Inicio Noticiero Digital Nintendo Switch OLED no es revolucionaria, pero sí supone una clara mejora:...

Nintendo Switch OLED no es revolucionaria, pero sí supone una clara mejora: cinco aspectos en los que se mide con su precedente

Las críticas (sin probarla) arreciaron cuando Nintendo anunció la nueva  Switch OLED que se pondrá a la venta este 8 de octubre y que se plantea como una continuación, solo con leves mejoras, del modelo precedente. Las expectativas que se habían creado ante la posibilidad de una Switch Pro (y cuyos rumores aún no se han apagado), con una mejora sustancial de resolución y rendimiento, se amortiguaron con una consola que muchos percibieron como una mejora insuficiente.

Una vez que la hemos tenido en nuestras manos el tiempo suficiente como para analizarla en profundidad, hemos llegado a algunas conclusiones sobre su capacidad, su potencia y las posibilidades que abre ante los usuarios. ¿Vale la pena cambiar de consola? ¿En qué consisten los cambios exactamente? Lo hemos resumido en cinco puntos que analizan las novedades y otros aspectos renovados en esta nueva OLED.

El panel OLED

Obviamente, es la diferencia más notable y notoria de esta nueva pantalla. La resolución HD sigue siendo la misma, 1.280 x 720 píxeles, pero la OLED de 7 pulgadas mejora con mucho el anterior IPS/LCD de 6,2 pulgadas. El incremento de tamaño es muy perceptible: desaparece aquel antiestético marco negro del modelo anterior y el espacio útil ocupa todo el panel. La sensación es la de una pantalla sustancialmente más grande, aunque en términos matemáticos no lo sea tanto, gracias al aprovechamiento de toda la superficie.

La densidad de píxeles por pulgada de esta nueva consola es menor, por lo que la nitidez de la imagen es ligeramente menor, pero de nuevo a efectos prácticos apenas se percibe. Lo que sí se perciben son unos negros más puros y unos colores más brillantes. El cambio de pantalla sirve un poco como representación de la consola en su totalidad: no supone un salto sustancial con respecto a la primera Switch, pero las mejoras están ahí y se notan.

Soporte para sostener la pantalla de pie

Quizás, junto a la nueva pantalla, la gran novedad del dispositivo: una gran pestaña que permite sostener erguida la consola y que beneficiará, sobre todo, a las partidas en multijugador local. Se trata de un añadido útil y bien implementado en la carcasa: la pestaña es gruesa y resistente, y parece soportar con firmeza la posición en la que se coloque la consola.

Cambios en la base

Esencialmente, la base que permite conectar la consola a la televisión sigue siendo la misma. Tiene una bienvenida novedad: un puerto Ethernet integrado para jugar en línea (antes solo se podía con un dispositivo que se adquiría aparte), y que es compatible con el modelo anterior. Por lo demás, el soporte tiene un aspecto más sólido y elegante que la anterior versión. Está mejor reforzado en su interior, lo que permite que la consola no sufra tanto al insertarla en la base.

Whatsapp Image 2021 10 06 At 14 17 00

El único pero es que los puertos de corriente, HDMI y el mencionado Ethernet están ocultos tras una tapa que no oscila por una cara, como aquella, sino que se desprende completamente. Como siempre, cuestión de gustos, pero habría sido interesante una pestaña resistente como la posterior de la consola. Por lo demás, el soporte es superior al previo, del mismo tamaño pero con un diseño más elegante.

Más almacenamiento interno

Por desgracia, ya que era uno de los cambios más esperados para esa fantasmal Pro que no se sabe si llegará, no hay apenas cambios en las tripas de la Switch. El procesador NVIDIA Tegra de 2015 que mueve los juegos sigue siendo el mismo, y no ha habido modificación de CPU ni RAM. Eso sí, de 32 GB de almacenamiento interno se pasa a 64. Es, sin duda, una buena noticia para quienes usan la Switch primordialmente con juegos descargados: si lo tuyo son los títulos indies, de los que la consola está muy bien surtida, sin duda este espacio más holgado viene muy bien.

Mandos, accesorios y juegos compatibles

El beneficio más claro de que estemos hablando esencialmente de la misma consola es que todos los dispositivos y mandos son compatibles entre el viejo modelo y éste. Esto se aplica tanto a los Joy-Con como, por supuesto, a los juegos lanzados antes de la llegada de la OLED. Nintendo no quiere toparse con problemas como los que afectaron a algunos juegos que solo eran exclusivos de determinadas versiones de 3DS.

Ficha técnica de la Nintendo Switch (OLED) y Nintendo Switch

NINTENDO SWITCH (OLED)

NINTENDO SWITCH

DIMENSIONES Y PESO

102 x 242 x 13,9 mm

320 gramos sin Joy-Con

420 gramos con Joy-Con

102 x 239 x 13,9 mm

297 gramos sin Joy-Con

398 gramos con Joy-Con

PANTALLA

OLED de 7 pulgadas

Resolución HD (1.280 x 720 píxeles)

IPS/LCD de 6,2 pulgadas

Resolución HD (1.280 x 720 píxeles)

CPU/GPU

Procesador NVIDIA Tegra

Procesador NVIDIA Tegra

ALMACENAMIENTO INTERNO

64 GB ampliables con tarjetas microSD

32 GB ampliables con tarjetas microSD

CONECTIVIDAD

WiFi ac

Bluetooth 4.1

Conexión LAN por cable en la base (modo tele)

WiFi ac

Bluetooth 4.1

Conexión LAN por cable con adaptador (modo tele)

SALIDA DE VÍDEO

Resolución máxima: 1.920 x 1.080 px, 60 FPS

Resolución máxima: 1.920 x 1.080 px, 60 FPS

SALIDA DE AUDIO

Compatible con PCM lineal 5.1

Altavoces estéreo

Compatible con PCM lineal 5.1

Altavoces estéreo

SENSORES

Acelerómetro

Giroscopio

Sensor de brillo

Acelerómetro

Giroscopio

Sensor de brillo

PUERTOS

USB tipo C

Slot microSD

Slot cartuchos Nintendo Switch

Jack 3,5 mm

USB tipo C

Slot microSD

Slot cartuchos Nintendo Switch

Jack 3,5 mm

BATERÍA

4.310 mAh

4,5-9 horas

Tiempo de carga: 3 horas

4.310 mAh

4,5-9 horas

Tiempo de carga: 3 horas

OTROs

Soporte ajustable

Base con puerto LAN

Altavoces integrados

Compatible con Joy-Con de Switch

Soporte fijo

Base con puerto LAN

Altavoces integrados

PRECIO

349,99 euros

319 euros

Impresiones generales: ¿vale la pena?

No nos atreveríamos a aconsejar la compra de la OLED a alguien que tiene la Switch en buen estado. Es cierto que la pantalla supone una mejora bienvenida (honestamente, casi más por el tamaño que por la calidad OLED: el anterior ya era un panel de una calidad más que suficiente), pero esencialmente es la misma consola, con las evoluciones lógicas por el paso del tiempo y el abaratamiento de la tecnología. 

Si no la tienes, ya es otro cantar: Switch es una máquina excelente, con un estupendo catálogo de juegos en constante crecimiento. La pestaña de sujección, la base rediseñada y con Ethernet incorporado y el incremento de disco duro, son detalles muy específicos, pero lo cierto es que redondean el producto a la perfección. Ahora Switch es mejor que hace unos meses, y si acariciabas la idea de hacerte con una, es el mejor momento (hasta que vuelvan a salir a la palestra los rumores de una Pro, claro)

Publicidad