Cremas regeneradoras

24

Cada consejero tenía su chiringuito, nos ha contado esta semana Isabel Gallego, directora general de medios en los tiempos de Esperanza Aguirre en esa CCAA. En realidad, no son los consejeros de Madrid, ni el maldito Cariñena que se apoderó de ellos; en realidad, es el Partido Podrido: ayer supimos también que el senador Agramunt es acusado por el Consejo de Europa lisa y llanamente de corrupción y aceptación de sobornos. Parece que esta banda armada ha evolucionado hacia la promoción de añadas de ladrones diplomados, con máster y bien domesticados desde que se afilian a la PPodredumbre, aprendices de ladrones a la espera de despacho con oficio, hasta que son pillados ya de viejecitos y habiendo disfrutado de una carrera larga como políticos y fructífera como bandidos.

-Oiga, todos no.
-Ya, es que yo soy un exagerao.

De los catorce ministros del gobierno Aznar, doce están encausados. Es un buen botón para ahondar en lo mil veces escrito con escándalo desde mi puritanismo quáquero: Rato, González, Granados, Mata, Camps, Barberá, el fiscal Moix, Rodríguez Bonilla… es una lista interminable; casi mejor hacerla por CCAA: los PP`s de Madrid, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Canarias, Andalucía, Castilla la Mancha, Castilla y León, Asturias, Galicia, Navarra, Ceuta, Melilla, Murcia, La Rioja, Aragón, Cantabria… han esquilmado las arcas municipales, han vaciado los presupuestos de las diputaciones, han expurgado de ahorros al erario autonómico y, cómo no, han depurado el tesoro público. Parece que solo se salva Cataluña, de momento. Seguramente porque con cuatro diputados pillar de la teta pública es más complicado y además ya hay otra banda asentada en aquel territorio, como en el Baltimore de The wire.

La penúltima que conocemos es que la Cifuentes abogada, remasterizada, recauchutada desde la punta de los pies hasta las cejas, defensora de su honradez de plástico, es una descuidera que roba cremas de a veinte pavos en el Eroski siendo vicePPresidenta. Cremas regeneradoras para ella, la regeneradora de la honradez acrisolada. Decía mi abuela que era muy sabia que “el que miente, roba”. Pues eso.

Robar en un súper es lo segundo más cutre después de robar en el cepillo de la parroquia cosa que seguro que algunos de ellos también practican: dejan un billete de 50 en la cestita que de mano en mano en va, como la farsa monea, pero pillan cambio y se acaban llevando 200 pavos, “total, yo ya marco la equis de la iglesia en la declaración de la Renta”. Así piensan, así actúan.

EmePuntoRajoy, sea quien sea porque con estas pistas es difícil deducir nada, (es)fumaba cajas de puros repletas de billetes con vitola marca ESPEQUP (Ese señor Por el Que Usted Pregunta) y, claro, ante la liberalidad del jefe, malo sería que los distintos capos locales no metieran mano en la caja, en el cajón, en el arca y en el arcón.

A todos los que votan de buena fe al PP: ¿No sentís una rabia permanente; no sentís una vergüenza chillona cada vez que alguien os enseña tanta mierda? ¿Os resulta suficiente con repetir una y otra vez los ERE, los ERE, los ERE como si la corrupción igualmente asquerosa de los demás lavara la bascosidad de los que habéis votado? ¿Aún no entendéis que los dineros que se llevan a casa son también vuestros?

En el Patio que imaginara Cervantes para sus entrañables Rinconete y Cortadillo, con todos los maleantes, hampones, navajeros, descuideros y bandidos reunidos bajo la égida de su jefe el señor Monipodio, hay mucha más honradez y honor que en todos los componentes de todas las sedes del PP juntos, hombres y mujeres a la busca del esquilmo por las tres administraciones.

Ahora vendrá toda la legión de paniaguados -”tenemos periodistas en nómina; que destruyan la imagen del capitán McCluskey” dijo un joven Michael Corleone- que airearán otros robos, otras corrupciones, otras falsedades creyendo, igual que el Don, que la putrefacción ajena convierte la propia en gloria bendita. Muchos de los que les han votado mirarán el dedo y obviarán la luna y se cargarán de razón para acabar diciendo aquello tan hermoso, ejemplarizante y educativo de “Todos son iguales así que pa’ que roben los otros, mejor que roben los míos”. Qué miedo, carajo, y qué lástima.