Inicio Noticiero Digital Un inglés llamó Tesla a su restaurante. Se ha quedado sin su...

Un inglés llamó Tesla a su restaurante. Se ha quedado sin su marca y con una multa de 14.000 euros

Amanj Ali es el propietario de un pequeño local en el centro de Bury, una población a 15 km al norte de Manchester. Según publica el DailyMail británico, cuando en mayo de 2020 decidió abrir su local, pensó un nombre con chispa y que la gente pudiera recordarlo. Decidió homenajear a Nikola Tesla y llamar a su restaurante ‘Tesla Chicken & Pizza’.

Tal vez, de ese modo, podría tomar algo de ventaja al incluir en el nombre a la popular marca de coches que ya todo el mundo conoce. Al registrar el nombre en la Oficina de Propiedad Intelectual británica no se encendieron las alarmas, por lo que todo indicaba que Amanj Ali se había salido con la suya y podía comenzar su aventura comercial con esa marca. Parece que Elon Musk no estaba de acuerdo con Amanj.

Desde Tesla no tardaron en reaccionar y se embarcaron en una carrera judicial para determinar si el restaurante de comida rápida podía usar el nombre que incluía la marca del fabricante de coches. Finalmente, la justicia le ha dado la razón a Tesla.

Esta vez ganó Goliat, y se llevó un buen botín

El propietario del restaurante registró la marca en la categoría de alimentos y bebidas, por lo que es de esperar que el registro no llamara la atención del fabricante de coches, que se mantuvo en silencio durante los dos meses de alegaciones. Sin embargo, en noviembre de 2021, la marca dirigida por Elon Musk presentó una alegación contra el restaurante por infracción de la propiedad intelectual al hacer un uso no permitido de la marca Tesla.

El organismo regulador de la propiedad intelectual envió una notificación a Amanj Ali: Tesla había solicitado que se invalidara su marca, así que debía dejar de usarla. El dueño del restaurante se negó y ahí comenzaron sus problemas legales. Tesla les demandó pidiendo una indemnización de 4.000 libras. Tras dos años de juicios en los que se dio la razón a Tesla, la factura legal para el propietario del restaurante ascendía a 12.000 libras. Unos 14.000 euros al cambio.

Además, Tesla acusó al restaurador de querer vender la marca por 750.000 libras, hecho que negó Amanj Ali por tratarse de un malentendido. En la fase inicial del proceso, Tesla ofreció 750 libras esterlinas a Amanj por dejar de usar la marca. El empresario se negó y airado añadió que solo lo haría si le añadían tres ceros más. La declaración fue tenida en cuenta, lo que agravó todavía más la sanción que le impuso el tribunal.

Las disputas legales por el nombre comercial normalmente se llevan a cabo para evitar posibles confusiones a los usuarios: dos marcas no pueden usar el mismo nombre en el mismo sector, pero algunos países sí permiten usarlas en sectores diferentes. Por ejemplo, Tesla podría ser una marca de coches, y una tienda de colchones. Ahí no habría disputa posible.


X De Elon Musk

Mensaje de Elon Musk en X

Pero, ¿cómo es posible que una marca de automoción gane una disputa legal a un restaurante por usar una variante de su nombre comercial en un segmento totalmente diferente? El as bajo la manga de Tesla fue un mensaje de X publicado por Elon Musk en enero de 2018 en el que contemplaba la posibilidad de que Tesla complementara los servicios de sus Superchargers instalándolos en unos recintos con autocine, restaurantes, pistas de skate y otros entretenimientos para los usuarios de Tesla.

En realidad, esa idea, lanzada al aire por Elon Musk dos años antes, ya sirvió como prueba sobre las intenciones previas de la marca a dedicarse al negocio de la restauración y el ocio, lo que sirvió para proteger la marca en el Reino Unido. Por una vez, la incontinencia verbal a la hora de escribir en X de su propietario le ha servido para apagar un fuego, no para encenderlo.

La legislación en materia de protección de marcas comerciales es muy distinta entre países. En China, por ejemplo, prácticamente no existe protección para el registro de marcas comerciales y quien primero la registra se hace con los derechos comerciales. Lo mismo sucede en otros países del sudeste asiático, donde Starbucks, por ejemplo, está perdiendo batallas similares a la que se ha enfrentado el propietario de este restaurante inglés, que ahora se llama Colorado’s Chicken.

En Xataka | Elon Musk quiere iniciar una guerra legal con Disney. Y va a aprovechar ‘The Mandalorian’ para hacerlo
Imagen | Pexels (Mariana Silvestre), Wikimedia Commons (Justin Pacheco)