Inicio Noticiero Digital No lo llames «Filomena 2023», llámalo Gerard: cómo una borrasca lo cambia...

No lo llames «Filomena 2023», llámalo Gerard: cómo una borrasca lo cambia todo en frío y nieve esta semana

Empieza el invierno. Ahora sí que sí. Tras unas semanas de temperaturas inusualmente altas (altísimas, en muchos sitios del país), la primera gran borrasca de este invierno nos va a golpear de lleno en los próximos días y eso, por fin, lo cambia todo. Llega el frío, llega la nieve a cotas bajísimas y, por todo eso, llegan (también) los problemas.


¿Qué va a pasar en los próximos días? Como veníamos anunciando, antes de que el «calentamiento súbito estratosférico» ponga (o no) todo patas arriba, el invierno nos va a asestar un golpe directo. El chorro polar está ondulándose de tal forma que, como explicaba Juan José Villena, con uno de sus «recodos» va a barrer todo el oeste europeo: desde el sur de Portugal hasta «las costas de Argelia y el mar Adriático».

Todo parece indicar que la vaguada será histórica en capas medias y altas de la troposfera (donde se pueden alcanzar los -38 ºC), pero eso es poco importante a nivel práctico. Si por algo se van a caracterizar los próximos días, no será por el frío (que hará, sí; pero no será tan extremo como se podía llegar a temer); sino por la nieve. La nieve y el viento, que tanto en el litoral cantábrico, en Galciia y en el Mediterráneo va a ser inusualmente intenso.

¿Cuándo nevará y dónde? Los cambios se irán notando conforme avance la semana, pero ya el lunes podremos ver algunas nevadas intensas en el norte peninsular de la mano de la borrasca Gerard. No obstante, será entre el martes y el miércoles cuando empecemos a escuchar hablar de la borrasca Fien y «las cotas de nieve van a ir bajando para llegar a nivel del mar o a cotas próximas en zonas del extremo norte peninsular».

Esto significa que muy posiblemente veamos nevar a pie de playa y que muchas capitales de la meseta tendrán su «ración anual» de nieve de forma casi garantizada. La incógnita viene justo después: sabemos que las mayores acumulaciones de nieve se darán en la cordillera cantábrica (habrá que prestar especial atención a los pasos entre la costa y la meseta) y los Pirineos; pero revisando los modleos, el alcance real de las nevadas en el resto del país varía casi cada hora.

¿Estamos ante una nueva Filomena? Si entendemos «Filomena» como abundantes nevadas que puedan afectar (e incluso paralizar) a capitales de provincia de toda la parte norte, sí, es bastante probable. Si entendemos «Filomena» como una nevada importante en Madrid, la respuesta parece más bien negativa. No parece probable que veamos grandes precipitaciones en la Villa y Corte coincidiendo con los momentos de más frío de esta primera «nortada» del año. Eso se traduce en que sí, puede ser que caiga algo de nieve el jueves en Madrid, pero no se espera que sea de mucha importancia.

Nada de esto tiene que ver con el vórtice. Es importante recordar que nada de lo que va a ocurrir esta semana tiene que ver con el «calentamiento súbito estratosférico» y la «ruptura del vórtice» de la que llevamos hablando días. Esos dos fenómenos, de darse, vendrían justo detrás de estas borrascas y ahí si nos podríamos encontrar con un episodio de frío realmente descomunal.

Publicidad