Inicio Noticiero Digital Ya tenemos un primer borrador de lo que será PCIe 7.0: podemos...

Ya tenemos un primer borrador de lo que será PCIe 7.0: podemos prepararnos para unidades SSD a 60 GB/s

La especificación PCIe sigue avanzando imparable y en los últimos años este estandar de conexión de dispositivos ha permitido que cada vez tengamos más ancho de banda para los periféricos de nuestros ordenadores. Ahora llega un primer borrador de la futura especificación PCIe 7.0, y las mejoras son consistentes con lo que se había visto en anteriores evoluciones.

Especificación este año, despliegue en 2027-2028. El organismo PCI-SIG ha publicado el borrador con versión 0.5 de la especificación, y se espera que la especificación final aparezca en 2025. Los primeros dispositivos, eso sí, no llegarán probablemente hasta 2026, pero será en 2027 y 2028 cuando el despliegue comercial de soluciones que aprovechen este estándar será masivo.

Doble de ancho de banda. Como sucedió con anteriores revisiones, la principal novedad de PCIe 7.0 es que dobla el ancho de banda, y gracias a eso será posible alcanzar tasas máximas de transferencias de datos de 128 Gtransferencias por segundo. Eso supone multiplicar por ocho lo que se conseguía con PCIe 4.0 y por cuatro lo que ofrece PCIe 5.0, el estándar actualmente más en boga.

Mejoras de eficiencia. No solo permitirá mayores transferencias, sino que el estándar PCIe 7.0 también contará con mejoras en eficiencia, latencia y alcance. Este último punto es llamativo porque cuando el ancho de banda crece, la distancia que las señales pueden viajar (a esa velocidad) se acorta. Normalmente se usan los llamados «retimers» para extender la señal, pero PCIe 7.0 ofrecerá también mejoras en la distancia nativa a la que los periféricos aprovecharán sus máximas prestaciones.

Muchas buenas noticias. Esa mejora en el ancho de banda hará posible que todo tipo de dispositivos saquen el máximo partido a estándares como Wi-Fi 7, Ethernet 10GB, USB 4 o Thunderbolt 4. Pero además habrá unas protagonistas especialmente beneficadas por ese ancho de banda: las unidades SSD del futuro.

Pci7

SSD a 60 GB/s. El ancho de banda permitirá que si las unidades SSD que aparezcan para entonces aprovechan todo ese potencial, lograremos tasas de transferencia que podrían llegar a 60 GB/s. Las propias unidades y los chips NAND Flash que las componen tendrán que evolucionar, pero desde luego el salto es extraordinario, sobre todo si tenemos en cuenta que las unidades PCIe 5.0 actuales más capaces rondan los 12GB/s. Esa ya es una cifra fantástica, pero con PCIe 7.0 las cosas irán a más.

O para muchos SSD actuales. Poder contar con esas unidades a 60 GB/s es llamativo, pero lo es igualmente (o incluso más) el hecho de poder usar una potencial tarjeta hija con cuatro ranuras PCIe 7.0 1x que se conectarían a una ranura PCIe 7.0 4x. En cada una de esas ranuras sería posible usar unidades PCIe 5.0 a 12 GB/s, lo que nos permitiría tener un sistema de almacenamiento extraordinario.

A nuestras tarjetas gráficas les da un poco igual. Podría pensarse que se ese ancho de banda le viene especialmente bien a nuestras gráficas dedicadas para jugar, pero en realidad el estándar PCIe 4.0 ya cumple: las ranuras PCIe 4.0 x16 que se usan por ejemplo en las potentes RTX 4090 pueden garantizar el flujo de datos que estos componentes demandan, y aunque acabaremos viendo gráficas más potentes que por ejemplo aprovechen ranuras PCIe 5.0, parece que tendremos que esperar mucho hasta que lleguen gráficas PCIe 7.0.

Paciencia. Las noticias son fantásticas, pero tendremos que ser pacientes porque aún quedan años para que comencemos a ver los frutos de este desarrollo. Recordemos que el estándar PCIe 5.0 llegó en mayo de 2019 y aunque las primeras unidades SSD que lo aprovechaban aparecieron hace un año es ahora, en 2024, cuando está realmente extendido. La especificación PCIe 6.0 se publicó en 2022 y aún no hay productos que la aprovechen, así que lo mejor, como suele decirse, está por llegar.

En Xataka | Hay algo crucial al comprar una unidad SSD NVME externa en lugar de una SSD: evitar los cuellos de botella