Inicio Noticiero Digital Si la pregunta es si el teletrabajo afecta a la productividad, la...

Si la pregunta es si el teletrabajo afecta a la productividad, la respuesta es sí: mejora hasta en un 28%

Si 2020 y 2021 fueron sin duda los grandes años para el teletrabajo, 2022 y 2023 están siendo los de la vuelta a la oficina. Con las grandes tecnológicas a la cabeza, la vuelta a la oficina se está convirtiendo el principal punto de fricción entre empleados y empresas.

Los empleados afirman que el teletrabajo mejora su productividad y les ayuda a conciliar su vida familiar. Las empresas, por su parte, argumentan que el trabajo en equipo se resiente si los equipos no comparten el mismo espacio y la productividad cae. Un reciente estudio ha arroja nuevos datos sobre la productividad en el teletrabajo que deja sin argumentos a los CEO.

Sin opiniones, solo datos. Hace algunas semanas, Goldman Sach hacía público un análisis propio en el que se indicaba que no había pruebas concluyentes sobre el impacto del teletrabajo en la productividad. Dicho informe había comparado los estudios que se habían publicado hasta la fecha en los que se afirmaba tanto que tenía un impacto positivo, como negativo. Su conclusión fue que ninguno de ellos se basaba en un entorno de teletrabajo real y con herramientas actualizadas, por lo que no era representativo de la realidad del teletrabajo en 2023. Con ello, se tiran por tierra los argumentos de algunas empresas como Amazono Googlese han escudado en la productividad como uno de los argumentos principales para forzar esa vuelta a la oficina.

El Informe Anual del teletrabajo que ha publicado Workmeter, la empresa desarrolladora del software de medición automática de tiempos de trabajo revela que el teletrabajo mejora la concentración en las tareas y, por tanto, eleva la productividad. El estudio utiliza un software de monitorización que registra automáticamente la actividad del ordenador con 46.295 registros de trabajo diario en empresas de sectores diversos: banca, ingeniería, transportes, despachos profesionales. Esto garantiza que sus observaciones se basen en datos objetivos, no en opiniones o sensaciones subjetivas de empleados o supervisores.

Menos distracciones, más productividad. Una de las principales conclusiones a las que ha llegado el estudio es que cuando se trabaja en remoto se reducen drásticamente las interrupciones en las tareas, por lo que automáticamente se mejora la concentración. Los empleados consiguen un nivel de concentración del 71% cuando teletrabajan, frente al 66% que registran cuando se encuentran en la oficina. Sin embargo, la mejora en la concentración aumenta sustancialmente en el caso de los supervisores, cuya concentración pasa del 65% cuando están en la oficina al 83% cuando trabajan en remoto.

La explicación a esta mejora es simple: se reducen las distracciones constantes que se producen en la oficina. No hay reuniones improvisadas ni conversaciones espontáneas con los compañeros, lo cual permite concentrarse mejor en las tareas productivas.

Datos de la Concentración en la oficina y en teletrabajo

Datos de la concentración en la oficina y en teletrabajo

Flexibilidad de jornada no significa trabajar menos. El estudio ha permitido filtrar los datos para determinar las horas de actividad y el tiempo. Esto ha permitido ver una foto más amplia de la flexibilidad horaria y la administración del tiempo cuando se teletrabaja.

El estudio refleja que el 85,82% de los empleados en teletrabajo cumple una jornada activa de entre 7 horas y media y 8 horas y media diarias. El 7,28% cumplía una jornada de entre 6 horas y media y 7 horas y media, y el 3,27% trabajaba más de 8 horas y media al día.

Se ahorran el desplazamiento y se hacen jornadas intensivas. El filtro de tiempo también permite establecer el inicio y final de la jornada, que también presenta diferencias cuando se trabaja desde casa. Los días de trabajo presencial, el 16,92% inicia la jornada a las 7:15 de la mañana, mientras en presencial lo hace sobre las 8. Es decir, ese tiempo que se emplea en el desplazamiento a la oficina, se emplea en comenzar antes la jornada, aunque la misma proporción de empleados aprovecha ese tiempo para asuntos personales y empieza su jornada a la misma hora.

Distribución de la jornada laboral

Distribución de la jornada laboral

Los datos de salida también revelan algunos patrones interesantes sobre la administración del tiempo. Mientras que la hora de salida más habitual para los trabajadores presenciales es entre las 17:15 y las 18 horas, la modalidad de teletrabajo muestra un comportamiento más escalonado que revelan un mejor aprovechamiento del tiempo para la comida en la jornada partida, acercándose más a la jornada intensiva.

Con menos estrés y más conciliación. La autogestión del tiempo también hace que algunos prefieran tomarse pausas más largas estirando su jornada laboral hasta más allá de las ocho de la tarde, dejando margen para la conciliación familiar y se alivian los efectos del estrés en la salud.

En este parámetro, los que peor parados salen son los supervisores, que se toman pausas durante una media de 1,9 horas cuando están en la oficina, frente a las 2,8 horas cuando trabajan en remoto. Los empleados son más comedidos con las pausas pasando de las 1,2 horas en la oficina a las 1,5 horas en remoto.

Si es jueves se teletrabaja. El Informe Anual del teletrabajo publicado por Workmeter hace una radiografía del modelo de trabajo hibrido que se está imponiendo en los últimos meses y la distribución de su jornada. El modelo predominante es de 1 día de teletrabajo por 4 días de trabajo presencial con un 50,93%). El 12,13% se acerca al extremo opuesto con 4 días de teletrabajo y 1 presencial. Solo el 9,83% puede teletrabajar los 5 días de la semana.

Contra todo pronóstico, los viernes no es el día que más se teletrabaja, sino que es son los jueves y miércoles los preferidos para no ir a la oficina, seguidos de cerca por viernes, lunes y martes.

Días elegidos para teletrabajar

Porcentaje de trabajo híbrido y días de teletrabajo

En Xataka | La vuelta a la oficina tiene otro motivo oculto: el teletrabajo es una ruina para el sector inmobiliario

Imagen | Pexels (RF._.studio, Nataliya Vaitkevich)