¿Cuánto vale la libertad?

Hay una noticia que se viene repitiendo en los medios pero que no parece que se le preste la atención que merece.

Se trata de los cinco millones y pico que Artur Mas debía depositar cautelarmente ante el Tribunal de Cuentas para hacer frente a sus responsabilidades y para evitar que se le embarguen sus bienes personales. La primera vez que salió la noticia, respondieron en la ANC que eso no era nada, que fácilmente se recaudarían entre los asistentes a la manifestación – esta vez abiertamente independentista- del 11 de Septiembre.

Así se hizo, se organizó una colecta y se formaron decenas de parejas recaudadoras, con bolsas de tela con la inscripción Love Democracy y se pedía a los asistentes que pusieran “la voluntad” aunque se había rogado que pusiesen un mínimo de 5 €, muchos pusieron 20 o 50 €. Dicen que la colecta fue un éxito, pero la cuestión es que solo se recaudaron unos dos millones de Euros que fue lo que Arturo Mas pudo presentar. Hay que decir que la colecta siguió abierta posteriormente, y que Arturo Mas buscó infructuosamente un aval.

Esta recolecta de tanto éxito pero que no le va a servir a Mas puesto que no es suficiente y ya le han emplazado a que deposite el resto, es altamente significativa desde el punto de vista analítico.

Si el pueblo catalán está masivamente por la independencia, y teniendo en cuenta que los independentistas no son precisamente los más pobres ¿Cómo se explica que en una manifestación de un millón de personas solo se recaudasen como mucho dos millones de euros para salvar a su héroe nacional?.

Una explicación sería que a la manifestación no acudiera un millón de personas como se ha venido diciendo.

Otra explicación sería que 2€ era lo que los manifestantes estaban dispuestos a pagar por la independencia. Muy poco dinero para tanto patriotismo, ¿no creen?. Van a tener razón los que dicen que los nacionalistas creían que iban a conseguir una independencia low cost.

Pero hay otra cosa: Artur Mas estuvo buscando un aval por toda Cataluña, y no lo consiguió, por lo menos hasta es día de la fecha.

Esto quiere decir, que los independentistas que tienen dinero, que son muchos, no avalan, porque aunque les gustaría, no creen que vaya a haber independencia. Si creyeran que la independencia era posible, no perderían la oportunidad de avalar para conseguir, después de la misma, el reconocimiento de su colaboración y por supuesto, el favor de una figura tan relevante, o sea contratos públicos por valor de miles de millones. Así han venido funcionando las cosas en la Cataluña española, no iba a ser diferente en la independiente.

En definitiva, cada vez que los de la Generalitat dicen que tienen el apoyo de todo el pueblo de Cataluña, habría que matizar realmente cuantos son “todo el pueblo” y cuanto están dispuestos a pagar.

Dos millones de euros entre siete millones de catalanes, nos da menos de 29 céntimos por persona. No es mucho en lo que se valora la libertad, el “Freedom for Catalonia”. En realidad es lógico, nadie está dispuesto a pagar mucho por algo que ya tiene.

No es broma

Loading...