Inicio Noticiero Digital “Os importa una mierda nuestro futuro”: lo que hay que saber de...

“Os importa una mierda nuestro futuro”: lo que hay que saber de la huelga de jóvenes contra el cambio climático que se celebra hoy

No quiero que tengáis esperanza, quiero que sintáis pánico. Quiero que tengáis miedo todos los días. Y entonces quiero que actuéis”, esas palabras son de Greta Thunberg en el Foro de Davos. Pero podríamos encontrar frases similares en la Asamblea de la ONU, el Consejo Europeo o la cumbre climática de Katowice. Tiene 16 años, está diagnosticada de Asperger y se ha convertido en toda una líder mundial en la lucha contra el cambio climático.

Inspirada por las huelgas escolares contra la violencia de las pistolas en Florida, hace ocho meses Thunberg decidió faltar a clase un viernes y se fue al parlamento sueco con una pancarta que decía ‘Skolstrejt för Klimatet’ (Huelga escolar por el clima). Hoy “lidera” (al menos, simbólicamente) una huelga internacional de jóvenes contra el cambio climático que de celebrará en más de 1500 ciudades y, entre ellas, 40 españolas.

“Si los políticos no hacen nada, haremos que nos oigan”

Fridays for Future: Antes de llegar al día de hoy, a la idea de Thunberg le costó arrancar. Poco a poco, cada vez más ciudades y países se fueron sumando a los llamados Fridays for Future (FFF). Siguiendo el ejemplo sueco, ya hay grupos de jóvenes reuniéndose en 1600 ciudades de más de cien países cada viernes.

Adiós a los inviernos que conocíamos, hola a las temperaturas extremas: frente a la nueva realidad del clima (Despeja la X, 1x40)

Con el lema oficioso que la propia Thunberg lanzó contra los políticos de su país (“os importa una mierda nuestro futuro”), los grupos locales de FFF han intentado mantenerse independientes de organizaciones y partidos políticos. No obstante, muchos grupos, partidos y ONGs han manifestado su apoyo a la iniciativa.

Huelga internacional de jóvenes Todo este movimiento ha derivado en una convocatoria de huelga climática internacional para el 15 de marzo. Con distintos manifiestos y distintos planteamientos, pero con un mismo objetivo, la protesta tendrá lugar en 89 países de todo el mundo. En España, serán unas 40 ciudades con manifestaciones, charlas y concentraciones a lo largo del día.

Juventud por el clima De hecho, en España el movimiento arrancó en Girona. “Empezamos hace ocho semanas, cuando nos juntamos cinco amigos y decidimos que teníamos que sentarnos igual que los estaban haciendo jóvenes de Europa y de todo el mundo”, explicaba Lucas Barrero, uno de los jóvenes que inició este movimiento España.

“Nos jugamos mucho, nos jugamos nuestro futuro. Si los políticos no hacen nada, haremos que nos oigan”, explica el manifiesto de Juventud por el Clima, la plataforma que coordina las protestas en España de la que Barrero es uno de los portavoces. Esa es una de las claves de las protestas. No una lista de medidas, sino la intención de que la lucha contra el cambio climático tenga un papel central en el debate político y social.

¿Los adultos no escuchan? La retórica generacional es clave en toda estas protestas. No obstante, la ministra de Transición energética, Teresa Ribera, pidió ayer a los jóvenes que se unieran a la huelga y partidos como Unidas Podemos, Más Madrid o el PSOE han apoyado también la iniciativa.

A eso se le suman entidades como Seo Birdlife, Ecologistas en Acción, WWF, Greenpeace y más de 12.000 científicos europeos que han respaldado el movimiento. En Noruega un grupo de políticos ha propuesto a Thunberg para el Nobel de la Paz. No hay duda que falta mucho por hacer, como decíamos esta misma semana en el ‘Despeja la X’, pero parece claro que el problema va más allá de una simple brecha generacional. Que también existe, claro.

¿Líderes o instrumentos? No obstante, no todo son apoyos. La Huelga Climática y los Viernes por el Futuro vuelven a poner sobre la mesa el papel (y la posible instrumentalización) de los jóvenes en luchas políticas, sociales y culturales concretas. Desde hace años, decenas de niños han estado demandando a sus gobiernos en todo el mundo por el cambio climático. Por ahora, la Justicia les está dando la razón. Su capacidad de movilización en días como hoy son los que decidirán si también se las da la Historia.

Temas