Inicio Noticiero Digital Vuelve desde hoy mismo y en consola el videojuego español que se...

Vuelve desde hoy mismo y en consola el videojuego español que se adelantó a la moda de los ‘Souls’

Hace dos décadas, un videojuego español se puso a la vanguardia tecnológica del momento con una aventura de espada y brujería que se inspiraba sin el menor disimulo en las fantasías de ‘Conan’, ‘El Señor de los Anillos’ y, por supuesto, en el mítico ‘Golden Axe’. Se trata de ‘Blade – The Edge of Darkness‘, que fue editado en PC en 2001, volvió a asomarse a Steam el año pasado y ahora llega a Nintendo Switch (bajo el título ‘Blade of Darkness’) por sorpresa y sin anuncios previos.

Veinte años en términos gráficos son muchos y pese al estupendo remasterizado que ha experimentado el juego, ‘Blade’ deja clara su edad a golpe de poligonazo y textura en baja resolución. Y aún así, pasma por su atrevido uso de la iluminación en tiempo real, las sombras, el fantástico diseño de escenarios, el sistema de dinámica de fluidos y la captura de movimientos para los héroes. Todo ello hizo que, en su día, el juego precisara de equipos muy potentes para ser disfrutado en toda su entrañable gloria visual.

Un detalle ese, el de las exigencias para los PCs de la época que, sin duda, contribuyó a un fracaso comercial que lo convirtió en el primer y último juego firmado por Rebel Act Studios (de cuyas cenizas saldrían tanto MercurySteam como Digital Legends). Pero su atrevimiento lo convirtió en un especialísimo antecedente de un estilo que hoy arrasa y se considera casi canónico para los títulos de acción.

Hablamos de los ‘Souls‘, con los que ‘Blade’ comparte una ambientación especialmente siniestra, una dificultad considerable (acentuada porque el juego, en su encarnación original, no permitía elegir niveles sencillos) y un sistema de combate más estratégico que el de un mero machacar botones. Un auténtico hito del videojuego español que con el tiempo se ha convertido n un título de culto y que ahora podemos recuperar en todo su esplendor ultraviolento (¿recuerdas ‘Barbarian’?).

Publicidad