Inicio Noticiero Digital Perseidas 2022: dónde, cómo y cuándo disfrutar la lluvia de estrellas en...

Perseidas 2022: dónde, cómo y cuándo disfrutar la lluvia de estrellas en el año más difícil

Este año va a ser complicado captar la más famosa de las lluvias de estrellas del calendario astronómico, las Perseidas. El motivo es que coinciden con la Luna llena, pero podemos intentar verlas, con un poco de suerte podremos atisbarlas, si no es esta semana, a lo largo del mes de agosto.


Cuándo serán visibles.
Las perseidas se asocian a los días centrales del mes de agosto. Este año será entre los días 11 y 13 que estas estrellas fugaces surquen nuestros cielos con mayor frecuencia. Se trata de una lluvia de estrellas muy regular, y de hecho debe su otro nombre, el de “lágrimas de San Lorenzo”, a que aparecen alrededor del día de san Lorenzo (10 de agosto).

Este año, eso sí, nos toparemos con un problema: la Luna llena. Y nada menos que una superluna, que no permitirá que la noche se oscurezca lo suficiente como para que podamos disfrutar de esta lluvia de estrellas con la intensidad de otros años.

Cómo evitar que la Luna llena nos deje sin Perseidas.
La buena noticia es que las Perseidas seguirán atravesando nuestro cielo después incluso de estos días de mayor intensidad. Esta lluvia de meteoros podrá verse hasta el primer día de septiembre.

Si queremos ver las Perseidas seguramente nuestra mejor opción sea esperar a que la Luna avance hacia fases más oscuras, puesto que su horario de salida y puesta no nos permitirá muchos momentos de oscuridad intensa. Podremos aprovechar la luna nueva del 27 de agosto y los días anteriores para intentar localizar alguna de estas estrellas fugaces estivales.

¿Hacia dónde mirar?
Las perseidas pueden surcar el cielo nocturno en cualquier lugar, pero no en cualquier dirección. Si el nombre de “lágrimas de San Lorenzo” se debe a la fecha en la que aparecen, el de Perseidas se debe a su ubicación en el cielo. Concretamente deben este nombre al hecho de que parecen surgir siempre del mismo punto en el cielo, situado en la constelación de Perseo. Se dice que “irradian” de este punto.

Qué son exactamente las Perseidas.
El origen de esta lluvia de estrellas es el comenta 109P/Swift-Tuttle. Una vez al año, la órbita terrestre nos lleva a surcar el espacio a través de la estela de este cometa, que a su vez orbita a nuestra estrella cada 133 años (la última vez que pasó cerca nuestro fue en 1992).

La estela del cometa no es más que polvo y rocas que se desgajan del cometa y viajan a distinta velocidad en una órbita más o menos idéntica. Cuando estos fragmentos se cruzan con la Tierra entran en la atmósfera y caen a grandes velocidades como meteoros de pequeño tamaño. Por la fricción con el aire se tornan incandescentes (superando los 1500 grados) y pueden ser vistos en su camino a la destrucción.

El cometa 109P/Swift-Tuttle.
Este cometa fue identificado en la década de 1860 pero a partir de cálculos hechos después se lo asoció con varios pasos más. Sabemos que lleva unos 2000 años con nosotros y pudo haber sido observado en el año 188 y en el 69 AC. Su próximo paso será visible hacia 2126.

Es un cometa algo escurridizo, ya que a partir de sus primeras observaciones no fue posible calcular con precisión su órbita, lo que llevó a estimar fallidamente su paso de la década de 1990 e incluso a una predicción errónea de que su siguiente paso podría suponer un peligro.

Y es que sabiendo que cada año pasamos por su estela cabe preguntarse: ¿nos chocaremos con este cometa alguna vez? La respuesta es que no en al menos mil años. Dentro de un milenio, en el año 3044 el cometa y la Tierra se acercarán a una distancia cercana, pero seguimos hablando de términos astronómicos, se espera que su paso sea a una distancia el doble de la que nos separa de la Luna. Podemos respirar tranquilos.

Imagen | David Babayan

Publicidad