Inicio Noticiero Digital Qué sabemos sobre el caso de gastroenteritis por vibrio detectado en Toledo,...

Qué sabemos sobre el caso de gastroenteritis por vibrio detectado en Toledo, la bacteria causante del cólera

Actualización: Horas después de las declaraciones del Gobierno Madrileño, el Ministerio de Sanidad ha descartado que se haya detectado un caso de cólera autóctona en España. Según los análisis, se trata de una «gastroenteritis por vibrio»; es decir, efectivamente, la bacteria causante es la de el cólera, pero no hay presencia de la toxina que causa la enfermedad.

La comunidad de Madrid confirmaba esta mañana que acaba de diagnosticar el primer caso autóctono de cólera desde 1979. Diagnosticado en la Comunidad de Madrid y ocasionado, según parece, en una finca de Toledo, este caso suponía toda una rareza no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo industrializado. Tanto es así que, según parece, finalmente no era un caso de cólera.


¿Qué ha pasado? El Gobierno de Castilla-La Mancha ha clausurado una finca ubicada en la provincia de Toledo después de que una paciente menor de edad positivo en cólera explicara haber bebido agua del inmueble. El caso, diagnosticado en la Comunidad de Madrid por el Instituto Carlos III, disparó todas las alarmas y, tras realizar los análisis oportunos y detectar cólera en la finca, ha motivado su cierre.

¿Qué es el cólera? Se trata de una enfermedad (producida por una bacteria llamada Vibrio cholerae) que se propaga a través del agua contaminada, afecta el tracto intestinal y provoca diarrea intensa y deshidratación. La V. cholerae produce una toxina que «causa un aumento de la cantidad de agua que liberan las células que recubren los intestinos». Esto es lo que provoca la enfermedad.

Precisamente esto ha sido lo que ha hecho al Ministerio descartar que se trate de un caso de cólera. La infección de la menor se debe, efectivamente, a V. cholerae. No obstante, no hay rastro de la toxina. Por ello, estiman desde el ministerio, es más correcto hablar de «gastroenteritis por Vibrio».

Durante siglos, el cólera fue una de las enfermedades más temidas de las sociedades modernas y, de hecho, la investigación en torno a esta bacteria está en la base de la epidemiología moderna. No obstante, en la actualidad, los brotes de la enfermedad están muy localizados en lugares con problemas de tratamiento del agua o en entornos de hacinamiento, guerra e inanición. Por ello, el último caso autóctono en España ocurrió en 1979.

¿Es peligrosa? La infección es generalmente benigna y da pocos síntomas. No obstante, si no se monitoriza, puede llegar a ser grave. Aproximadamente una de cada 20 personas infectadas puede tener síntomas serios: diarreas severas, vómitos y deshidratación. Todo esto, puede llegar a ocasionar problemas musculares y, en último término, un choque hipovolémico grave que puede provocar la muerte.

Afortunadamente, el cólera tiene un tratamiento accesible, simple y económico: la rehidratación con sueros orales. En casos graves, se pueden emplear también antibióticos, pero no es habitual. Por lo demás, a diferencia de otras enfermedades, se transmite por el agua contaminada. El contagio de persona a persona es extremadamente excepcional en condiciones normales. Es decir, una vez localizado el foco es muy difícil que se produzca un brote generalizado. No obstante, es un recordatorio de que, al contrario de lo que pasó en una de las últimas epidemias de cólera en España, no hay que bajar la guardia.

Imagen | Miguel Angel Sanz

Publicidad