Inicio Noticiero Digital Musk cree que en Twitter hay demasiada publicidad. Su solución: pagar una...

Musk cree que en Twitter hay demasiada publicidad. Su solución: pagar una suscripción más cara para evitarla

Nuevo anuncio de calado. Y de nuevo fiel a su estilo: a golpe de tuit, desde su cuenta personal y con comentarios concisos en los que perfila la idea sin entrar en detalles. Elon Musk acaba de avanzar a través de su perfil de Twitter que la plataforma lanzará un modelo de suscripción que permitirá a los usuarios librarse del bombardeo de anuncios. Uno, claro está, con un “precio mayor”.

El mensaje de Musk, lanzado el sábado, confirma los planes de la compañía, pero no es del todo nuevo. A mediados de diciembre de 2022 el magnate ya deslizó —a través de la misma vía y también sin desgranar más detalles— que se planteaba ofrecer un nivel de suscripción libre de publicidad a lo largo de 2023. No llegó a concretar fechas, ni costes. En la misma línea el empresario deslizaba que los suscriptores del nivel Basic Blue verían reducida a la mitad su exposición a la publicidad.

En esta ocasión el anuncio llega precedido de una confesión del aún CEO de la compañía —cargo que aseguró que dejaría en cuanto encuentre un reemplazo—, quien ha reconocido que la publicidad tiene un peso considerable en la red: “Los anuncios son demasiado frecuentes y demasiado grandes en Twitter. En las próximas semanas tomaremos medidas para solucionar ambos problemas”.

El movimiento de Musk, aún por concretar en cuanto a precios y cronograma, entronca con dos claves que han marcado la deriva de la plataforma a lo largo de los últimos meses, desde que se hizo con sus riendas en otoño por 44.000 dólares. La primera es el impulso de las suscripciones de pago, con una apuesta firme por Twitter Blue. La segunda es la pérdida de anunciantes.

El también responsable de Tesla ha impulsado el modelo de pago, que entre otras ventajas da acceso a la verificación. En lo que se refiere a publicidad, sin embargo, la web de Twitter reconoce que su suscripción “actualmente no ofrece una experiencia sin anuncios”, si bien adelanta ya que la compañía trabaja en la opción que permita reducir su volumen. A finales del año pasado la plataforma iba un poco más allá y apuntaba que Twitter Blue haría posible reducir la exposición a la mitad.

La otra clave es el “pinchazo” en la publicidad. Poco después de la llegada de Musk empresas importantes, como General Motors, Mondelez o Audi, anunciaron su intención de pausar la inversión en publicidad en la red social a la espera de comprobar la deriva de su nueva etapa. Hace solo unos días The Information publicaba que los ingresos diarios de la compañía se han reducido un 40% con respecto a hace un año y que 500 anunciantes relevantes han dejado de invertir en sus anuncios.

El último anuncio de Musk llega poco después de que la compañía haya aplicado cambios en su política de su API (Application Programming Interfaces) que impiden emplearla con el propósito de «crear un sustituto, servicio o producto similar a las aplicaciones de Twitter». El movimiento ya se ha cobrado dos víctimas importantes, de momento: Tweetbot y Twitterrific, que ya se han despedido de sus usuarios. En el caso de la firma Tapbots con un mensaje, además, en el que aprovecha para promocionar su nueva herramienta, heredera de Tweetbot: Ivory, pensada para Mastodon.

También en Xataka: Twitter, que está hasta el cuello de deudas, pierde a sus principales anunciantes: su futuro es cada vez más incierto

Publicidad