Inicio Noticiero Digital Tu PC hace que la ola de calor sea todavía peor: estas...

Tu PC hace que la ola de calor sea todavía peor: estas son las mejores formas de refrigerarlo

Los PCs se convierten en incómodos compañeros de habitación en verano. La ola de calor no ayuda, y por eso parece una buena idea hacer un repaso de dos soluciones de refrigeración muy populares: la refrigeración por aire y las soluciones AIO de refrigeración líquida. Ambas tienen sus ventajas y desventajas, y el objetivo es el mismo: mantener la temperatura de los componentes del PC a raya.

Qué son las soluciones AIO de refrigeración líquida. La siglas AIO responden al término «All In One» («Todo en Uno»), y se refiere al hecho de que en estos casos los kits de refrigeración líquida AIO son más simples que las soluciones de refrigeración líquida personalizadas (‘custom loops’), más avanzadas pero también más caras —hay ejemplos numerosos—, engorrosas de montar y mantener.

Componentes de un kit AIO. El principio básico es el mismo que el de las soluciones originales: hay un radiador que se supone que se fija a la parte grontal de nuestra caja de PC, ventiladores que deben disipar calor de ese radiador, un bloque de cobre o metal instalado en la parte superior del socket de la CPU y, claro, el líquido refrigerante que fluye por el refrigerador ayudado por una bomba.

Pero son más simples que los ‘custom loops’. No obstante aquí la solución se simplifica. No hay un depósito para el refrigerante y no es necesario planificar cómo llevar los tubos por la caja porque estos dispositivos cuentan con tubos flexibles, sellados de fábrica y pre-llenados de refrigerante que van del radiador al bloque de la CPU y viceversa. Eso significa que no es necesario que introduzcamos nuestro propio líquido refrigerante, y que además no hay riesgo de filtraciones de ese líquido a no ser que haya daños físicos específicos en ese circuito de refrigeración.

Pero qué pasa con la refrigeración por aire. Pues que también es una excelente alternativa, sobre todo si invertimos en una solución decente. Hay conjuntos de disipadores/ventiladores bastante baratos, pero si vamos a dedicar el PC por ejemplo a videojuegos es mejor apostar por kits de refrigeración por aire más ambiciosos como los famosos y populares Noctua NH-D15. La inversión es notable —rondan los 100 euros— pero su rendimiento se equipara al de kits AIO de refrigeración líquida más caros en prestaciones.

¿Cuál refrigera más? Esa, claro, es la gran pregunta. La respuesta es que depende, pero soluciones de refrigeración por aire como la citada suelen ofrecer un rendimiento equiparable al de soluciones AIO de refrigeración líquida con un precio similar o un poco más elevado. Varios análisis de expertos como Gamers Nexus revelan que al final no hay un ganador claro: a igual precio puede que a grandes rasgos la refrigeración líquida sea ligeramente superior en rendimiento (2-4 ºC más de reducción de temperaturas), pero aquí hay otras consideraciones que pueden desequilibrar la balanza según el tipo de usuario que seáis.

La refrigeración líquida es bonita. Si uno presta atención al apartado de lo estupenda que puede quedar una ‘battlestation’ con estas soluciones, no hay discusión: las soluciones de refrigeración líquida son mucho más resultonas. En muchos casos se ofrecen iluminación RGB, pero además los kits AIO ocupan menos espacio. Los conjuntos de disipador + ventilador de la refrigeración por aire pueden llegar a ser especialmente grandes y aparatosos, e incluso pueden acabar entorpeciendo la conexión de los módulos de memoria o las tarjetas PCIe.

Instalación. Lo bueno de las soluciones AIO de refrigeración líquida es que son, como decíamos, más simples que soluciones personalizadas con esa tecnología. Su instalación es relativamente sencilla, y a menudo puede serlo más que algunas soluciones de refrigeración por aire, aunque aquí las diferencias no son especialmente significativas. La cosa se complica si uno quiere ir a soluciones personalizadas de refrigeración líquida.

Mantenimiento . Las soluciones de refrigeración líquida tienen cierta fama de ser mucho más exigentes en el mantenimiento. Con un disipador + ventilador te olvidas: puede estar funcionando años, y de hecho cambiar por ejemplo el ventilador es muy sencillo y barato. Con las soluciones personalizadas de refrigeración líquida sí hay un trabajo de mantenimiento más o menos regular, pero en los kits AIO precisamente se evitan ese tipo de tareas.

Tasas de fallo. La tasa de fallos de las soluciones de refrigeración líquida es quizás algo más alta que las que puedan tener las soluciones de refrigeración por aire, pero es lógico: hay más elementos que pueden fallar. Aún así, no hay tanto peligro como suele parecer, y recomendaríamos no dar demasiada relevancia a esos vídeos de filtraciones del refrigerante que aparecen de cuando en cuando: como todo, la calidad del dispositivo y los materiales es clave. Es cierto que en la refrigeración líquida hay un ciclo de vida de unos 5-6 años tras los cuales es probable que sea necesario cambiar tubos o líquido refrigerante. En las soluciones de ventilación por aire eso no ocurre, y son mucho más fiables en este sentido.

Ruido. La refrigeración líquida tiene fama de ser silenciosa, pero lo cierto es que el nivel de ruido es en muchos casos similar si «normalizamos» la comparación: a mismos niveles de ruido, una solución líquida refrigera lo mismo (o quizás un poco menos) que una solución de aire equivalente en precio. Aquí por supuesto influye lo que invirtamos en estas soluciones, y también es cierto que hay componentes como la bomba de los kits de refrigeración líquida que también pueden añadir ruido en según qué casos.

Refrigerar (bien) es un arte. Lo cierto es que refrigerar el PC de forma adecuada se ha convertido casi en un arte y hay diversos análisis que por ejemplo ayudan a entender cómo colocar los ventiladores de la forma óptima para que el flujo de aire sea perfecto en los PCs. Incluso muestran el resultado metiendo humo en la caja para que visualmente se aprecie cómo funcionan los ventiladores.

Lo cierto es que los usuarios tienen opciones de sobra para refrigerar sus PCs y hacerlo de forma efectiva y sin (demasiado) ruido en muchas situaciones. Las soluciones AIO de refrigeración líquida tienen sus pros y sus contras, como las de refrigeración por aire, pero si invertimos un cantidad decente en cualquiera de esas alternativas el rendimiento va a ser bastante similar. Ahí es donde entran las otras consideraciones: diseño interior de la caja, mantenimiento o tasas de fallo, que pueden determinar una u otra elección.

Publicidad