Inicio Noticiero Digital Microsoft acusa a Sony de pagar a los estudios para que los...

Microsoft acusa a Sony de pagar a los estudios para que los juegos no salgan en Game Pass

La compra de Activision-Blizzard por parte de Microsoft no está exenta de debate. La transacción está siendo analiza por los diferentes organismos de competencia, siendo uno de ellos el CADE brasileño. De las declaraciones vertidas en este organismo por las empresas involucradas se han podido extraer cosas interesantes, siendo la más reciente el cruce de acusaciones de Sony y Microsoft.

Hace algunos días, Sony se mostró contraria al acuerdo de compra, esgrimiendo que ‘Call of Duty’ es una franquicia muy importante y que influye en los usuarios a la hora de elegir una consola, una postura enfocada a poner sobre la mesa lo negativo que tendría hacer de ‘Call of Duty’ una franquicia exclusiva. Y Microsoft ha respondido con dureza.

Desde Xataka hemos contactado con Sony y Microsoft para verificar la información y conocer su postura y actualizaremos en cuanto recibamos respuesta.

Las acusaciones de Microsoft a Sony

En el documento publicado por el CADE brasileño, Microsoft expone que «no es de extrañar que Sony fuera el único tercero que transmitiera una opinión pública materialmente diferente a la de MS/ABK (Microsoft / Activision Blizzard King) y a la de los terceros respecto al análisis competitivo de la transacción». Dicho de otra forma, que Sony es la única que se ha mostrado contraria a la transacción.

¿Por qué? Porque, para Sony, ‘Call of Duty’ es una fuente importante de ingresos y una franquicia difícil de reemplazar. De hecho, desde Sony creen que ‘Call of Duty’ es un aliciente a la hora de comprar una consola. En pocas palabras, lo que Sony intenta evidenciar es que hacer de ‘Call of Duty’ una franquicia exclusiva y disponible en Game Pass supondría un golpe para PlayStation.

Call of Duty

Y aquí es cuando Microsoft ataca, afirmando que Sony ha usado acuerdos de exclusividad para reforzar su presencia en la industria. Nada nuevo, ya que tanto Microsoft como Sony comprar y tienen estudios y juegos exclusivos. Sin embargo, lo jugoso es que Microsoft acusa a Sony de haber llegado a acuerdos con terceros para asegurar la exclusividad de los juegos.

Según Microsoft, la postura de Sony es incoherente, ya que es fruto de «el temor ante un modelo de negocio innovador que ofrece contenidos de alta calidad a bajo coste para los jugadores, amenazando un liderazgo que se forjó a partir de una estrategia centrada en los dispositivos y centrada en la exclusividad a lo largo de años». Es más, según Microsoft:

«La capacidad de Microsoft para seguir expandiendo Game Pass ha sido obstruida por el deseo de Sony de inhibir dicho crecimiento. Sony paga por «derechos de bloqueo» para evitar que los desarrolladores añadan contenidos a Game Pass y otros servicios de suscripción de la competencia».

Microsoft dice que hacer los juegos exclusivos no sería rentable

Diablo IV

Más allá de este cruce de declaraciones, Microsoft ha querido dejar claro que no sería rentable hacer exclusivos los juegos de Activision Blizzard. Según Microsoft, «independientemente de lo poco sorprendentes que resultan las críticas de Sony a la exclusividad de contenidos -dado que toda la estrategia de PlayStation se ha centrado en la exclusividad a lo largo de los años-, la realidad es que la estrategia de retener los juegos de Activision Blizzard al no distribuirlos en las tiendas de consolas rivales simplemente no sería rentable para Microsoft».

Esta estrategia, asegura la compañía, «sólo sería rentable si los juegos de Activision Blizzard fueran capaces de atraer a un número suficientemente grande de jugadores al ecosistema de la consola Xbox, y si Microsoft pudiera obtener suficientes ingresos por la venta de juegos para compensar las pérdidas derivadas de no distribuir dichos juegos en las consolas rivales […]. Por si fuera poco, las estrategias de exclusividad siguen resultando en costes específicos del título».

«Sólo sería rentable si los juegos de Activision Blizzard fueran capaces de atraer a un número suficientemente grande de jugadores al ecosistema de la consola Xbox»

«Estos costes, sumados a la pérdida de ventas estimada en el párrafo 61 (la primera declaración de este apartado), significan que Microsoft no podría compensar las pérdidas con mayores ingresos en el ecosistema de Xbox como resultado de la aplicación de la exclusividad. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta (i) la estrategia «centrada en el jugador» -en contraposición a la «centrada en el dispositivo»- de la que Microsoft ha sido pionera con Game Pass, y (ii) el hecho de que PlayStation cuenta con los usuarios más fieles en sus distintas generaciones, con todos los indicios de que la lealtad a la marca acumulada en anteriores rondas de la «guerra de consolas» sugiere que PlayStation seguirá teniendo una fuerte posición en el mercado».

Para resumir, Microsoft concluye que «la hipotética adopción de cualquier estrategia de descatalogación de contenidos no sería rentable para Microsoft y, aunque se aplicara, dichas estrategias no tendrían ningún impacto competitivo, por las razones descritas anteriormente».

Vía | CADE

Publicidad