Inicio Noticiero Digital Los televisores OLED de LG para 2020, explicados: cómo son, en qué...

Los televisores OLED de LG para 2020, explicados: cómo son, en qué se diferencian, cuándo llegarán y cuánto cuestan

LG ha confirmado hoy mismo que su modelo OLED insignia para este año llegará a las tiendas españolas en un mes, durante la primera quincena de junio. Además, la compañía surcoreana también ha desvelado el precio y la fecha de lanzamiento de los televisores con panel orgánico que todavía no están disponibles, por lo que este es un momento perfecto para repasar qué nos proponen los televisores OLED que esta marca colocará en las tiendas en 2020.

Aunque aún van a estar disponibles algunos de los televisores del año pasado, la gama OLED para este año contiene cinco familias diferentes: la ZX, a la que pertenece el único modelo OLED con panel 8K; la WX, la GX, la CX y la BX. Un apunte curioso: hemos consultado a LG cuál es la forma correcta de pronunciar el nombre de sus nuevos televisores OLED, y sus responsables nos han confirmado lo que sospechábamos; la ‘X’ que aparece en la denominación de las nuevas series debe pronunciarse como si se tratase del número 10, y no como una consonante.

Televisores OLED de LG para 2020: especificaciones técnicas

Aunque hay diferencias de cierta relevancia entre los nuevos televisores OLED, todos ellos comparten algunas características que reflejan su vocación de producto de gama alta. Los más ambiciosos de todos son, como podemos intuir, los dos modelos de la serie ZX, que están disponibles en 77 y 88 pulgadas. Estos dos televisores incorporan un panel OLED de última generación con resolución 8K, un procesador Alpha 9 de 3ª generación más potente que el de las demás familias (algo necesario para que sea capaz de manejar el torrente de información que requiere el procesado de imágenes en 8K), webOS 5.0 y un sonido que, sobre el papel, está más cuidado que el de las otras series.

Los dos modelos de la serie insignia de LG para este año, la ZX, incorporan un panel OLED de última generación con resolución 8K, un procesador Alpha 9 de 3ª generación, conectividad HDMI 2.1 y webOS 5.0

Las otras cuatro familias de televisores, la WX, la GX, la CX y la BX, apuestan por unos más asequibles paneles OLED con resolución 4K UHD. Las tres primeras comparten, además, el mismo procesador de imagen, un chip Alpha 9 de 3ª generación con inteligencia artificial, mientras que los modelos más asequibles, los de la serie BX, se conforman con un procesador Alpha 7 de 3ª generación como el que incorporan algunos modelos NanoCell con panel LCD.

Hasta ahora hemos indagado en las diferencias existentes entre los nuevos televisores de LG, pero es importante que sepamos que también comparten muchas de sus características. Todos ellos tienen conectividad HDMI 2.1 completa, lo que significa que implementan funciones tan atractivas para los jugadores como son VRR (frecuencia de actualización variable), ALLM (modo automático de baja latencia) o eARC, entre otras tecnologías. En lo que se refiere al HDR todos son compatibles con Dolby Vision, HDR10 y HLG, pero no con HDR10+. En este terreno no cambia nada si los comparemos con las propuestas de LG de los últimos años.

Todos ellos también comparten la compatibilidad con NVIDIA G-SYNC, una prestación que unida a la interfaz HDMI 2.1 y al mínimo tiempo de respuesta de los paneles OLED (se mueven en la órbita de 1 ms) posiciona a estos televisores como unas opciones muy atractivas para jugar. Y, por último, también han apostado por el nuevo modo Filmmaker, en el que indagaremos en la siguiente sección del artículo. Un apunte antes de seguir adelante: al igual que en años anteriores, en nuestra opinión la serie más equilibrada de todas es la CX debido a que, sobre el papel, nos ofrece la misma calidad de imagen de las familias superiores, pero con un precio sensiblemente más bajo. Eso sí, su diseño es diferente (no tiene necesariamente que gustarnos menos) y su sonido es menos ambicioso que el de las familias GX y WX.

LG OLEDOLED ZXOLED WXOLED GXOLED CXOLED BX
PANELOLED 8K de 10 bits con relación de aspecto 16:9OLED 4K UHD de 10 bits con relación de aspecto 16:9OLED 4K UHD de 10 bits con relación de aspecto 16:9OLED 4K UHD de 10 bits con relación de aspecto 16:9OLED 4K UHD de 10 bits con relación de aspecto 16:9
RESOLUCIÓN7.680 x 4.320 puntos3.840 x 2.160 puntos3.840 x 2.160 puntos3.840 x 2.160 puntos3.840 x 2.160 puntos
TAMAÑOS DISPONIBLES77 y 88 pulgadas65 pulgadas55, 65 y 77 pulgadas48, 55, 65 y 77 pulgadas55 y 65 pulgadas
HDRDolby Vision, HDR10 y HLGDolby Vision, HDR10 y HLGDolby Vision, HDR10 y HLGDolby Vision, HDR10 y HLGDolby Vision, HDR10 y HLG
PROCESADOR DE IMAGENAlpha 9 8K de 3ª generación con IAAlpha 9 de 3ª generación con IAAlpha 9 de 3ª generación con IAAlpha 9 de 3ª generación con IAAlpha 7 de 3ª generación con IA
HDMI 2.1
COMPATIBILIDAD NVIDIA G-SYNC
MODO FILMMAKER
SISTEMA OPERATIVOwebOS 5.0webOS 5.0webOS 5.0webOS 5.0webOS 5.0
SONIDO4.2 canales / Hasta 80 vatios4.2 canales / 60 vatios4.2 canales / 60 vatios2.2 canales / 40 vatios2.2 canales / 40 vatios
DOLBY VISION IQ
LANZAMIENTOPrimera quincena de junioMediados de junioYa está disponibleYa está disponibleNo disponible
PRECIOA partir de 19.999 euros (77 pulgadas)4.999 euros (65 pulgadas)A partir de 2.499 euros (55 pulgadas)A partir de 1.599 euros (48 pulgadas)No disponible

Modo Filmmaker: qué es y qué nos promete

El propósito de esta tecnología es conseguir que nuestros televisores reproduzcan el contenido cinematográfico en general, y, por tanto, no solo las películas, sino también las series, preservando exactamente la visión original del director. Este objetivo requiere que la estética de las imágenes en nuestra casa sea la misma con la que el director trabajó durante la postproducción de su película en el monitor de masterización. Y no es algo fácil de conseguir porque las condiciones de luminosidad en las que reproducimos las películas en casa suelen ser muy diferentes y mucho más agresivas que las que recrean las salas de cine, en las que todo debería estar cuidado para que nuestra experiencia sea óptima (todos sabemos que desafortunadamente muchos cines comerciales no están a la altura).

HDMI 2.1: qué es y por qué será una de las innovaciones en televisores más importantes de los próximos años

Una característica muy importante de esta tecnología que sin duda agradará a muchos cinéfilos consiste en que cuando la activamos (puede habilitarse y desactivarse en cualquier momento pulsando un botón del mando a distancia del televisor) se desactiva automáticamente todo el postprocesado de vídeo que llevan a cabo las teles. Incluido el algoritmo de suavizado del movimiento. Pero esto no es ni mucho menos suficiente. El televisor, además, debe ser capaz de identificar la luminosidad ambiental de la habitación en la que lo estamos utilizando para introducir los ajustes en los parámetros de vídeo necesarios para que las imágenes respeten fielmente la visión del director.

No solo es imprescindible preservar la relación de aspecto original y la cadencia de imágenes por segundo, sino también el color, el contraste, la nitidez, y, por supuesto, minimizar el ruido. En definitiva, se trata de que la estética de las imágenes en nuestra casa sea la misma con la que el director trabajó durante la postproducción de su película. Un efecto colateral de los ajustes introducidos por esta tecnología en los parámetros de imagen es que el televisor debería ser capaz de recuperar más detalle tanto en las zonas en sombra como en altas luces, por lo que es probable que el HDR luzca mejor cuando activamos este modo que si lo mantenemos desactivado. Es algo que podremos comprobar fácilmente cuando el primer televisor con Filmmaker Mode caiga en nuestras manos.

UHD Alliance ha confirmado que la puesta a punto de esta tecnología ha requerido que los fabricantes de televisores trabajen codo con codo y por primera vez con los creadores de contenido y los directores de cine, por lo que los aficionados al séptimo arte podemos albergar unas expectativas razonablemente optimistas acerca del impacto que esta innovación puede tener en nuestra experiencia. Y a quien, por la razón que sea, esto no le convenza solo tendrá que pulsar un botón de su mando a distancia para desactivar Filmmaker Mode. Afortunadamente esta tecnología no nos obligará a bucear en los parámetros de ajuste avanzados del televisor. De hecho, muchas teles lo activarán automáticamente al recibir los metadatos dinámicos asociados al contenido que estemos reproduciendo.

Tienen bazas potentes a su favor, pero también plantean algunas dudas

Las cualidades de estos nuevos televisores de LG, más allá de la calidad de imagen que se le presupone a un dispositivo OLED de última hornada, son su implementación completa de la norma HDMI 2.1, su compatibilidad con Dolby Vision y Atmos (es una lástima que LG siga sin apostar también por HDR10+ para ofrecernos una compatibilidad con los contenidos HDR aún más amplia), el nuevo modo Filmmaker y la compatibilidad con las tecnologías de sincronización adaptativa G-SYNC de NVIDIA y FreeSync de AMD. Pero no todo son buenas noticias.

Y es que LG confirmó hace unos días que solo dos de los cuatro puertos HDMI 2.1 de los modelos con panel 8K respetarán el ancho de banda de 48 Gbps que describe esta norma. Los otros dos puertos HDMI 2.1 de estos televisores, y los cuatro puertos HDMI 2.1 de los modelos con panel 4K UHD nos ofrecerán un ancho de banda de 40 Gbps. En la práctica no tiene demasiada importancia porque los 48 Gbps son necesarios para transportar contenido 4K UHD con una profundidad de color de 12 bits, 120 Hz y submuestreo de color 4:4:4. Y los contenidos con tanta calidad brillan por su ausencia. Aun así, de alguna manera es un paso atrás si los comparamos con los modelos del año pasado en este terreno. Y concluimos con otro pequeño disgusto que a algunos usuarios también les vendrá bien tener en cuenta: LG ha eliminado el códec DTS en todos sus televisores de 2020.

Más información | LG