Inicio Noticiero Digital Ya sabemos por qué Microsoft canceló su «mini Xbox» para jugar en...

Ya sabemos por qué Microsoft canceló su «mini Xbox» para jugar en la nube. No se han rendido con ella

En Microsoft la llamaron ‘Keystone’. Se trataba de un mini PC al estilo del Apple TV, una especie de Chromecast supervitaminado que tenía un objetivo: poder conectarlo a la tele para disfrutar de los juegos en la nube con Game Pass y xCloud. Todo iba bien, pero los planes se torcieron.

Jugar como en la Xbox, pero sin Xbox. La idea era sencilla: gracias a Game Pass Cloud Gaming debería ser posible disfrutar del catálogo en cualquier momento, y Microsoft quería aprovechar esa idea para lanzar esta «mini Xbox» que tendría un hardware más modesto y que estaría específicamente orientada al juego en la nube (nada de juego «local»).

El proyecto iba bien. Todo parecía ir sobre ruedas, y de hecho hace unas semanas pudimos ver el aspecto de Keystone en una imagen publicada por Phil Spencer, máximo responsable de la división Xbox. El pequeño dispositivo no tenía aspecto de Chromecast como se preveía al principio, sino que se asemejaba más al Apple TV, con una pequeña caja que contaría con conexión a la TV.

Aplazamiento y cambio de foco. Eso parecía apuntar a un lanzamiento inminente, pero en Microsoft explicaron que Keystone tardaría años en lanzarse. En lugar de eso, la empresa prefería centrarse en aplicaciones nativas de Xbox Game Pass para televisores, y de hecho se aliaba con Samsung para ofrecer estas aplicaciones en sus nuevos modelos de Smart TV.

Keystone era demasiado cara. Ahora sabemos la razón de aplazar el lanzamiento de ese dispositivo. Phil Spencer, CEO de Microsoft Gaming, ha revelado en un podcast en The Verge el motivo. Como él explicó, «era más cara de lo que queríamos que fuera cuando la construimos con el hardware que tenía en su interior. Decidimos enfocar los esfuerzos del equipo en ofrecer la app de streaming para las Smart TV».

No salía a cuenta. La idea era ofrecer Keystone por unos 99 o 129 dólares, pero venderla junto a un mando y a los chips que había planteado Microsoft la hubieran situado en un precio más cercano a los 299 dólares, que es el precio de la Xbox Series S.

Keystone podría acabar apareciendo. Spencer ya dijo hace unos días que la opción de que la mini Xbox acabe siendo lanzada está ahí, aunque probablemente tarden años en ofrecerla. Todo depende de que los componentes que querían usar se abaraten y puedan alcanzar el precio de lanzamiento que querían.

Tu próxima consola quizás sea tu tele. El prototipo que él y otros ingenieros se llevaron a casa, confesaba «funcionaba, y funcionaba realmente bien», con una interfaz idéntica a la de la Xbox. Si no aparece, eso sí, será probablemente será porque las Smart TVs ya se han vuelto suficientemente potentes y hagan que el juego en la nube sea algo nativo en ellas.

Publicidad