Inicio Noticiero Digital Ni hombre, ni mujer: así es Q, la primera voz sin género...

Ni hombre, ni mujer: así es Q, la primera voz sin género definido para asistentes inteligentes

Asistentes de voz como Siri o Alexa tienen voz de mujer. Cuando preguntamos a los responsables de Amazon a qué se debía, la respuesta que nos dieron fue que inicialmente probaron con todo tipo de voces, tanto masculinas como femeninas y que finalmente se eligió aquella voz con la personalidad que transmitía más amabilidad, calidez e inteligencia.

Pero ahora conocemos un nuevo proyecto de asistente de voz sin género. Un asistente inteligente que pone sobre la mesa una tercera opción a la hora de elegir entre hombre y mujer.

Su nombre es simplemente ‘Q’ y ha sido desarrollado por investigadores de la Copenhagen Pride, la organización EqualAI y la agencia creativa de Vice, Virtue. Un proyecto que los propios creadores han denominado como la “primera voz sin género” y con la que pretenden eliminar el sesgo de género existente en los asistentes inteligentes actuales.

Un rango de frecuencias donde la voz se percibe como neutral

Para desarrollar este proyecto, la agencia Virtue se unió a Anna Jørgensen, lingüista e investigadora de la Universidad de Copenhagen. El objetivo era buscar los parámetros de una voz neutra y para ello se grabaron a cinco participantes que se identificaban como no-binarios, es decir, ni hombre ni mujer.

Una vez elegidos los participantes transgénero y se consiguió una muestra que intentaba sonar neutra, se solicitó a más de 4.600 participantes a lo largo de Europa que establecieran del 1 al 5 la puntuación de cada voz, siendo el uno la representación de voz masculina y cinco las voces más femeninas.

Con un grupo de lingüistas y diseñadores de sonido, se fueron modulando las voces intentando afinar cuáles eran percibidas de manera más neutra. Después de múltiples pruebas, el equipo del proyecto logró dar con un rango de frecuencias y un tono concreto donde la voz era percibida de manera neutra.

Desde la propia página web de Q se puede comprobar e ir modificando el rango de frecuencias. Según los creadores, entre 145 y 175 Hz tenemos una voz sin género. A medida que aumentamos la frecuencia, la voz se percibe más femenina mientras que si la bajamos se aprecia más masculina.

Voces

Por el momento, Q es simplemente una voz. Todavía no se ha creado la infraestructura de inteligencia artificial necesaria para poder entender y responder preguntas. Pero como explica Thomas Rasmussen, director de comunicación para la Copenhagen Pride: “

“Nuestro objetivo es captar la atención de las principales empresas tecnológicas que trabajan en IA para asegurarnos de que son conscientes que una normativa binaria de género excluye a muchas personas. Queremos inspirarlos al mostrar lo fácil que sería reconocer que existen más de dos géneros cuando se desarrollan voces artificialmente. Se trata de más opciones a los usuarios.”

Explorar nuevas opciones en un campo que cobra cada vez más relevancia

Los asistentes de voz son una de las tendencias del momento y proyectos como Q son un curioso ejercicio para explorar las posibilidades que nos pueden brindar estas voces digitales. Nuestros cerebros están culturamente programados para intentar determinar si una voz es femenina o es masculina, ya que queremos al final conocer quién hay detrás. Pero en el caso de las voces digitales esta línea es todavía más borrosa.

Como comenta a Wired la lingüista Kristina Hultgren, “es probable que Q juegue con nuestras mentes y por ello es importante. Juega con nuestro impulso de poner a las personas en un sitio y, por lo tanto, tiene el potencial de empujar los límites y ampliar horizontes“.

Por qué la IA nos habla con voz de mujer, y cuáles son los retos de las voces sintéticas (Captcha 1x05)

A mediados del año pasado, Google Assistant anunció seis nuevas voces. Mientras, Amazon también ha añadido ocho voces masculinas, pese a que la voz femenina sigue estando por defecto.

Es un buen movimiento que las grandes tecnológicas como Apple, Google o Amazon ofrezcan a los usuarios la posibilidad de intercambiar voces para sus asistentes inteligentes. Aunque como explica Daily Mail, los investigadores del proyecto van más allá y creen que estas empresas también deberían explorar opciones de voz no-binarias. Una curiosa iniciativa que pone encima de la mesa el debate sobre la identidad de algo tan artificial como es un asistente de voz.

Temas