Inicio Noticiero Digital Una gran "tapada" reciente del terror y la ciencia ficción está en...

Una gran "tapada" reciente del terror y la ciencia ficción está en Disney+ y nos sumerge en claustrofobia submarina

Hubo una época en la que, aún bajo el influjo de dos éxitos que aparentemente no tenían demasiado que ver entre sí, 'Tiburón' y 'Alien, el octavo pasajero', los cines se llenaron de aventuras submarinas con criaturas amenazadora e imposiblemente grandes. Y los submarinos y estaciones que exploraban las zonas abisales parecían más naves espaciales como el Nostromo que laboratorios sumergidos. Fue el tiempo de películas como 'Leviathan' o 'Profundidad seis'.

Algo de aroma a aquellas películas que se diversificaron en espectáculos más o menos familiares como 'La grieta' o más o menos aterradores como 'Los señores del abismo' queda en 'Underwater', una película de 2020 protagonizada por Kristen Stewart que puedes encontrar en Disney+. Sin demasiadas pretensiones pero una factura visual muy contundente, tuvo la mala suerte de estrenarse bordeando el inicio de la pandemia, y pasó excesivamente desapercibida.

Sin embargo, su potente estilo y su desvergonzada mezcla de los dos clásicos del horror claustrofóbico mencionados más arriba merecieron algo más de atención. Stewart forma parte de una tripulación de seis personas atrapadas en una instalación submarina que se inunda como consecuencia de un seismo. Tendrán que adentrarse en el océano para llegar a una plataforma petrolífera abandonada, pero pronto descubrirán que no están solos.

William Eubank, director de 'Underwater', también sacó adelante unos años antes la interesantísima 'La señal', una pieza indie de ciencia ficción minimalista en la que un grupo de estudiantes se ven perseguidos por un extraño centro de retención del gobierno. 'Underwater' es menos misteriosa y más directa, pero el empleo que hace de los personajes y cómo saca asfixiante partido de elementos mínimos y peligros mundanos, además de algunos exquisitos toques de horror lovecraftiano, hacen de esta película una pequeña joyita a reivindicar.

Publicidad