente en el que dormimos son estrategias «sencillas»  que nos pueden ayudar a vivir mejor.

En Xataka | Japón fue durante décadas el líder mundial en tecnología de consumo. Esta es la historia de su caída

Imagen | Francesco Ungaro