Inicio Noticiero Digital OpenAI se hunde en el caos: 490 empleados se amotinan y exigen...

OpenAI se hunde en el caos: 490 empleados se amotinan y exigen por carta que Sam Altman vuelva como CEO

Parecía todo resuelto en la esperpéntica situación que se ha vivido con el despido de Sam Altman por parte de OpenAI y su posterior fichaje por parte de Microsoft, pero de eso nada. Como revelan en Wired, un motín sorpresa abordo de la empresa de inteligencia artificial amenaza con dejarla sin el 70% de su plantilla.

Que la junta de dirección dimita. En una carta abierta firmada 490 de los 700 empleados de OpenAI exigen la dimisión del consejo de administración. «El proceso del consejo por el que ustedes despidieron a Sam Altman y provocaron la dimisión de Greg Brockman ha puesto en peligro todo este trabajo y ha socavado nuestra misión y nuestra empresa», explican. «Su conducta ha dejado claro que no ustedes no tenían la capacidad de supervisar OpenAI».

Ilya Sutskever pide perdón. Tanto Bloomberg como Financial Times han desvelado datos según los cuales uno de los principales instigadores del «golpe de estado» en OpenAI fue Ilya Sutskever, su Chief Scientist, que parecía preocupado por la seguridad de estos modelos. Hace unos minutos Sutskever indicaba en X que sentía «profundamente mi participación en las acciones del consejo» y que intentaría «hacer todo lo posible por volver a unir a la compañía». Sam Altman lo citaba incluyendo tres emojis de corazón, como aceptando esas disculpas.

Mira Murati se une a la petición. La ingeniera que fue designada CEO interina de la empresa tras la destitución de Altman pronto mostró su apoyo a su exjefe e intentó impulsar su vuelta a la empresa el sábado, horas después de que se produjera la noticia de su despido. Es otra de las firmantes de esa carta abierta que ha sido compartida por periodistas como Kara Swisher.

Emmet Shear, en una posición terrible. El consejo de administración de OpenAI designó el domingo a Emmet Shear, exCEO de Twitch, como nuevo CEO interino (pero no CEO sin más) de la empresa, y él publicó un largo mensaje en X con el plan de acción que tenía en mente poner en marcha en los primeros 30 días al frente de OpenAI. Terminó diciendo «es la una de la madrugada y retomaré esto mañana». En estos momentos probablemente esté enterándose de este singular motín a bordo, pero de momento no ha compartido comentarios en X o en otros medios.

Los empleados amenazan con fichar por Microsoft. En la carta abierta los empleados amenazan al consejo de administración que «Microsoft nos ha asegurado que hay puestos de trabajo para todos los empleados de OpenAI en su nueva subsidiaria si decidimos unirnos a ella».

La carta. La carta abierta traducida y al completo es la siguiente:

«Al Consejo de Administración de OpenAI,

OpenAI es la empresa líder mundial en IA. Nosotros, los empleados de OpenAI,  hemos desarrollado los mejores modelos y hemos llevado el campo a nuevas  fronteras. Nuestro trabajo sobre la seguridad y la gobernanza de la IA da forma a las normas mundiales. Los productos que hemos creado son utilizados por millones de personas en todo el mundo. Hasta ahora, la empresa para la que trabajamos y a la que apreciamos jamás había estado en una posición tan fuerte.

El proceso a través del cual ustedes despidieron a Sam Altman y provocaron la dimisión de Greg Brockman de la junta ha puesto en peligro todo este trabajo y ha  socavado nuestra misión y nuestra empresa. Su conducta ha dejado claro que no tenían la capacidad necesaria de supervisar OpenAI.

Cuando  todos nos enteramos inesperadamente de su decisión, el equipo directivo  de OpenAI actuó con rapidez para estabilizar la empresa. Escucharon atentamente sus preocupaciones e intentaron cooperar con ustedes en todos  los aspectos. A pesar de las numerosas peticiones de hechos concretos  para sus alegaciones, nunca aportaron ninguna prueba por escrito. Además, cada vez se daban más cuenta de que no eran capaces de desempeñar sus funciones y de que estaban negociando de mala fe.

El  equipo directivo sugirió que el camino más estable hacia adelante -el  que mejor serviría a nuestra misión, empresa, partes interesadas, empleados y público- sería que ustedes dimitieran y pusieran en marcha un  consejo cualificado que pudiera dirigir la empresa con estabilidad. La  dirección trabajó con ustedes día y noche para encontrar una solución  mutuamente aceptable. Sin embargo, a los dos días de su decisión  inicial, volvieron a sustituir a la consejera delegada interina Mira Murati en contra de los intereses de la empresa. También informaron al equipo  directivo de que permitir la destrucción de la empresa «sería coherente con la misión».

Tus  acciones han dejado claro que son Vds. incapaces de supervisar OpenAI. No podemos trabajar para o con personas que carecen de la capacidad, el juicio y el cuidado de nuestra misión y empleados. Nosotros, los abajo  firmantes, podríamos optar por dimitir de OpenAI y unirnos a la recién anunciada filial de Microsoft dirigida por Sam Altman y Greg Brockman. Microsoft nos ha asegurado que hay puestos para todos los empleados de  OpenAI en esta nueva filial si decidimos unirnos. Daremos este paso de forma inminente, a menos que todos los miembros actuales del consejo dimitan, y el consejo nombre a dos nuevos directores independientes principales, como Bret Taylor y Will Hurd, y restituya a Sam Altman y Greg Brockman».

Imagen | Xataka con Bing Image Creator

En Xataka | OpenAI quería una transición tranquila tras el despido de Sam Altman. Se ha encontrado con un terremoto en casa