Inicio Noticiero Digital Qué estamos leyendo (abril de 2024): el coste de la tecnología, cómo...

Qué estamos leyendo (abril de 2024): el coste de la tecnología, cómo entender Rusia y alguna perturbación sexual

El mes pasado iniciamos un peculiar experimento literario: contaros qué estamos leyendo los redactores y redactoras de Xataka, como complemento a nuestra selección de lecturas para este 2024. No hay límites: ensayos, fantasía, dramas íntimos y todo lo que podamos abarcar. Esto es lo que estamos leyendo en abril de 2024, así que tomad buena nota, que el mes que viene volvemos con un capazo nuevo.

‘El catolicismo explicado a las ovejas’, de Juan Eslava Galán

cat

Palabra que no ha sido premeditado, pero la Semana Santa me ha pillado con un libro entre las manos que viene muy a cuento: ‘El catolicismo explicado a las ovejas’, de Juan Eslava Galán. Entiendo que por temática, tono y enfoque no es un ensayo que gustará a todo el mundo, aunque a mí me ha enganchado desde la primera página. Nunca antes había leído nada de Eslava Galán, pero esta primera toma de contacto me está animando a seguir ahondando en su obra, sobre todo la divulgativa. ‘El catolicismo explicado a las ovejas’ es exactamente lo que sugiere el título: un ensayo crítico sobre cristianismo de tono provocador, irreverente y marcado por un sarcasmo muy bien cocinado. Al margen de que el libro esté bien documentado y estructurado, que lo está en mi humilde opinión, lo que más me gusta de la obra es su punto mordaz. Hacía tiempo que no me encontraba un libro así, construido sobre la pura ironía y con un tono valiente y desacomplejado. Se agradece porque es un gusto leerlo. Porque el resultado es un libro divertido, a veces hasta tronchante. Y se agradece sobre todo a la hora de abordar un tema tan denso como el análisis crítico de la historia y credo del cristianismo. Carlos Prego

El catolicismo explicado a las ovejas: 1 (Divulgación)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘La danza de la eternidad’, de Jesús Quirosa

danza

El 7 de diciembre de 1982, a Will Lee le dio un ataque al corazón. Lee, durante más de una década, había sido uno de los personajes más queridos de Barrio Sésamo y su muerte pilló a todo el equipo con el pie cambiado. Durante meses, los guionistas no supieron muy bien qué hacer, hasta que se dieron cuenta que ellos, los actores y los pequeños televidentes tenían que despedirse de él. Un año después, en el episodio 1839, los adultos del programa le explicaban a Big Bird que el señor Hooper había muerto. Yo no lo vi de niño (en el 83 no existía ni en la imaginación de mis padres) y, de hecho, lo vi bastante tarde. Sin embargo, no tengo ninguna duda de que la escena de los dibujos es uno de los momentos más conmovedores que ha dado la televisión.

Es también el motivo por el que me obsesiona esa búsqueda de formas para hablar con los niños de la pérdida. Pero no voy a fingir que os vengo a recomendar el libro de hoy por un capítulo de televisión de hace 40 años. Os vengo a hablar de “La danza de la eternidad” porque no todos los días se convierte uno en la primera persona que compra un libro. Más aún cuando no conoce al autor, ni tiene ninguna relación con la editorial.

Pero, por azar o por suerte, entré al sitio indicado en el momento indicado justo cuando Jesus Quirosa empezaba a firmar los ejemplares de todos aquellos que lo habían adquirido en preventa. Hay que apreciar las casualidad porque el libro es una cosa preciosa que nos habla de “la pérdida y la amistad, sobre la soledad, el recuerdo y el amor”; que demuestra, como se dice en las páginas finales, que “la literatura infantil es una cosa muy seria”. Javier Jiménez

La danza de la eternidad

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘La hermana del desván’, de Gøhril Gabrielsen

hermana

Oscura, amarga y difícil como las llanuras heladas de Noruega que es donde sucede todo. Una cabaña, dos hermanas y un confinamiento claustrofóbico, no solo físico sino también mental. Ahonda en las relaciones familiares cuando se cruza la enfermedad y la dependencia, las relaciones de poder que eso conlleva. Vas descubriendo esa relación amor-odio tan complicada entre las dos hermanas, que hace que todo la narración esté impregnada de dudas, de no saber quién dice la verdad, si es real lo que sucede o son paranoias de una mente enferma y doblegada. Oscila entre la realidad y el delirio. Y todo se complica cuando un tercero en discordia entra en escena. Y aunque no terminas de empatizar con ninguna de las dos hermanas, la narración lleva a seguir buscando ese rayito de esperanza entre tanta oscuridad.

El estilo narrativo es directo y seco, esto da la clave a una historia oscura y de soledad. Está a medio camino entre la novela gótica y la novela de misterio, juega todo el tiempo con lo que puedas estar imaginando mientras lees, ¿y qué hay mejor que eso?… Eva López

‘Cobalto rojo: el Congo se desangra para que tú te conectes’, de Siddharth Kara

cobalto

Uno de los ensayos más interesantes y desgarradores que he leído durante los últimos años. Su título nos anticipa con bastante claridad qué nos vamos a encontrar: un trabajo de investigación meticuloso y muy bien documentado acerca del impacto que tiene la minería del cobalto en la población de la República Democrática del Congo.

Este elemento químico es fundamental en el sostenimiento de la industria tecnológica global, y nada menos que el 75% del cobalto mundial procede de este país africano. De lo que la mayor parte de los consumidores de tecnología extranjeros no somos conscientes es de que las condiciones en las que se lleva a cabo la extracción de este elemento químico vulneran con frecuencia los derechos humanos. Siddharth Kara nos quita el velo que tenemos delante de nuestros ojos con la credibilidad que exige un tema tan delicado como este. Más que recomendable. Juan Carlos López

Cobalto rojo: El Congo se desangra para que tú te conectes (ENSAYO)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘El mago del Kremlin’, de Giuliano da Empoli

mago

En una entrevista con el Financial Times, Giuliano da Empoli explicaba que el ejercicio del poder es eminentemente «violento», por más que esa violencia no se manifieste siempre de forma física. Da Empoli sabe de lo que habla. Fue asesor de Renzi durante su breve periodo al frente del gobierno italiano y tuvo la oportunidad de conocer el corazón político de Europa de primera mano. También el de Moscú, ciudad hoy, una vez más, como tantas otras en la historia del continente, sumergida entre las tinieblas y la incomprensión a ojos de Occidente.

Da Empoli ambienta su primera novela en la Rusia post-telón de acero. De la mano de un asesor y fontanero del Kremlin, repasa el ascenso al poder de Vladimir Putin. Su estilo periférico (buena parte de la novela se compone de recomposiciones y recuerdos) es útil para comprender eso que Europa jamás ha comprendido del todo: el zeitgeist de Rusia, las particulares motivaciones, intereses y códigos culturales que dirigen la política y la sociedad del país. Rusia es Europa pero Rusia no es Europa. Un matiz que Da Empoli, de la mano de sus ficticios personajes (excepto Putin), trata de vislumbrar.

Ante todo, ‘El mago del Kremlin’ es una gran retrato del poder y de la política moderna. De la psicología detrás de quienes se acercan a él, de su carácter filosófico y corpóreo, de su naturaleza avasalladora, intimidante y casi totalitaria. Y además está escrito con mucha finura. Andrés P. Mohorte

El mago del Kremlin (Biblioteca Formentor)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘El arte de vivir más lento’, de José Mendiola y Ana González

arte

Una oda al aburrimiento deliberado y a la necesidad de decelerar. Ambos escriben en sus páginas su experiencia virando su vida hacia un estilo más calmado y desacelerado. Recopilan algunas técnicas como la priorización constante, el enfoque monotarea o el uso de bloques de tiempo para repartir tanto el trabajo como el entorno personal, sin obsesionarse ni mucho menos con planificar todo nuestro día. Y añaden una interesante visión sobre la identificación con unos valores que perseguir para que determinen nuestras acciones en cualquier ámbito. Javier Lacort

El arte de vivir más lento: Aprende a disfrutar de la vida con el método Slow Down (Alienta)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘Temporada de huracanes’, de Fernanda Melchor

temporada

La mexicana Fernanda Melchor recibió en su segunda novela todos los elogios y un puñado de premios internacionales relevantísimos por su disección del México que no quiere a las mujeres (y poquísimo también a los hombres). ‘Temporada de Huracanes’, planteada y contada torrencialmente, es una novela de contrastes: lo volcánico de su manera de contar lo que llevó hasta el asesinato de La Bruja en el ficticio pueblo de La Matosa se entremezcla hasta el tuétano con la empatía de Melchor hacia sus personajes. Inspirada a la vez en ‘A sangre fría’ y ‘El otoño del Patriarca’  y narrada en tercera persona, sin apenas pausas, sin puntos y aparte y recreando el lenguaje coloquial, ‘Temporada de huracanes’ es violenta y sutil, delicada y salvaje, medida y explosiva. Llegas con la sensación de que será un simple ejercicio de estilo; sales como si te hubiera pasado sin haberte dado tiempo a subir la guardia. P. Roberto J.

Temporada de huracanes (Mapa de las lenguas) (Random House)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

‘El necrófilo’, de Gabrielle Wittkop

necrófilo

Cuando le pedí a mi chica que me recomendara algo ligero como entreacto entre dos volúmenes que preveía que me iban a tener ocupado bastante tiempo, no dudó en recomendarme este libro que, en efecto, es una lectura rápida de apenas cien páginas. Lo que no implica que sea un plato, como se puede deducir de su título, adecuado para todos los paladares. Pero sin duda es uno de los libros más sorprendentes y notables que he leído en los últimos tiempos. Gabrielle Wittkop fue una autora francesa, lectora empedernida (siendo muy joven devoró a Sade en la biblioteca de sus padres; sorpresa para nadie: se nota) y con unos referentes muy claros: aparte de los inevitables Sade y Poe, se detectan en su prosa trazas del Baudelaire más oscuro o de Lautréamont , autor de ‘Los cantos de Maldoror’.

Aquí, Wittkop plantea una historia aberrante y repulsiva acerca de un anticuario necrófilo y sus peripecias para conseguir cuerpos con los que satisfacer sus horrendas necesidades. Rebosante de un humor enfermizo cuando describe la parte más carnal y práctica de sus actividades, supurante también de un lirismo indescriptible que humaniza, cuando no eleva, a su protagonista, ‘El necrófilo’ es algo más que una pieza provocadora y excesiva: es también absurda, emotiva y amoral. Como todo lo que puede presumir de ser peligroso y cautivador. John Tones

El Necrófilo (SIN COLECCION)

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

En Xataka | Tras años leyendo libros en móviles y tablets, sucumbí a un Kindle. Ojalá lo hubiese hecho mucho antes